Hasta 202 euros al mes de media en Cataluña para estudiar en concierto: un informe denuncia las tasas obligatorias que deben pagar las familias | Educación

Hasta 202 euros al mes de media en Cataluña para estudiar en concierto: un informe denuncia las tasas obligatorias que deben pagar las familias |  Educación

La escuela autónoma sigue exigiendo que las familias paguen una tarifa mensual obligatoria. Desde 202 euros de media en Cataluña, a 133 en Madrid u 84 en el País Vasco. Así lo denunció este miércoles la patronal que agrupa a los colegios privados (Cicae) y la federación de familias públicas (Ceapa), en el Estudio de los precios de las escuelas concertadas, elaborado por una firma consultora según la metodología Cliente misterioso, con simulaciones de familias que solicitaron información para matricular a sus hijos para el curso escolar 2021-2022. Aunque el análisis se centró en 338 centros subvencionados de un total de 5.381 en España (6,2%), abre un debate muy controvertido sobre qué se cobran estas tasas (actividades extraescolares) y si se realiza en horario escolar.

La ley de educación establece desde 2006 que «en ningún caso los centros públicos o subvencionados podrán recibir fondos de las familias para recibir lecciones». También establece la imposibilidad «de imponer a las familias la obligación de cotizar a fundaciones o asociaciones o de establecer servicios obligatorios» que requieran aportaciones económicas. Sí, puede cobrar por servicios adicionales (como un autobús o un comedor) o actividades extracurriculares «de forma voluntaria». La última reforma legal (la Lomloe, aprobada el pasado mes de diciembre) también especifica que está prohibido cobrar tasas por las actividades realizadas en horario escolar o las necesarias para el desarrollo del currículo escolar.

El estudio, que analiza 338 centros en siete autonomías «además de los mencionados anteriormente, en Andalucía, en la Comunidad Valenciana, en Galicia y en Aragón, las tarifas mensuales rondan los 80 euros de media», muestra que el 87% de los colegios cobran importe a los estudiantes y que el 45% de ellos no entregue una “lista de precios” ni ningún documento que especifique los importes de las tasas a facturar.

Muchas empresas concertadas cobran pequeñas cantidades por multitud de conceptos: servicio de enfermería, asesoramiento psicológico, seguro escolar, apoyo a la capellanía o incluso el proyecto educativo del centro. En algunas escuelas, señala el informe, la jornada escolar (que es gratuita) no comienza hasta las nueve o diez de la mañana, lo que obliga a las familias a pagar el servicio de madrugada. Un estudio de la OCU de 2017 calculó que los hogares gastan una media de 841 euros al año en educación si el niño está matriculado en un colegio público, 1.856 en un colegio concertado y 4.086 en un colegio privado.

La presidenta de Ceapa, Leticia Cardenal, criticó el hecho de que algunos centros concertados utilicen el «subterfugio de ubicar actividades complementarias a media mañana para que las familias no tengan más remedio que pagar». «Facilitan la conciliación, pero siempre previo pago de tasas», lamentó.

Elena Cid, directora de Cicae, subrayó que parte del concertado «fracasa» y se beneficia de una doble financiación pública y privada, cobrando precios elevados, mientras que otros centros no los necesitan o son muy bajos. “Estamos a la espera de ver si el Lomloe será el primer paso para que las actividades complementarias de carácter permanente no sean durante el horario escolar y así garantizar el carácter voluntario de su asistencia”, dijo.

El problema de la financiación insuficiente

En 2009, el gasto en conciertos educativos en España ascendió a 5.891 millones de euros. En 2018 se situó en 6.339 millones, un aumento de 448 millones, o un 7,6% más, según estadísticas del Ministerio de Educación. El resto del gasto público en instituciones educativas no universitarias se recortó en $ 1.553 millones, una disminución del 5%. Este incremento no ha resuelto la crónica falta de financiación de esta red educativa, en la que la Administración paga los sueldos del profesorado. La brecha se compensa con las aportaciones, prohibidas por ley, que hacen los padres a los centros.

Desde su lanzamiento en 1985 con los socialistas en el gobierno, los módulos de conciertos no se han reproducido. La intención del Ministerio de Educación es que una nueva comisión ―con presencia de las patronales de la concertada y los sindicatos― “valore el coste total de la impartición de las enténanzas en condiciones de gratuidad” para incluir las conclusiones anteriores en el plan de incremento gastos del publico. Los partidos concertados argumentan que están tomando cuotas «voluntarias» para compensar su déficit en las cuentas debido a la falta de financiación pública.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Gorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.