Espadas repite una oposición pacífica con el PP para recuperar la credibilidad del PSOE andaluz | España

Espadas repite una oposición pacífica con el PP para recuperar la credibilidad del PSOE andaluz |  España
Juan Espadas (izquierda), se reúne con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, el pasado mes de junio en Sevilla.
Juan Espadas (izquierda), se reúne con el presidente andaluz, Juan Manuel Moreno, el pasado mes de junio en Sevilla.PACO PUENTES

Juan Espadas, secretario general del PSOE andaluz y candidato a la Junta, empieza a llegar tarde a todas sus reuniones. Mantiene una agenda dual como líder de la federación más militante de España (46.577) y alcalde de Sevilla, la ciudad más poblada en manos de los socialistas, lo que le obliga a multiplicarse. Apenas lleva dos meses y medio al frente del partido tras ganar de forma decisiva las primarias a Susana Díaz el 16 de junio y luego subir a la secretaría general el 23 de julio en un proceso sin competidores. Espadas ha cambiado de equipo, integrado caras nuevas y ahora repite un nuevo estilo de oposición que consiste en cerrar acuerdos con la Junta de Andalucía que preside Juan Manuel Moreno (PP), a quien propuso negociar presupuestos comunitarios para 2022.

Contenido del Artículo

Más información

La oferta de Swords es nueva para la política española, donde el trato es la excepción y una anomalía, pero en el caso del secretario general andaluz del PSOE no lo es, forma parte de su marca personal y de su carrera como alcalde de Sevilla. En 2018 coincidió con el PP en cuentas municipales y en 2021 con Ciudadanos y Adelante Sevilla (la empresa local de United We Can).

A Espadas no le gustan los conflictos ni los enfrentamientos directos, prefiere los pactos. Dice que está actuando en este caso «en aras de la coherencia». Pero el PSOE andaluz también debe recuperar la confianza y credibilidad perdidas y esto requiere un nuevo escenario que permita la visibilidad de un partido que ha gobernado casi 37 años seguidos en Andalucía y esto desde diciembre de 2018, fecha de las últimas elecciones. Ha ejercido la oposición sin saber realmente cómo se hace, y eso también pasa desapercibido. «Necesitamos que nos vean y nos escuchen, hagan una oposición más constructiva y valoren el acuerdo desde el punto de vista de la opinión del ciudadano», explica Espadas.

Dentro de 15 días, la Junta de Andalucía del PP y la ciudadanía abrirán negociaciones con los grupos parlamentarios para aprobar los presupuestos comunitarios para 2022, el último de la legislatura. Los tres anteriores fueron eliminados con el apoyo de Vox, quien luego de varias piruetas parlamentarias, amenazas de ruptura y golpes de pecho, terminó dando su visto bueno.

Espadas entiende que estas cuentas son «necesarias para la recuperación económica» y que, de aprobarse, el presidente Juan Manuel Moreno no tendría ningún argumento para adelantar las elecciones autonómicas previstas inicialmente para noviembre de 2022. En el PSOE, que aceleró la sustitución de Susana Díaz torciendo la Reglamento para convocar primarias para la presidencia de la Mesa con la excusa del posible avance electoral, no le interesa la apertura anticipada de los colegios electorales. Su candidato necesita tiempo para darse a conocer y el partido se enfrenta ahora a una maratón de congresos en la que debe consolidarse una nueva mayoría en torno al nuevo secretario general.

Encuestas en contra

Las encuestas no pintan bien para el PSOE andaluz. Las encuestas auguran una victoria del PP y una mayoría absoluta de la derecha, pero con un reparto diferente al de 2018 cuando Vox adelantaría a Ciudadanos, al borde de la desaparición. La izquierda (puede ser el caso de hasta cuatro papeletas de este signo: PSOE, Unidos Podemos, Adelante Andalucía y Más País) no sumaría.

La propuesta de Espadas de ejecutar el presupuesto andaluz no ha recibido rechazo interno. Fue aprobado por unanimidad el pasado lunes en el Interparlamentario Socialista, que aglutina a los electos andaluces en todas las cámaras legislativas. «Partido Popular y Ciudadanos tienen la oportunidad de poner fin a su historia de amor con la extrema derecha y, en este excepcional escenario pospandémico, explorar la geometría variable del pacto propuesto por el consejo político andaluz. Ni siquiera acuerdan abrir un negociación, darán por sentado que su matrimonio con la extrema derecha es por elección y no solo por necesidad, que se sientan cómodos siendo cómplices y rehenes de políticos que nos hacen retroceder ”, asegura la resolución aprobada.

El PSOE quiere llevar a esta negociación las demandas que reclaman las entidades y la ciudadanía para ser su portavoz, pero en ningún caso los socialistas prevén un voto afirmativo, sino una abstención; es decir, están aprobados. “No será el presupuesto del PSOE de Andalucía. No se trata de pedirles que bajen su presupuesto y se lleven el mío. El presupuesto es el de la Junta de Andalucía”, explica Espadas.

El PP desconfía de la mano extendida del secretario general socialista, a pesar de que ha apoyado el tratamiento de la nueva ley de suelo, proyecto insignia de la Junta de Andalucía, que inicialmente fue revocada por Vox. El popular portavoz del parlamento José Antonio Nieto tiene claro cuál es su socio presupuestario preferido: “Un acuerdo con Vox es más viable que con el PSOE. Con Vox cerramos los tres anteriores y el PSOE aún está por llegar, no apuesta por el diálogo ”. La urgencia de PP y C de realizar nuevas cuentas en el año preelectoral es menor que hace un año. La ampliación del presupuesto, de la que habla incluso el riguroso ministro de Hacienda Juan Bravo, «no sería una tragedia», declaró Nieto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *