Estos son los paracaídas que permitirán al primer rover europeo aterrizar en Marte

Estos son los paracaídas que permitirán al primer rover europeo aterrizar en Marte

El Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA (JPL) realizó una serie de pruebas de extracción de alta velocidad que demuestran la funcionalidad de un nuevo sistema de bolsa y paracaídas de Airborne Systems y Arescosmo. Estos equipos realizarán una prueba de caída a gran altitud a principios de junio para confirmar su efectividad para la misión ESA-Roscosmos ExoMars 2022.

Las imágenes tomadas por el helicóptero tardarán en regresar a la Tierra.

Esta misión cuenta con el rover Rosalind Franklin y la plataforma de superficie Kazachok, que cuenta con un módulo de descenso que requiere dos paracaídas principales. Uno de ellos tiene 15 metros de ancho y se desplegará cuando el módulo descienda a velocidades supersónicas; el otro tiene 35 metros de ancho y se abrirá en un segundo paso, a velocidades subsónicas.

Durante las últimas pruebas, el paracaídas Airborne System intentó corregir el proceso de extracción. Por su parte, el segundo paracaídas, diseñado por Arescosmo, intentó resolver los problemas de las pruebas anteriores con un nuevo diseño de bolsa y un enfoque revisado para plegar y prevenir torsiones.

Según Thierry Blancquaert, jefe del equipo del proyecto ExoMars de la ESA, “ambos se desempeñaron muy bien en las pruebas.«. También comentó que «las imágenes de video permitieron al equipo de Airborne Systems identificar cuándo ocurrió el daño y realizar cambios en la bolsa y el empaque del paracaídas».

Tormenta solar.

En la idea original, el paracaídas se había envuelto dentro de la bolsa alrededor del mortero central. De esta manera, cuando se despliega, alcanza los 360 °. Sin emabargo, Al doblar la tira en dos capas (la primera abierta en una dirección y la segunda en otro 180 °), se demostró que se reducía la tendencia al roce de la marquesina que rodeaba el mortero.

Todo lo que queda es que el paracaídas Airborne pase su primera prueba de caída a gran altitud a principios del próximo mes en Kiruna, Suecia. Allí, dos globos de gran altura y módulos de descenso simulado verán el paracaídas descender a una altitud de aproximadamente 29 kilómetros.

Por otro lado, Arescosmos, la atención está en el segundo paracaídas, cuyas mejoras ya fueron implementadas y probadas en diciembre de 2020. Para su próxima prueba de gran altitud, incluirán un paracaídas piloto de 3,7 metros, un poco más pequeño que el anterior (4,5 metros). Con este nuevo tamaño de paracaídas de piloto, reducirán la energía y la fricción.

Una `` selfie '' del rover Curiosity en la superficie marciana de agosto de 2019.

Después de la prueba de caída a gran altitud, se llevarán a cabo pruebas de extracción de tierra más dinámicas en agosto y otro par de pruebas de caída a gran altitud entre octubre y noviembre en Oregon, Estados Unidos. Toda esta serie de pruebas dependerá sobre todo de los resultados de las que se realicen en Kiruna.

Este tipo de prueba de caída a gran altitud implica una logística compleja y condiciones meteorológicas específicas. Para él, es muy difícil programarlos exactamente. Sin embargo, las pruebas en tierra son más fáciles de realizar en poco tiempo.

“Aterrizar de manera segura en Marte es una tarea notoriamente difícil. Invertir nuestros esfuerzos en esta estrategia de prueba es una parte esencial para garantizar una misión exitosa cuando lleguemos a Marte en 2023 ”, explicó Thierry.

Imágenes tomadas por el rover Zhurong durante el aterrizaje en Marte.

Todo este proceso de experimentación cuenta con el apoyo del Departamento de Tecnología, Ingeniería y Calidad de la ESA, con Thales Alenia Space Italia, con Thales Alenia Space France, con Vorticity y con Arescosmo y Airborne Systems.

Suscríbase a nuestro boletín y reciba las últimas novedades tecnológicas en su correo electrónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *