Ignacio Peyró: Lo nuestro | Ideas

Ignacio Peyró: Lo nuestro |  Ideas
La portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio, y la presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, el 18 de junio.Juan Carlos Hidalgo / EFE

Leo con gusto te vas a asentarde Ignacio Peyró. Meses antes de haber probado otra de sus obras, Comimos y bebimos, y ahí comencé a descubrir extrañas afinidades con alguien cuyas ideas están bastante lejos de las mías. No conozco nada a Peyró, aunque sí conozco, aprecio y respeto a Valentí Puig, a quien más o menos se refiere como mentor.

Ignacio Peyró trabajó durante años en los medios de comunicación de derecha más feroces y en te vas a asentar Los retrata con ironía y un toque de ternura. Escribe sobre algunos tipos en su mayoría fascistas, deshonestos e imprudentes (he tratado con algunos de ellos y son verdaderos criminales) sin ocultar su afecto por ellos. En estos pasajes, me divertí con el ejercicio mental de la antítesis: tengo un aprecio incómodo por ciertos tipos estalinistas, deshonestos, imprudentes y criminales.

Supongo que podría pasar un buen rato y aprender más de una cosa tomando una copa o veinte con Peyró. También supongo que si ambos íbamos a la cita con algunos amigos, la velada terminaría con una pelea. Así es como es. Incluso aquellos que se esfuerzan por deshacerse de la intolerancia saben quiénes son y en quién están derrochando su tolerancia. Todo se reduce a esta pregunta sobre la que Margaret Thatcher ha construido su carrera política: «¿Es uno de los nuestros?»

No nos alineamos con «lo nuestro» por razones intelectuales. Ni siquiera ideológico. La afinidad a menudo florece en los pantanos más oscuros de nuestro pasado y nuestro carácter. “La nuestra” es a menudo nuestra caricatura más desfavorable. Los separatistas razonables (hay muchos de ellos) simpatizan inevitablemente con los fascistas de su lado; la derecha liberal e inteligente (donde coloco a Peyró) todavía carece de una especie de mímica hacia la extrema derecha más apestosa y cerrada; la izquierda, que intenta aferrarse a la razón y escapar del kitsch, sabe que el bueno era Kerensky, pero babea frente a cualquier Lenin que pasa.

Si quieres apoyar el desarrollo de noticias como esta, suscríbete a EL PAÍS

Suscribir

Más información

El problema es que «lo nuestro» nos empeora. Porque no nos gustan sus formas, pero sentimos una conexión emocional con su fondo. Que es estupido. En general, y muy precisamente en política, lo más importante son las formas. Los resultados son deprimentes: la derecha quiere preservar una oligarquía y ciertos privilegios, y la izquierda lucha por crear otra oligarquía y otros privilegios igualmente determinados. Son las formas (respeto, juego limpio, igualdad ante la ley, libertad de expresión, esas cosas) las que hacen que una sociedad sea habitable.

Creo que me quedo prácticamente donde siempre he estado, a la izquierda un poco pasada de moda, y odio lo que siempre he odiado. Vox, por ejemplo. Uno puede imaginarse que, según la ley de las probabilidades, hay personas honestas en este juego, estas personas sabrán hasta dónde están dispuestas a tragarse sus propias mentiras, acusaciones y amenazas. Por mi parte, admito que estoy un poco harta de la mía.

El mecanismo de «nuestros» y «otros» puede ser política y socialmente útil. Pero cada día los colectivos me convencen menos, tan inclinados a transformarme en manadas o grupos unidos por la estupidez y la fe ciega. Lo que más me gustó de Peyró es que parece pensar por sí mismo. De lo contrario, escóndete muy bien.

Suscríbete aquí al boletín semanal de Ideas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *