Entretenimiento y gimnasia para neuronas en la nueva sección de juegos digitales de EL PAÍS | la tele

Entretenimiento y gimnasia para neuronas en la nueva sección de juegos digitales de EL PAÍS |  la tele

Los periódicos no solo difunden información. Desde diciembre de 1913 El mundo de Nueva York lanzará el primer crucigrama de la historia, los juegos y el ocio forman ahora parte de la oferta imprescindible de medios, impresos y digitales. EL PAÍS ya incluyó en su primera, el 4 de mayo de 1976, un crucigrama cuya primera definición, de seis letras, decía «nativo de Hawai y otras islas polinesias». Así que los lectores buscaban principalmente entretenimiento en estas páginas. Ahora, en diferentes formatos, también encuentran otro beneficio sugerido por múltiples estudios científicos: mantener su cerebro en buena forma.

Precisamente entretener y ofrecer al lector una gimnasia saludable para sus neuronas son los dos principales objetivos de la nueva página de juegos que EL PAÍS ha puesto en marcha en Internet. Accesible desde elpais.com/juegos, incluye una variedad de crucigramas de diferente complejidad, sudokus con cinco niveles de dificultad, búsquedas de palabras y otras aficiones menos clásicas como Mahjongg Solitarie o 10×10. No serán los únicos: la idea es ir ampliando paulatinamente el apartado con nuevos retos.

La prioridad en el diseño ha sido conseguir que el lector pueda resolver pasatiempos de la forma más cómoda, desde su móvil, tablet u ordenador, aunque para los amantes del papel se incluye un botón para imprimirlos. La plataforma integra la posibilidad de activar el modo oscuro, un fondo negro que evita la fatiga visual del usuario. También incluye la opción multijugador y la posibilidad de detener el juego para guardarlo.

Para facilitar la resolución de hobbies, los lectores podrán pedir ayuda al programa cuando una palabra o letra se les resista y, en el caso del Sudoku, colocar varios números en la misma casilla, hasta determinar cuál es el correcto.

La página incluye juegos de autor, con firmas reconocidas. Entre ellos, una selección digitalizada de crucigramas elaborada por José Luis Herencia, Mambrino, quien diariamente desafió el ingenio de los adeptos de la edición impresa durante 17 años. Mambrino, fallecido en 2019, ha desarrollado un estilo de crucigrama, muy reconocible para el lector asiduo de EL PAÍS, en el que el sentido del humor y los juegos de palabras se combinan con las definiciones más canónicas.

De la misma escuela de los crucificadores, los que pretenden convertir a los lectores en cómplices de sus desafíos, es Eduardo Delgado, Tarkus. Reemplazando a Mambrino al frente del pasatiempo diario del periódico, Tarkus eligió sus 365 mejores pasatiempos para incluirlos en la nueva página. Todos los días, la artista de crucigramas Nataly Sanoja aportará un mini-crucigrama de cinco por cinco cuadrados, similar al que en los últimos años ha logrado un gran éxito entre los lectores de Los New York Times. Y la colaboradora de EL PAÍS, Marisa Sanjurjo, publicará una sopa de letras temáticas cada semana.

¿Qué pasa con los nativos de Hawái y las otras islas polinesias de seis letras? La solución resultó ser «canaca».

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *