Hombre con cuatro condenas por abuso puede visitar a sus hijos | Sociedad

Hombre con cuatro condenas por abuso puede visitar a sus hijos |  Sociedad

Paloma Delgado dice que ella y sus tres hijos empezaron a «vivir» en abril de 2019, cuando su exmarido y padre de los chicos se quedó sin derecho de visita debido a una condena del Juzgado de lo Penal 1 de Huesca que la sancionó con cuatro sentencias de un año. , nueve meses y un día cada uno por «maltrato habitual», uno para ella y otro para cada uno de los tres menores. Delgado croyait alors que la « terreur » avait pris fin pour toujours, mais il y avait encore des rebondissements dans le cheminement judiciaire qui ont conduit le condamné à ne pas aller en prison et à pouvoir à nouveau rendre visite à ses enfants à la fin de el próximo año.

El exmarido, Luis Antonio Irzo, apeló la condena ante la Audiencia Provincial, que confirmó las condenas. Luego acudió al Tribunal Supremo, que también discrepó de él y destacó que la sanción impuesta era «el mínimo legal imponible». En noviembre de 2020, el Juzgado 1 de lo Penal de Huesca decidió suspender las cuatro sentencias. No iría a la cárcel a cambio de capacitación sobre violencia de género y 510 días de servicio comunitario. Esta decisión anuló la obligación de estar al menos a 200 metros de la ex esposa e hijos y deroga la prohibición de visitas a partir de diciembre de 2022. El hombre recuperará la patria potestad en 2025 y no podrá portar armas solo en 2033.

«No puedes simplemente actuar como padre»

Delgado pide que los menores no tengan contacto con el padre hasta que no hayan alcanzado la mayoría de edad. «Un padre que ha sido condenado por maltrato no puede simplemente actuar como un padre», dice esta mujer, que asegura haber buscado en vano la protección del mediador, el juez de Aragón (equivalente al defensor, pero autónomo), el mediador del Menor y del Consejo General del Poder Judicial. También está recolectando firmas en Change.org y ha hablado públicamente sobre su caso en televisión.

El proceso judicial se inició en 2016, cuando ella, médico de cabecera, denunció a la Policía a su entonces marido, quien en ese momento era consejero del PP de Huesca, cargo al que dimitió ese mismo año. La condena incluye como hechos probados que los tres menores -un niño y dos niñas que ahora tienen 16, 14 y 10 años- sufrieron «actos de violencia física, verbal y constante intimidación». La decisión sitúa el inicio de la violencia casi nada más casarse. Ella le informó en septiembre de 2004, apenas dos meses después de la boda, que estaba embarazada. Quería contárselo a la familia y le pidieron que esperara hasta que se confirmara. «Se enojó y la sacudió varias veces, empujándola de la sala al dormitorio», dice la frase. Cuando dio a luz a su primer hijo, su esposo le dijo: «Te deformaste durante tu embarazo, te doy otros nueve meses para recuperarte». En el momento en que ella se negó a seguir teniendo relaciones sexuales, la frase también incluye la frase «intencionalmente le impidió dormir, sacudiendo la cama para que su esposa no descansara».

Más información

Sujeto a «un clima de dominación»

La mujer comenzó a grabar en 2015. Ha contribuido con más de 18 horas de grabaciones. “Eran imprescindibles, sin estas grabaciones no hubiera tenido ninguna posibilidad, solo con mi palabra no iba a ser válida”, dijo Delgado en conversación telefónica con este diario. “Empecé a grabar cuando me enfermé. Desde que empecé a escuchar golpes lo grabé con mi móvil oculto, la calidad era mala, pero pensé que si lo acumulaba podría mostrar la situación que teníamos en casa. La Audiencia Provincial también destacó «las contundentes declaraciones de las cuatro víctimas». Los hechos probados evidencian que Luis Antonio Irzo sometió a sus hijos «a un clima de dominación, atropellos, insultos y agresiones constantes, haciéndolos objeto de actos de violencia física y verbal y de constante intimidación. Que superan con creces el derecho a la corrección». Dictó sentencias «totalmente desproporcionadas» al anciano, según hechos probados que también demuestran que en alguna ocasión «lo agarró del cabello, lo levantó en el aire». Cuando el niño tenía siete años, lo golpeó después de cometer un error en una nota que «le hizo sangrar la nariz y el labio». El padre le dijo: “Mira lo que me obligaste a hacer, te hice esto por tu culpa. A la del medio, la arrodilló contra la pared con los brazos cruzados. La obligó a comer la comida que había «vomitado». Le pegaba a la niña en la espalda o en el trasero cuando ella no quería comer o ponía la cabeza en el plato.

Después de escuchar la última decisión del tribunal correccional, el cambio de la prisión a trabajos comunitarios, Paloma Delgado apeló. El fiscal respaldó al juez en su decisión de no ir a la cárcel, pero exigió que se mantuviera la prohibición de acercarse y comunicarse con mujeres y niños, así como el derecho a permanecer por 16 años, resultado de la suma de todas las penas accesorias. 16 años. La fiscalía agregó que se debe tener en cuenta un informe del Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA), que especifica que estas visitas -que se prolongaron hasta 2019 y que los menores estaban obligados a hacer por separado según la madre- «representaron un estado de angustia de poco beneficio «para ellos. La Audiencia Provincial rechazó la solicitud el 16 de julio con una resolución que considera que estas penas accesorias no pueden ser agregadas. Ya es una decisión firme: l El hombre ahora puede acercarse a sus hijos y será poder visitarlos a partir de diciembre del próximo año.

El exmarido, Luis Antonio Irzo, dijo a este diario, a través de su abogado, que «en su época ya no confiaba en la justicia». El hombre afirma que su ex esposa utilizó la ley integral de violencia de género «incorrectamente» y lamenta «profundamente» que no se le haya otorgado el «derecho a un juicio justo». «Admite haber cometido un error excesivamente reprobable exclusivamente con su hijo mayor al corregir comportamientos o conductas inapropiadas y lo lamenta», dijo su abogado, Gustavo Galán. «Pero no es un abusador, y mucho menos un habitual, no importa lo que digan los tribunales, porque los tribunales también están equivocados».

“¿Qué se debe hacer para superar el mínimo?

“La aplicación del Código Penal no es correcta ni admisible”, dice Francisco Javier Álvarez García, catedrático de derecho penal de la Universidad Carlos III de Madrid (UC3M). Álvarez subraya «lo insólito» que el juez impuso la mínima sentencia posible con hechos probados «tan contundentes». «Si en un caso en el que el imputado ha golpeado a la esposa y los hijos durante años y ha convertido su casa en un infierno, se impone la pena mínima, ¿qué se debe hacer para superar ese mínimo?» Pero sorprende aún más que se haya suspendido la ejecución de la pena privativa de libertad. Es cierto que, excepcionalmente, esta posibilidad es posible, pero solo de manera extraordinaria ”, añade este especialista. «Y lo que ya no entendemos es que la Fiscalía se ha sumado a la solicitud de suspensión, porque choca con los criterios que ha mantenido la Fiscalía por violencia».

La sentencia «no terminó con nada, absolutamente nada», dijo Paloma Delgado. Sin embargo, asegura que repetiría el proceso legal: “Estamos hablando de salvar la vida de los niños. Hay que conocer la situación en la que nos encontramos para entender que valió la pena a pesar de todo ”. Se sintió cuestionada durante todo el proceso: “Desde que denuncias, eres el juez y ves cómo hay un intento desesperado por averiguar dónde está el fin maquiavélico, dónde te pueden atrapar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *