Estados Unidos acuerda con Irak poner fin a la misión de combate 18 años después de la invasión | Internacional

Estados Unidos acuerda con Irak poner fin a la misión de combate 18 años después de la invasión |  Internacional

Después de la marcha desde Afganistán, Estados Unidos también está dando un paso atrás en Irak. Desde la Casa Blanca, el presidente Joe Biden y el primer ministro iraquí, Mustafa al Kadhimi, anunciaron este lunes un acuerdo para que a finales de 2021 el ejército norteamericano no participa en ninguna mission of fighting in Iraq, después de 18 años batallando en el País. El pacto no establece una reducción notable de los 2.500 efectivos actuales que se encuentran desplegados en la zona, sino una redefinición de la misión que le han encomendado en cuanto a entrenamiento y asistencia logística, según fuentes de la administración, adelantó el domingo estadounidense en una llamada con la prensa.

Biden compareció minutos ante la prensa en la Casa Blanca, donde se reunía con Al Kadhimi, para confirmar que Estados Unidos no participaría en operaciones de combate en el país árabe «a fines de este año». El presidente no dijo nada sobre los casi 900 soldados que están desplegados en la vecina Siria. Por su parte, el primer ministro iraquí dijo que las relaciones de su país con Estados Unidos son «más fuertes que nunca».

Como casi siempre hace cuando se trata de Irak, Biden recordó que su hijo Beau, que murió en 2015 de cáncer, estuvo destinado en ese país por el ejército estadounidense entre 2008 y 2009. El presidente reiteró el compromiso de Estados Unidos de seguir apoyando la consolidación de la democracia en Irak y expresó optimismo con las elecciones allí del 10 de octubre. Hizo hincapié en que Washington seguirá ayudando al gobierno iraquí en temas de salud y medio ambiente y con miles de dosis de vacunas contra el covid-19, que ya están «en camino» a Bagdad. Las declaraciones de los dos líderes fueron selladas por el tradicional apretón de manos.

Tras la invasión ordenada por George W. Bush en 2003 y el derrocamiento de Saddam Hussein, Barack Obama anunció en 2011 lo que había sido el fin de la guerra más impopular de la historia y dejó pocas tropas atrás. Pero el país seguía entonces -y ahora- en las garras de la inestabilidad, y en 2014, ante el avance de los terroristas del llamado Estado Islámico (ISIS, en sus siglas en inglés), que se había apoderado de parte del territorio. , el gobierno iraquí pidió ayuda a Estados Unidos para responder y Obama decidió intervenir nuevamente.

Más información

Para Mustafa al Kadhimi, que espera las elecciones legislativas de octubre, el anuncio del lunes representa una victoria política contra las facciones antiamericanas. El Primer Ministro se encuentra entre la espada y la pared, la necesidad de enfrentarse al Estado Islámico y la imagen de tener tropas extranjeras en el país. Mientras tanto, Estados Unidos e Irán están midiendo sus fuerzas en su territorio. Las milicias pro iraníes han intensificado sus ataques contra los estadounidenses en los últimos meses y, en respuesta, bombardearon las posiciones de dos de esos grupos en junio pasado. E ISIS sigue castañeteando los dientes. El grupo se atribuyó la semana pasada la responsabilidad de un ataque que dejó 30 muertos y decenas de heridos en un mercado en las afueras de Bagdad.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Fuentes de la administración estadounidense describieron al ejército iraquí como «capaz» de proteger a su propio país incluso en el campo de batalla, aunque advirtieron: «A medida que finalicemos oficialmente la misión de combate y dejemos en claro que no habrá fuerzas estadounidenses con un papel de combate en el región, Irak ha pedido, y estamos de acuerdo, que necesitan formación continua, apoyo logístico, ayuda de inteligencia y asesoramiento para la reconstrucción, que continuarán ”.

Tentáculos de Teherán

Washington lleva un tiempo negociando con Bagdad la retirada de sus tropas de combate de Irak, donde siempre ha destacado que mantiene, a petición de su gobierno, la misión de combatir al Estado Islámico, ante la ocupación que finalizó en 2011. La muerte del poderoso general Qasem Soleimani, comandante de la fuerza de élite Al Quds de la Guardia Revolucionaria Iraní, así como de agentes iraquíes a principios de 2020, incrementó la presión sobre el gobierno iraquí. El parlamento aprobó una moción exigiendo que el ejecutivo expulse a las tropas estadounidenses por iniciativa de la coalición Fatah (el grupo más pro iraní de la Cámara). Irán tiene tentáculos en todos los niveles de este estado, a través de las milicias y partidos políticos asociados que patrocina.

Biden, aunque enfatizó su compromiso con la lucha contra el terrorismo, también dejó en claro su intención de alejarse de Oriente Medio para centrarse en el desafío que plantea China en prácticamente cualquier campo, militar, comercial o tecnológico. Esta estrategia básica y, sobre todo, el supuesto de que no había muchas mejoras esperadas, explican la retirada de tropas de Afganistán, que se completará el 31 de agosto.

No es una decisión políticamente gratuita. La retirada tiene consecuencias directas sobre la población afgana, en una situación de extrema fragilidad frente a los talibanes. El lunes, el mismo día en que se anunció a la Casa Blanca el acuerdo de Biden y Al Kadhimi, la ONU dio a conocer un número récord de víctimas civiles en enfrentamientos entre las fuerzas armadas y los radicales. Al menos 2.400 murieron o resultaron heridos durante los meses de mayo y junio, la cifra más alta para el mismo período de cualquier año desde 2009. A medida que los aliados se retiraron, los extremistas avanzaron y tomaron el control de más territorio. . Nadie en Washington puede mostrar sorpresa. Un informe de inteligencia de Estados Unidos a finales de junio reveló que estos insurgentes podrían tomar el control de la capital dentro de los seis a 12 meses posteriores a la partida de los soldados.

Irak es también la historia de una de esas guerras que se convirtieron en una telaraña para Estados Unidos, que comenzó cuando algunos de sus combatientes actuales eran solo niños y se refugiaron a lo largo de los años.