Ensalada de patata, pesto y morcilla

Ensalada de patata, pesto y morcilla

Hay todo un mundo en las ensaladas de papa, más allá de la famosa ensalada campestre. Aunque es la más conocida y conocida y a todos nos encanta, la ensalada campestre siempre dará paso a otras igual de ricas y perfectas para las temperaturas más cálidas. Además, las ensaladas de papa viajan genial, son perfectas para llevar en una lonchera junto a la piscina, el campo o la playa y combinar con cualquier cosa. Un ejemplo es la ensalada de pulpo y patata, la ensalada de escarola, patata y bonito o la que nos ocupa hoy, con patatas baby, pesto de rúcula y salchicha de patata.

Como siempre en este tipo de platos, lo importante es siempre preparar buenas vinagretas -que serán las que le den sabor y agradecimiento al conjunto- y buscar combinaciones de ingredientes sugerentes. Siempre me encantan los toques herbales, picantes y amargos, y también creo que los lácteos frescos agregan algunos puntos realmente buenos a estas refrescantes ensaladas. En esta ocasión, cambiamos el pesto tradicional por uno con rúcula, que nos dará un sabor más amargo y menos ligero. También puedes hacerlo con cualquier otra hierba, o sustituir los piñones por nueces, avellanas, almendras o incluso pistachos.

Así como cambia el pesto, también podríamos cambiar la morcilla, una charcutería no muy fácil de encontrar fuera de Extremadura (pero absolutamente deliciosa). Para quien no lo conozca, tiene una textura similar a la de la sobrasada aunque un poco más seca, con un marcado toque de pimentón. En cambio, podríamos agregar chorizo ​​o sobrasada a las verduras; Probé el Saborsada de tomate secado al sol hace unos días y también lo encontré perfecto para esta receta. ¡Cuidado porque pica!

Dificultad

Es una ensalada, muy poquito.

Ingredientes

Para 4 personas

Para el pesto de rúcula

  • 150 g de rúcula
  • 50 g de piñones
  • 50g de parmesano
  • ½ diente de ajo
  • La sal
  • aceite de oliva virgen extra

Además

  • 500 g de patatas baby
  • 2 tomates frescos (u otro de temporada)
  • 120 g de morcilla o sobrasada
  • aceite de oliva virgen extra
  • La sal
  • Pimienta negra
  • Algunas hojas de rúcula

preparación

  1. Cuece las patatas nuevas en abundante agua con un poco de sal, hirviendo, hasta que estén tiernas al pincharlas. Puede tomar de 10 a 20 minutos dependiendo del tipo de papa y su edad. También puedes cocinarlos en el microondas, en un bol con un poco de agua y envueltos en plástico, durante unos ocho a 12 minutos.

  2. Prepara el pesto de rúcula machacando la rúcula con piñones, queso, diente de ajo y sal. Agrega poco a poco el aceite de oliva hasta alcanzar la consistencia deseada. Si lo desea, puede agregar unas gotas de vinagre o un poco de mostaza de Dijon.

  3. Deja que las patatas se enfríen un poco antes de cortarlas en rodajas. Se pueden cortar en cuartos o también en rodajas.

  4. Lavar el tomate, quitarle el tallo y cortarlo también al gusto, esta vez en rodajas.

  5. Ensambla la ensalada mezclando las papas con el tomate, unas hojas de rúcula, el pesto y también con la morcilla desmenuzada con las manos (de igual manera si usas sobrasada, el chorizo ​​se puede cortar en cubitos). Servir.

Si haces esta receta, comparte el resultado en tus redes sociales con el hashtag #RecetasComidista. Y si las cosas salen mal, presenta una queja ante el Mediador Jefe enviando un correo electrónico a defensoracomidista@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *