ERC abre a un Govern en solitario tras la expiración del ultimátum en Junts

ERC abre a un Govern en solitario tras la expiración del ultimátum en Junts

ERC considera el posibilidad de gobernar solo después de la expiración del último sábado 1 de mayo, fecha límite que había marcado Junts llegar a un acuerdo que permitiera la investidura del padre Aragonès y la formación de un gobierno de coalición, pero sin cerrar la puerta a los posconvergentes.

ERC y Junts se volvieron a ver el sábado en la prisión de Lledoners En un intento por llegar a un acuerdo antes de que expire el 26 de mayo, se vuelve a convocar el plazo para la formación de gobierno y las elecciones.

Esta reunión tuvo lugar en el plazo fijado por ERC para llegar a un acuerdo con Junts: 1 de mayo. Si en esa fecha se mantuvo la ausencia de acuerdo, Los republicanos podrían empezar a plantear la posibilidad de que Aragonès se invierta al frente de un solo gobierno.

Sin embargo, al final de la reunión, ERC agradeció la reunión «positivamente» y anunció que pasaría el resto del día analizando la situación, anticipando decidir entre el domingo y el lunes los próximos pasos a seguir.

Hasta esta reunión se había avanzado en los aspectos programáticos de las políticas a implementar y los equipos negociadores habían comenzado a considerar la estructura del futuro gobierno, pero persistieron varios desacuerdos, como el papel que debe jugar el Consell para la República.

El 19 de abril, viendo que el acuerdo aún no estaba concluido y considerando que «no hay obstáculos insuperables» que lo impidan, Sergi Sabrià, uno de los principales negociadores de ERC, envió un aviso a Junts que se leyó como un ultimátum: si no se llega a un acuerdo antes del 1 de mayo, sería necesario «explorar otras alternativas».

De hecho, Desde las propias filas de Junts se había planteado la posibilidad de investir al padre Aragonès y acudir a la oposición si no se alcanzaba un acuerdo legislativo sólido con ERC. Esta hipótesis implicaría que Aragonès estaría investido con los votos de la ERC y la CUP -que de momento quedaría al margen del gobierno- y también con el apoyo de Junts, que seguiría en la oposición, pero facilitaría la nominación. antes de que expire el límite el 26 de mayo, para evitar un ensayo.

Antes de la reunión del sábado, la presidenta del Parlamento, Laura Borràs (Junts), dijo en una entrevista con ACN que Los ultimátums son «presiones» y que «no es lo mejor» negociar. Al día siguiente de que ERC expirara el plazo del 1 de mayo en el calendario, Borràs argumentó que las negociaciones deben basarse en la «fuerza» de los acuerdos y no en la «presión» del calendario.

Según Borràs, El 26 de mayo es una fecha límite que es el límite no acudir a nuevas elecciones y defendió que es necesario trabajar dentro de este cronograma. “No hay necesidad de agregar otros límites que pongan más presión y que puedan reducir la confiabilidad y solidez de un acuerdo que tiene que ser muy fuerte y robusto”, dijo.

Por su parte, el titular de la CPS, Salvador Illa, Calificó este domingo como un «fracaso» que dos partidos que se definen como separatistas aún no hayan llegado a un acuerdo, después de que Aragonès fijara el 1 de mayo como fecha límite para alcanzarlo e indicara que hay necesidades «urgentes» en Cataluña que exigen un gobierno plenamente capacitado.

«La presidencia de la Generalitat ya no se puede desacreditar. Los catalanes no nos lo merecemos ”, dijo, y advirtió a ERC ya los Junts que, si no pueden llegar a un acuerdo, deben dimitir para que el PSC intente formar un gobierno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *