Grupos vinculados al gobierno toman las calles para silenciar la protesta en Cuba | Internacional

Grupos vinculados al gobierno toman las calles para silenciar la protesta en Cuba |  Internacional
Grupos vinculados al gobierno de Díaz-Canel toman las calles de La Habana este lunes.YAMIL LAGE / AFP

Dos mensajes publicados en Twitter este martes por el presidente cubano Miguel Díaz Canel dan testimonio de la tensión que vive la isla tras las inéditas manifestaciones del domingo. El primero dice: “La revolución cubana no pondrá la otra mejilla a quienes la atacan en espacios virtuales y reales. Evitaremos la violencia revolucionaria, pero reprimiremos la violencia contrarrevolucionaria. Quien ataca a la policía, ataca al país ”. En el segundo, afirma: «La contrarrevolución sueña con una guerra entre cubanos», y agrega: «No vamos a ceder ante ellos.

Aunque las calles de la capital y las principales ciudades del país amanecieron este martes nuevamente tranquilas -aunque con un fuerte despliegue policial- ya se han asentado las manifestaciones que sacudieron el 11 de julio varias ciudades y pueblos del país. En el imaginario colectivo , hasta el punto de marcar un antes y un después. Desde el lunes, siguiendo el llamado del gobierno, muchos grupos de ideas afines han acudido a parques y espacios públicos para mostrar su apoyo a la revolución. En el Capitolio Nacional, junto al Parque de la Hermandad, donde se produjo el mayor malestar el domingo, más de un centenar de personas se reunieron para gritar «¡Viva Fidel!» En reparación de lo ocurrido el día anterior. En zonas de La Habana donde estallaron manifestaciones, como Arroyo de Naranjo, los grupos leales salieron armados con palos y palos, como sucedió durante la Maleconazo, la manifestación del 5 de agosto de 1994 que condujo a la crisis del galón.

Más información

En esta ocasión, los disturbios en el Malecón no continuaron. Los llamados «destacamentos de intervención rápida» tomaron las calles e impusieron el orden con los puños, luego más de 30.000 cubanos se lanzaron al mar. Sin que de momento se haya producido ese desenlace, las protestas del domingo no tienen precedentes, tanto por su tamaño y dispersión como por la gran repercusión que tuvieron gracias al altavoz de Facebook, Instagram y WhatsApp, que el Gobierno de La Habana considera gasolina incendiaria en este momento. Uno de los efectos más evidentes es que desde el domingo por la noche es casi imposible conectarse a Internet a través de un teléfono celular.

El impacto de lo sucedido ha sido grande en el país. Y si no se habla de nada más en las calles, en el hogar y en el lugar de trabajo en estos días, lo mismo ocurre con las jerarquías políticas. Un ejemplo de la medida en que las autoridades se han tomado en serio las protestas es la reunión celebrada la tarde del domingo por el Buró Político del Partido Comunista de Cuba, a la que asistió Raúl Castro, aunque el expresidente ya no es miembro del partido, este órgano. . «Durante el encuentro se analizaron provocaciones orquestadas por elementos contrarrevolucionarios, organizadas y financiadas desde Estados Unidos con fines desestabilizadores», dijo un comunicado publicado este martes por el diario oficial. Abuelita. El texto indicó que la sesión abordó «también la respuesta ejemplar del pueblo al llamado del compañero Díaz-Canel a defender la Revolución en las calles, lo que permitió derrotar las acciones subversivas».

Ambos en el Maleconazo Como en las últimas manifestaciones, el contexto es el mismo: el gran descontento popular con las dificultades económicas y la crisis que atraviesa el país, que ha provocado una grave escasez de suministros y colas de horas para comprar productos. medicinas y todo tipo de alimentos, el regreso de cortes de luz por apagones en varias termoeléctricas, y una situación agravada por la peor epidemia de coronavirus -este martes hubo más de 5.000 casos- que puso contra las cuerdas al sistema de salud cubano. . Y estas condiciones no van a mejorar a corto plazo.

El gobierno cubano admite el malestar ciudadano, pero acusa a Estados Unidos de estar detrás de lo sucedido y de manipular las redes sociales para desestabilizar aún más el país. El canciller Bruno Rodríguez dijo que lo ocurrido el domingo en Cuba no fue “una epidemia social; hubo disturbios, desorden. Incluso la prensa internacional reconoce que hubo actos de violencia en los disturbios, pero no el colapso social por el que el gobierno de Estados Unidos ha estado trabajando, de forma encubierta o más públicamente en los últimos tiempos ”.

La tensión se palpa en los discursos y en las redes sociales, la polarización va en aumento. Desde el lunes, decenas de jóvenes que habían sido detenidos el día anterior comenzaron a ser liberados, pero no se sabe cuántas personas siguen detenidas. Un cálculo de la agencia France Presse los sitúa en 130.

El dramaturgo Yunior García, uno de los activistas del llamado 27N, quien fue detenido a las puertas del Instituto Cubano de Radio y Televisión, escribió a su liberación: “En los múltiples interrogatorios que hemos sufrido, quedó claro que no uno del exterior nos guió, que absolutamente nadie nos pagó un centavo por hacer lo que hicimos. Pero también explicamos muy claramente nuestra posición y nuestras ideas de cambio, en un país que no detiene su caída al barranco, con una aguda crisis de salud, sin medicamentos ni alimentos, con una inflación galopante, deudas impagables y tiendas de divisas en expansión. … Como el pulpo, un país lleno de hoteles mientras el fondo de vivienda sufre un eterno peligro de colapso y los hospitales no dan lo suficiente. Una ciudad donde el descontento, la escasez crónica, los cortes de luz, los presos de conciencia van en aumento ”.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *