Gavi, todo un temperamento | Deportes

Gavi, todo un temperamento |  Deportes

Hay una exigencia en el vestuario azulgrana para todos los que dan el salto en el primer equipo, la prueba del algodón se ha convertido en un rondó. «Puedes dárselo», se dicen los veteranos, un poco jefe esto se entiende por el sentido competitivo de un grupo que ha alcanzado la excelencia hace mucho tiempo. Con Pablo Martín Páez Gaviria (Los Palacios, Sevilla; 17 años), Gavi, no había duda. “Está claro que será un futbolista de primera. Muy seguro ”, confiesa un peso pesado en el vestuario. De momento, aún menor de edad, lucha por convertirse en titular en el centro del equipo Koeman, ya que es ya el décimo con más minutos en plantilla (363 por los 810 de Memphis, el que más), desde los últimos tres partidos de liga. No solo eso, también fue convocado por Luis Enrique para jugar en la Liga de Naciones. «Ahora no quiero hablar de la selección porque estoy jodido por la derrota», resolvió tras la caída del Barça ante el Wanda (2-0). Un ejemplo de tu gen competitivo.

En 2016, en un torneo juvenil contra el Espanyol, Gavi se tiró al suelo en el plato y sobre la línea de gol cuando un defensa estaba a punto de despejar. Gavi pateó el balón y el rival le pegó en la nariz, que se fracturó por lo que el hospital de Terrassa lo envió al Vall d’Hebron de Barcelona para ser operado. “Una semana después, con los bloqueos y sin apenas poder respirar, ya quería entrenar”, dijo un trabajador de la Ciudad Deportiva. Pero tomó un mes. Y, en el siguiente partido, volvió a poner la cabeza frente al puño del portero, que esta vez no tocó. «Fue un gol», respondió Gavi más tarde sin darle ninguna importancia. “No tenía ni tiene miedo. No se arruga ”, explica un entrenador que le formó joven en la carrera del Barça. Desde el vestuario del primer equipo piensan lo mismo: “Es un chico con una personalidad muy marcada. Pero también es muy trabajador y tiene mucho talento ”.

En parte porque se sorprendieron por su disposición a jugar después de romperse la mandíbula en la pretemporada, porque no se perdió ni una sola sesión de entrenamiento. «Uff… Tiene una personalidad y un carácter brutal. Es muy competitivo ”, apuntan desde el área deportiva, sorprendidos porque con su pequeño cuerpo es capaz de ganar duelos físicos contra jugadores tan poderosos como Goretzka (Bayern) y Llorente (Atlético). No solo eso; Es el tercero del equipo que más recuperaciones ha hecho en Liga en campo contrario (10), solo superado por Busquets (16) y Frenkie De Jong (14); también el cuarto que más duelos aéreos ganó (8) con sus 1,73 metros, precedido por Araujo (19), Piqué (17) y Frenkie de Jong (10).

Este carácter y ambición ya se veía de niño, cuando empezó a patear el balón en Liara Balompié de Sevilla. Un año después fue fichado por el Betis. «No supo perder», recuerda Fernando Cáceres, su primer entrenador; «Pero lo hizo muy poco porque ese año lo ganamos todo y en una final del Mundial de Portugal marcó un hat-trick para el Barça. Ese año marcó más de 100 goles. Uno último».

Koeman: «Este se queda»

No era raro que los mejores equipos de la Liga lo probaran, finalmente convencido en 2015 por el Barcelona. Y que sabía que hasta enero del año siguiente no podría jugar por la sanción de la FIFA que recayó sobre el club. [por fichajes irregulares de menores]», Cuentan desde el Camp Nou. Así que vivió con su familia durante un año en un piso de La Rambla y luego se mudó a La Masia. «Ya venía con casi todo de serie, pero tenía que canalizar su temperamento y su forma de afrontar la competición», revela un técnico de Can Barça. “Tenía que calmarse porque no podía digerir las derrotas. Y aparte de él, también era un poco halcón… ”, explica un trabajador del club. Por ejemplo, con un colega, robaron televisores del almacén de La Masia y los escondieron en los falsos techos de las habitaciones para ver series de noche, prohibido por la normativa interna.

