Haití: Colombia asegura que un exfuncionario de justicia haitiano dio la orden de asesinar al presidente Jovenel Moïse | Internacional

Haití: Colombia asegura que un exfuncionario de justicia haitiano dio la orden de asesinar al presidente Jovenel Moïse |  Internacional
Un policía vigila el lugar donde se encuentran detenidos los sospechosos del asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse.Orlando Barria / EFE

Joseph Félix Badio, exfuncionario del Ministerio de Justicia de Haití, es quien ordenó a los exsoldados colombianos asesinar al presidente Jovenel Moïse, aseguró este viernes por la mañana el director de la policía colombiana, Jorge Luis Vargas. «En una reunión con Badio y otra persona llamada Askard», les dijeron a los ex soldados colombianos Duberney Capador y Germán Rivera que supuestamente iban a arrestar al presidente, dijo. El grupo de sicarios se trasladó a una casa cercana a la residencia del presidente y obtuvo vehículos que colocaron en posiciones estratégicas para llevar a cabo el plan, según sus investigaciones. «La empresa CTU Security, así como el doctor Emmanuel Sanon y otros que ya han sido capturados, estaban al tanto de esto», agregó. Sin embargo, tres días antes del asesinato, el 7 de julio, el orden cambió. «Badio, que era funcionario del Ministerio de Justicia y trabajaba en la unidad anticorrupción del Servicio General de Inteligencia, les dice a Capador y Rivera que lo que deben hacer es asesinar al presidente», dijo Vargas en rueda de prensa. en Bogotá.

Desde que se conoció la implicación de 24 ex militares colombianos (18 capturados, tres muertos y el resto prófugos), ellos y sus familiares aseguraron que no sabían que el objetivo era el asesinato, pero que velarían por la seguridad de los altos mandos. Líderes haitianos. Sin embargo, las palabras del director de la policía colombiana establecen que al menos Capador (uno de los muertos) y Rivera (capturado) sabían que iban a matar a Moisés.

Contenido del Artículo

Más información

Queda por establecer cuántos otros conocían el plan, pero según el presidente Iván Duque, no hay duda de que estaban vinculados. “Parece que dentro del grupo había personas que habían recibido diferentes instrucciones. Pero seamos absolutamente francos, sea cual sea el nivel de conocimiento que se tenía, lo que queda en prueba es que hay una participación de todo este grupo en este asesinato ”, declaró el día anterior el mandatario colombiano desde Medellín.

Planificación

La policía colombiana, que acompaña las entrevistas del exsoldado capturado, también «confirmó» que la planificación se llevó a cabo durante «reuniones en Miami» entre empleados de la empresa CTU Security, el haitiano-estadounidense James Solages (capturado), Arkangel Pretelt. , Los venezolanos Tony Intriago y Emmanuel Sanon. «Duberney Capador también participaría y Germán Rivera fue informado de los avances de esta reunión para la contratación, inicialmente de los servicios de seguridad», explicó Vargas.

Se dijo que a ex oficiales militares colombianos se les había encomendado la tarea de reclutar al grupo, cuyo sello distintivo eran sus conocimientos sobre operaciones especiales, de entre 40 y 45 años y que se habían retirado recientemente del ejército. El Pentagono confirmó que algunos de los asesinos a sueldo detenidos recibieron entrenamiento militar de Estados Unidos como parte de sus programas tradicionales de entrenamiento para las tropas del ejército colombiano.

La investigación siguió el dinero con el que se compraron los boletos de avión y constató que fueron pagados desde Miami a través de la empresa Worldwide Capital, propiedad del ecuatoriano Walter Veintemilla. Además, dijo la Policía, se encontraron transferencias de dinero por $ 50.000 para el ex capitán Germán Rivera, para coordinar alimentos y gastos mientras el grupo de mercenarios ya se encontraba en Puerto Príncipe.

También sabíamos que viajaban en varios grupos. Los cuatro primeros lo hicieron desde finales de abril hasta principios de mayo y se alojaron en un hotel. Posteriormente, asegura el general Vargas, se contactó a los otros 20 exsoldados que llegaron en junio. Según los informes, también se alojaron en un hotel y proporcionaron «servicios de seguridad en grupos de siete durante tres semanas». Pero luego se trasladaron a una casa en el barrio Pétion Ville, donde se encuentra la residencia presidencial, y recuperaron los vehículos utilizados en el asesinato.

«Sabemos quiénes fueron las personas que ingresaron al primer vehículo, cómo lo hicieron y esa información se está compartiendo para esclarecimiento en el marco de la autonomía judicial de que disponen las autoridades» del país caribeño, concluyó el director policial colombiano.

La vicepresidenta y canciller Marta Lucía Ramírez también se hizo eco de las declaraciones de Duque. “Al parecer hubo colombianos que fueron a Haití y sabían lo que era, pocos, lamentablemente. La mayoría llevó a cabo otra misión, supuestamente para apoyar a las fuerzas de seguridad haitianas. Fueron engañados ”, declaró el diplomático colombiano, defendiendo la formación de los militares, que fue cuestionada por el asesinato.

« Tout le travail du Gouvernement et de l’État colombiens vise à apporter un soutien aux autorités haïtiennes, afin que ce crime soit élucidé, pour identifier tous les participants matériels et intellectuels qui sont en Haïti ou qui sont à l’étranger, et qu ‘responden. a la justicia haitiana ya la justicia internacional ”, reiteró Ramírez, solicitando el apoyo de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las autoridades haitianas.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *