Huertos urbanos: pioneros de la permacultura urbana | Alterconsumismo | Planeta futuro

Huertos urbanos: pioneros de la permacultura urbana |  Alterconsumismo |  Planeta futuro

Las grandes ciudades tienen muchos asuntos pendientes. El mayor regresa al modelo alimentario que decidió adoptar. Cuando nuestra comida viene de lejos y se elabora y procesa varias veces a lo largo del camino, podemos imaginar lo que sucederá el día en que un eslabón de esta cadena realmente falle. Y, si gran parte de la humanidad acaba viviendo en ciudades, lo que sucederá muy pronto, ¿quién cultivará la tierra y los campos? ¿Cómo lograremos devolver a la tierra la vida que le extrajimos después de tanta presión sobre ella?

Más información

Cultivar en la ciudad y hacer de un espacio un lugar fértil, tal es el objetivo de científicos, técnicos agrícolas y jardineros urbanos que consideran necesario avanzar hacia un cierto punto de autosuficiencia en tiempos de crisis real. Entre estas personas se destacan dos que se apoyan mutuamente para obtener una cosecha suficiente para recuperar la dignidad donde solo hay cemento. Y decidieron hacerlo en los techos de sus casas.

Reunimos a Joan Carulla y Robert Strauss para un diálogo que formó parte de las 48H de Agricultura Urbana celebrada por primera vez en Barcelona. Se juntaron en la azotea de Joan Carulla y los grabamos gracias al trabajo del estudio de producción La Fresca. Joan acaba de cumplir 98 años y se dedica a la agricultura desde hace casi 50 años en un quinto piso en el centro de la ciudad. Son 150m² y 40 toneladas de terreno que ha ido incorporando durante todos estos años. Por supuesto, el edificio está bien asentado, una cimentación que dobla la estructura actual, lonas asfálticas, pintura anti-poros y tejas, así como un sistema de medias tuberías interiores cortadas en forma de «U» que sirven de drenaje.

Carulla cosecha 100 kilos de uva al año en su azotea, así como numerosas cajas de nísperos, patatas, tomates …

Riega con agua de lluvia a través de una cisterna instalada en la planta baja donde vive. Un motor canaliza el agua hacia el jardín y luego la distribuye en bidones de seis litros que deja aquí y allá para facilitar el riego manual. Las plantas lo aprecian y los resultados están a la vista.

Una pieza del huerto de Robert Strauss.Pilar Sampietro

El caso de Robert Strauss es algo diferente. Llegó a Barcelona hace ocho años con la idea de buscar un pequeño lugar urbano para cultivar. Tarea difícil ya que el espacio está completamente cubierto, por lo que ha adaptado cinco esquinas exteriores de su casa con diferentes orientaciones. Instaló sistemas de riego para cada uno de ellos, a la medida de las necesidades de cada zona y de las plantas que decidió cultivar. En invierno, riega con una manguera. Sabe que el cloro no es bueno para los cultivos y sueña con instalar un sistema similar al de Carulla para recoger el agua de lluvia. Estos dos permaculturalistas urbanos experimentaron paso a paso en sus vidas cómo hacer más fértil el pequeño pedazo de tierra cultivable.

Carulla ha logrado dar vida a las 40 toneladas de tierra, vertidas desde un lugar cercano a la ciudad, gracias a la incorporación de materia orgánica de todo tipo: papeles y facturas, el contenido de las latas del supermercado que allí manejaba. incluso conglomerado de madera, que parece ser muy apreciado por las raíces de árboles y plantas.

Le debemos nuestra vida al reino vegetal. ¿Qué mejor práctica de permacultura que esta puede existir?

Joan Carulla, permaculturista

Strauss tiene sus cosechas en cajas de plástico para alimentos tempranos, esparcidas por todo el lugar a una profundidad de 40 centímetros y trae el compost que genera con los desechos orgánicos de su familia, pero también con las sobras de frutas y verduras de las tiendas vecinas. Cada tarde, Robert comienza un viaje de recolección orgánica por el vecindario.

Carulla ha observado durante mucho tiempo el comportamiento de las raíces de los árboles en su jardín comestible. Asegura que se mueven en busca de alimento dentro de los pasillos que reparte entre zona y zona de cultivo. Es así como la higuera o el níspero acceden a la comida que tienen al otro lado de la terraza, por sus raíces en el sótano. El resto lo hace la empatía que Joan y Robert tienen con el mundo vegetal. “Las plantas, como los humanos, emiten vibraciones”, dijo el primero, “los humanos a menudo emiten vibraciones negativas, pero las plantas son tan nobles que solo dan positivas. Los amo, como un sentimiento profundo, de ustedes a ustedes, y ellos me dan lo mejor de sus frutos. Le debemos nuestra vida al reino vegetal. ¿Qué mejor práctica de permacultura que esta puede existir? «

Y aquí está el resultado: Carulla cosecha 100 kilos de uva al año de su azotea, así como muchas cajas de nísperos, patatas, tomates … El camino hacia la autosuficiencia de la ciudad ya está trazado. Por eso el diálogo y las enseñanzas que nos dan los dos en este video son tan importantes.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro ‘boletín’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *