Éxodo masivo y ambiente festivo en el primer « fin de semana » sin estado de alarma

Éxodo masivo y ambiente festivo en el primer `` fin de semana '' sin estado de alarma

Una semana después del final del estado de alarma, vigente desde hace siete meses, España comienza a practicar un nuevo estándar que recuerda cada vez más al anterior. Al éxodo de madrileños durante el fin de semana de San Isidro se unen las imágenes producidas en otras capitales del país: terrazas llenas, reuniones familiares y calles llenas de gente. Es cierto, sin embargo, que una fuerte presencia policial impidió que se repitieran escenas ocurridas en la madrugada del pasado. 9 de mayo, en el que muchos lugares se llenaron de gente que celebró el fin de la alarma, el incumplimiento de todas las medidas sanitarias.

Al no necesitar más un salvoconducto para viajar, muchos madrileños optaron por salir de la capital el viernes. Desde la Dirección General de Tráfico (DGT) notaron detenciones el viernes por la tarde en las distintas vías principales y hubo un incremento de salidas de más del 50% respecto a la semana anterior. Solo este fin de semana, la Comunidad salió del llamado ‘riesgo extremo’ al reducir su impacto acumulado durante los últimos 14 días de la barrera 250. Según el informe epidemiológico del sábado, la IA se sitúa actualmente en 245 casos por 100.000 habitantes, lo que confirma que el Puente de Mayo no afectó de forma significativa la situación del virus en la comunidad autónoma.

Dos jóvenes rodeados de cientos de personas bailan en la playa de la Barceloneta.

Este éxodo, sumado al estricto control de la policía en las calles con más de 2.200 agentes desplegados, dio vida en la capital madrileña a un San Isidro “ejemplar”, según el delegado de Cultura de la capital, Andrea Levy.

A pesar de que las terrazas estuvieron llenas durante todo el fin de semana y la gente salió a la calle por el buen tiempo, el metraje ocurrido hace poco más de una semana no se ha repetido en absoluto. Aunque las autoridades aún no han hecho público el expediente policial, el alcalde encargado de Cultura deslizó que han sido unos días tranquilos más allá del cúmulo ocasional de hechos y botella macro evitado en el corazón de Malasaña.

Cabe señalar que la celebración de la caída del estado de alarma terminó con 650 sanciones por consumo de alcohol en la vía pública y otros 350 no deben usar máscara. «Las imágenes de personas irresponsables que se reunieron la semana pasada para organizar celebraciones completamente ilegales e irresponsables son cosa del pasado», dijo Levy, que contrastó la «tranquilidad» de Madrid con la situación en Barcelona.

En la Ciudad Condal tuvo que deportar a más de 9.000 personas que participaron en concentraciones masivas, como la registrada en la playa de Sant Miquel, donde se dispersaron 2.000 personas. En Valencia, siempre con toque de queda entre las 12 y las 6 a.m., los turistas han llenado las playas y terrazas. Además, los hoteles registraron un buen fin de semana, con una ocupación que rondaba 60% en promedio, según la asociación hotelera valenciana. Asimismo, las playas de Andalucía han registrado una afluencia importante, aunque sin aglomeraciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *