Fracasa el intento de un sector del CGPJ de llevar la reforma del PSOE y Podemos al Tribunal Constitucional, lo que limita su poder

Fracasa el intento de un sector del CGPJ de llevar la reforma del PSOE y Podemos al Tribunal Constitucional, lo que limita su poder

El Consejo General de la Judicatura (CGPJ) no planteará un conflicto de poderes al Congreso ni pedirá al Mediador que interponga un recurso de inconstitucionalidad contra la ley con la que el PSOE y Podemos han decidido limitar su poder mientras el 20 miembros y el presidente estaban en el cargo, como lo están ahora. Todo esto a pesar de las críticas a la ley por parte del bufete de abogados del tribunal y más de 2.500 jueces.

Pedro Sánchez, en la cumbre de la UE en Bruselas.

Durante una sesión plenaria extraordinaria celebrada este miércoles, los ocho jueces que forzaron su celebración se quedaron solos en su petición para hacer la guerra a los artículos ejecutivos de la Constitución, que entró en vigencia a principios de este mes y que les impide, entre otras cosas, seguir haciendo nombramientos hasta que se renueve el cuerpo. Según fuentes judiciales, el resultado fue ocho votos a favor y los otros 13 en contra.

El conflicto de atribuciones planteado por los promotores tuvo la antecedente en 1985. Luego, el Consejo apeló contra el Congreso, como se le había pedido que hiciera esta vez, y el conflicto tardó un año en resolverse, una línea de tiempo que amenazaba con ser similar esta vez. Y, si hubiera surgido un resultado favorable al conflicto, deberían haber obligado al Congreso a retirar la ley primero, espera un mes y sólo si la Cámara decide continuar con la misma, llevar la disputa a la Corte Constitucional.

Los magistrados también se negaron a pedirle al Mediador que interviniera un recurso de inconstitucionalidad, ya que el Consejo no estaba facultado para presentarlo solo. El fracaso de la votación del miércoles contrasta con el informe solicitado por el presidente del CGPJ y la Corte Suprema, Carlos lesmesy realizado por el bufete de abogados. En el documento, se le advirtió que la ley podría conducir a su «atrofia y parálisis«.

«[La reforma] puede conducir a la indeseable consecuencia de atrofia y parálisis del CGPJ al ser privado de la posibilidad de ejercer sus competencias ”, se podía leer en el documento, que si bien no entró para evaluar la adecuación constitucional del reglamento aseguraba que el Consejo, incluso estando en funciones, tendría poderes «cercanos» a los que tendría si hubiera sido renovado.

El Gobierno pedirá al PSOE y Unidos Podemos retirar la reforma inscrita en el Congreso para reducir las mayorías necesarias para elegir al Consejo General de la Judicatura (CGPJ), iniciativa que despertó sospechas en Bruselas con la que querían presionar a la PP para negociar la renovación de este organismo.

La reforma del ejecutivo, que contó con el apoyo del Congreso de 196 diputados (la mayoría absoluta es 176), también suscitó críticas de tres de las cuatro asociaciones judiciales, que representan a más de 2.500 jueces. En una carta a la Unión Europea, Incluso pidieron a España un procedimiento sancionadorAunque la mayor crítica fue contra el proyecto de ley ya retirado, con el que el gobierno buscaba reducir los resultados parlamentarios de una mayoría calificada de 3/5 a una mayoría absoluta para renovar el organismo.

La retirada de esta propuesta fue anunciada por el ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, el 20 de abril durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. «Para evitar ser el centro de atención, se ofrecerá a grupos [PSOE y Unidas Podemos] retirarlo «, dijo. Más tarde, la UE pidió otra reforma de manera que al menos la mitad de los integrantes del CGPJ fueran elegidos por los propios jueces, solicitud a la que se adhieren las principales asociaciones.