Gavi se disparó hasta llegar al Cadete A, donde su aparición no paró con los mejores de su generación, como Ilias (filial), Alarcón y Almeida (Joven A). «La diferencia es que siempre aparece y no solo en los grandes partidos», dijo un técnico de La Masia. Gavi pasó al Juvenil A y de ahí a estar en la nómina de pretemporada del primer equipo de ese curso. “Este se queda”, dijo Koeman en el área de deportes después de unos días. «Siempre hemos dicho que el club no obstaculiza a los jugadores y sus saltos de categoría, pero que se debe hacer con sentido común», recuerda Xavi Vilajoana, exjefe de fútbol base del Barça y presente en el fichaje de la renovación del jugador hasta 2024; «Y aunque el de Gavi es indignante, se lo merecía». En el ámbito deportivo, en cualquier caso, ya están trabajando con su agente. [Iván de la Peña] para adaptar el contrato a los nuevos tiempos que te esperan.

Aún viviendo en La Masia, Gavi va a todos los partidos que puede para ver a sus viejos compañeros o chicos más jóvenes. «Te hace querer. Levanta a los pequeños a hombros, anima… Y siempre va con un balón entre los pies ”, explican desde la Cité des Sports. Otra cosa es que lo puede llevar por mal camino porque según lo que dicen es el más confundido, al punto que ha perdido su DNI al menos cinco veces, siempre usa la ropa de sus compañeros de clase porque no sabe. donde las deja, no hay día en que se amarre los cordones O te olvidas las botas en el bus… ve a la zona deportiva y coge una pelota para jugar. Eso es lo que ama y lo que hace bien ”.

Tanto es así que también está en la selección, ya con el número 9. Preferiría el 10 o, si es suplente, el 15. Le da tanto. «Dice que está tranquilo, que tiene que jugar con los mayores y que lo va a hacer», dice uno de sus amigos. Gavi ha llegado en la máxima categoría para quedarse. No hay escasez de competitividad y fútbol.

Dos oportunidades para ser el debutante más joven con España

La aparición de Gavi ha sido meteórica, ya que hace dos años jugaba en el Cadete A del Barça; en el anterior lo hizo en el juvenil A; y ahora trabaja con Koeman. Pero la irrupción desde el interior del Barcelona no se detiene ahí, convocada para la final de la Liga de NACIONES. Más que nada porque si jugaba en la semifinal (contra Italia) o en la final o en un duelo por el tercer y cuarto puesto (con Bélgica y Francia como posibles contendientes), se convertiría en el jugador más joven en vestir la camiseta de La Roja.

Hasta el momento el récord lo ostenta Ángel Zubieta, que formó parte del Athletic y lo hizo en 1936 con 17 años y 284 días. Eso fue hace 85 años. En el caso de que Gavi participe en alguna de las dos apuestas de la selección, lo hará a los 17 años y 60 días (o 64). Y, de paso, superaría a su compañero Ansu Fati, que debutó a los 17 años y 308 días. En efecto, Fati es quien ostenta el récord de primer goleador, con 17 años y 311 días (ante Ucrania), superando a Juan Errazquín (18 años y 344 días), que jugó en el Real Unión de Irún en la década de los veinte. del siglo pasado. Otro récord que, si veía la portería rival, Gavi podría batir.

«Lo peligroso es arriesgar con jugadores en los que no se confía», decidió hace unos días el técnico Luis Enrique; “Pero no tengo ninguna duda de que será importante en el futuro. Puede que haya llamado demasiado temprano, no lo sé, pero la edad no importa. Lo que veo me gusta mucho y quiero saber si puede asimilar nuestro juego. Está más que preparado ”.

Hasta el momento, Gavi ha competido con las selecciones Sub-15 y Sub-16 -Julen Guerrero fue el primero en mencionarlo- también con las Sub-18, aunque la FIFA no reconoce la categoría. De hecho, sus últimos tres encuentros con La Roja fueron en un torneo Sub-18 y en el último fue expulsado ante Francia.

Gavi también se convirtió en el cuarto jugador más joven en debutar con el Barcelona (17 años y 24 días), por detrás de Vicente Martínez (16 años y 280 días), Ansu Fati (16 y 298) y Bojan Krkic (17 y 19).

Puedes seguir a EL PAÍS DEPORTES en Facebook y Gorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.