Estado de alerta: ¡Ni siquiera con Franco! | Opinión

Estado de alerta: ¡Ni siquiera con Franco!  |  Opinión
Las terrazas de la Plaza Mayor permanecieron vacías durante un estado de alerta.Ricardo Rubio / Europa Press

Más información

Hay calles donde se celebra a diario hora del vermú, por darle a este momento sagrado el nombre de una bebida tradicional. La madrileña calle Hermosilla está animada durante esas horas del aperitivo en las que una persona camina evitando las terrazas y atrapando frases. Hay un tipo de damas muy empoderadas que el camarero conoce por su nombre. Si alguien pensara que empowerment es un nombre feminista, lo animo a caminar, incluso a prestarme como guía, a través de esa hilera de terrazas para que pueda ver a qué nivel están estas mujeres mayores, como nosotras allí ‘, dijo antes, viva imbuida. con su poder. Estas mujeres autónomas nunca están solas porque si sucede que su amiga de toda la vida las ha decepcionado, charlan con su servidor de toda la vida, también hablan con el perro, árbol genealógico de por vida, que se sujeta a la pata de la mesa con una correa en los colores de la bandera de España. El perro actúa como un marido, pero para mejor, para mejor. Come patatas, la mira con deleite y calla. Hay un tipo de mujer que vive en los años de viudez su época de gloria. Ahora, también tienen un teléfono celular si sienten la necesidad de expresar sus pensamientos a otro ser humano, porque con el perro, como con el esposo, los problemas se limitan a los agentes atmosféricos. El móvil permite que estas mujeres hablen en voz alta, recordando cómo se hablaban los teléfonos antes, de modo que sus afirmaciones incluso lleguen a los transeúntes al otro lado de la calle (dice que no es un juego de palabras).

Hay una mujer poderosa que es sin duda mi favorita. Fui a la playa unos días y reconozco que siempre vuelvo con el miedo de haber desaparecido. Pero no. Allí estaba mi señora, fiel a su estilo: el pelo cardado, que es un peinado por el que hay que ser valiente; gafas de concha de la década de 1970; la máscara alrededor del cuello, ocultando cucaly la decadencia; la piel bronceada de la granja; una blusa con uno de esos estampados retro que ahora imitan las grandes casas; la pitillera sobre la mesa; la Gin tonic hielo bien el perro mirándola con ojos de difunto; el humo que sale de su boca; la voz profunda de fumar y de haber sido fiel tanto a la hora del vermú como a la comunión. Mi esposa está hablando por el móvil con un amigo, dando la batalla cultural, exponiendo su opinión sobre los temas urgentes que ocupan estos días y por eso lo traigo a colación:

– Vamos, hija mía, es porque ya no podemos (suelta el humo). Incluso con Franco, no experimentamos estas restricciones. Es peor que una dictadura. ¡No con Franco!

Quizás el sol me haga alucinar, pero por un momento me parece observar que desde otras mesas asienten con la cabeza. Ciertamente, hay un mundo pequeño ahí fuera. A esta línea le siguen otras de igual profundidad, y me siento afortunado de haber caminado este tramo de calle en un momento tan revelador. Ahora, de repente, puedo entender la declaración de inconstitucionalidad del estado de alerta que pronunció el Tribunal Constitucional. No tengo ninguna duda de que esta franca dama nunca tuvo que guardar silencio durante la época del dictador, porque sus duras declaraciones seguramente coincidieron con esa época. Es, por así decirlo, más un estado de emergencia, y menos esas prohibiciones intolerables que sólo han servido y sirven a un gobierno socialcomunista para imponer sus criterios por los valientes.

Continúo mi camino con la cabeza gacha, reconociéndome como un servidor más que como un ciudadano, un cómplice voluntario, por haber asumido sin impugnar, sin cuestionar su legalidad, estas normas que, según los trabajadores de la salud, salvaron vidas. Aquí hay un enemigo de la libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *