Familia detenida por explotación de trabajadores en fincas de Sevilla | España

Familia detenida por explotación de trabajadores en fincas de Sevilla |  España

Dormían hacinados después de trabajar interminables jornadas, sin derecho al descanso y aunque estaban enfermos recibían una miseria de la que también se les descontaba la cantidad para transportarlos en camionetas hasta las fincas donde trabajaban. Así vivían 32 jornaleros de distintas nacionalidades, explotados para el trabajo por una familia de Carmona (28.834 habitantes, Sevilla), cinco de los cuales fueron detenidos por la Policía Nacional el miércoles.

Los miembros de esta red agrícola familiar tenían sus roles perfectamente distribuidos dentro de la organización. El jefe de familia era el jefe y su esposa, encargados de la contratación de trabajadores. Uno de los hijos trabajaba como capataz y se encargaba de transportar a los trabajadores a los campos donde trabajaban. Lo hizo en furgonetas en las que viajaban más de 15 personas, a cambio de cinco euros por cabeza, que se le descontaban de un salario «muy pobre», según los testimonios de varios de los trabajadores temporales maltratados en el trabajo.

A pesar de vivir y operar en la provincia de Sevilla, la investigación que puso a la familia ahora detenida en el camino comenzó a casi 1.000 kilómetros de distancia. El pasado mes de enero, dos personas que luego fueron capturadas por el matrimonio Carmona y sus hijos denunciaron en Navarra que eran víctimas de trata de personas con fines de explotación laboral.

Agentes de la Unidad de Redes de Inmigración Ilegal y Mentiras Documentales (Ucrif) de Sevilla identificaron a otras dos víctimas de origen colombiano cuyas versiones eran las mismas tanto a nombre de la persona para la que trabajaban, las condiciones laborales ofrecidas con muy mal salario, sin un contrato y sin estar inscrito en la Seguridad Social. Los detenidos aprovecharon la situación irregular de los jornaleros para imponer sus condiciones de trabajo y vivienda.

Los trabajadores fueron obligados a residir en viviendas cedidas por la familia en la localidad sevillana de Villanueva del Río. Allí, hasta 13 personas estaban hacinadas en solo tres habitaciones y «en condiciones espantosas», según fuentes de la encuesta.

Gracias a las investigaciones, los agentes consiguieron localizar a 32 trabajadores, de nacionalidad española, rumana y senegalesa. Todos se vieron obligados a trabajar de sol a sol, sin descanso y, en medio de la pandemia, a pesar de estar enfermos. Los cinco detenidos fueron acusados ​​de delitos contra los derechos de los trabajadores y pertenencia a una organización criminal.

Incremento de la explotación laboral

Durante el primer semestre de 2021, el Servicio de Víctimas de Andalucía (SAVA), dependiente del Ministerio de Justicia, había atendido a 27 víctimas de explotación sexual o laboral en Sevilla, cifras que permiten proyectar que a finales de año el aumento será superior al 200% con respecto a 2019. En los dos últimos años se ha producido un aumento de la explotación laboral en esta provincia. La falta de recursos acaba por llevarlos a caer en las redes mafiosas de explotación laboral que, como hemos visto en el caso de Carmona, no son solo grandes organizaciones de Europa del Este o África, sino que también están formadas por parejas o familias.