Gabilondo anuncia que reunirá sus minutos entre voces críticas que exigen un paso atrás

Gabilondo anuncia que reunirá sus minutos entre voces críticas que exigen un paso atrás

El desastre electoral sufrido por el PSOE durante las elecciones de Madrid, durante las que recogió su peor resultado histórico en las autonómicas, no tendrá consecuencias inmediatas: Fuentes cercanas a su candidato, Ángel Gabilondo, dijeron este miércoles que recogerá su acta como miembro de la Asamblea Regional y que no se está considerando su renuncia.

El secretario general de los Socialistas de Madrid y secretario de Estado de Deportes tampoco se plantea dejar su cargo, José Manuel Franco, a pesar de que hay voces críticas dentro de la federación que piden tanto dar un paso atrás para asumir responsabilidades como comprometerse a realizar un Congreso extraordinario para renovar el órgano de gobierno.

De hecho, la confirmación de que Gabilondo no dimitirá y recuperará su certificado de diputado entra en conflicto con algunas voces de la cúpula socialista que el día postelectoral dieron por sentada la salida del candidato socialista. Según él, no se trata de acusar directamente a Gabilondo, pero creen que es necesario un giro drástico tras la debacle vivida el 4 de mayo.

En una reunión vespertina del Ejecutivo del PSOE-M que se prolongó hasta altas horas de la noche, muchos miembros de ese organismo se mostraron decepcionados por haber visto frustrado su compromiso de realizar un Congreso Extraordinario para renovar el partido en Madrid, que debe reconstruirse tras las elecciones, según fuentes socialistas.

Franco, por su parte, se ha comprometido a respetar los plazos y a no celebrar dicha reunión hasta que el PSOE nacional haya celebrado la Federal el próximo mes de octubre. Es el mismo cargo que ocupa Manuel Robles, presidente del PSOE-M, que aseguró que «no es necesario» realizar un Congreso extraordinario porque el calendario dice que habrá uno normal en cinco meses.

Las mismas fuentes explican que quienes solicitaron un reunión extraordinaria Lo hacen para «tener más de un año para preparar un nuevo programa y buscar un nuevo candidato», dado que Gabilondo está a punto de ser liberado.

El Secretario General también ha hecho oídos sordos a las solicitudes de dimisión de Izquierda socialista. En un comunicado, esta corriente aseguró que la dirección del PSOE-M es un «sujeto activo» del «histórico fracaso» de las elecciones autonómicas, en las que el partido obtuvo 24 diputados. Asimismo, esta facción de socialistas reclamó la dimisión de Gabilondo, quien no estuvo presente en el Ejecutivo porque no forma parte del organismo.

Preguntado sobre el futuro de Gabilondo, ministro de Transportes y secretario de Organización, José Luis Ábalos, optó por una respuesta tibia, sin una aprobación clara: Gabilondo es una persona «lo suficientemente madura» para «tomar su propia decisión».

Gabilondo, que se presentó por tercera vez como candidato y ganó las elecciones de 2019, enfrentó una campaña muy complicada donde nunca encontró su lugar. La estrategia Fue diseñado por el equipo Sánchez en Moncloa, que también constituyó buena parte de la lista de votantes. La campaña comenzó apelando al centro, para ganarse a los ex votantes C, y luego se abrió a un pacto de izquierda. En los últimos días, también se ha visto arrastrada a la polarización entre «democracia» y «fascismo», un debate que ha sacado a Gabilondo de su estilo y de su zona de confort.

Calvo y Montero contextualizan la derrota

Tras la reunión del ejecutivo de los socialistas en Madrid el miércoles, este jueves será el turno del ejecutivo federal. El presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, convocó una reunión de dirección para analizar la hora del partido en madrid. Esta reunión estaba programada para el próximo lunes, pero finalmente se adelantó.

Y eso es todo, los resultados electorales de las elecciones de Madrid supusieron un terremoto en la política nacional. Por supuesto, los socialistas querían rebajar las lecturas que presagian un cambio de ciclo en la política española por la victoria de Ayuso y la reunificación de derechos. Aunque la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, reconoció «francamente» una derrota lo que no esperaban, lo desconectó del ámbito nacional. «Este es el triunfo de la señora Ayuso, no de Casado», dijo el miércoles. «Son los resultados del Madrid los que se quedan en madrid”, apostó por su parte la ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *