Interior alquila una vez más transbordadores de «emergencia» para deportar a los argelinos ilegales | España

Interior alquila una vez más transbordadores de "emergencia" para deportar a los argelinos ilegales |  España
Llegada al puerto de Motril (Granada), de 65 inmigrantes de origen argelino rescatados por Salvamento Marítimo el pasado mes de mayo.
Llegada al puerto de Motril (Granada), de 65 inmigrantes de origen argelino rescatados por Salvamento Marítimo el pasado mes de mayo.ALBA FEIXAS (EFE)

El pasado mes de agosto, el Ministerio del Interior adjudicó urgentemente un contrato de fletamento de al menos cuatro transbordadores con el fin de expulsar, durante este mes, a decenas de argelinos en situación irregular que llegaban en barco a la costa. eso.

Los barcos partieron del puerto de Almería hacia la ciudad argelina de Ghazaouet. La subcontratación de cada buque a Transmediterránea, que según el contrato era la empresa que tenía «la disponibilidad y la capacidad logística necesaria para cumplir» el pedido, costó 75.000 euros, IVA incluido. En total, 300.000 euros, que incluyen la manutención de los repatriados y los agentes que les acompañan, así como su viaje de regreso, tal y como se detalla en la documentación de la beca a la que tuvo acceso EL PAÍS.

Esto refleja que todo el proceso de alquiler de embarcaciones se completó en tan solo cuatro días, entre el 6 y el 9 de agosto, por lo que se pudo realizar de inmediato. Para ello, se trató el llamado a licitación según el procedimiento de «emergencia», reservado para los casos en los que «la Administración debe actuar de manera inmediata por hechos catastróficos, situaciones que presenten un grave peligro o necesidades que afecten a la defensa nacional», de acuerdo con la ley de 2017 que los regula. La norma también permite que se tramiten sin la obligación de abrir un expediente de contratación y, por tanto, sin necesidad de publicar previamente el llamado a licitación u otros requisitos a los que estén sujetos los contratos ordinarios. En este caso, la adjudicación y formalización del contrato se hizo pública en la Plataforma Contractual el pasado martes, casi dos meses después de la ejecución del contrato.

El interior se negó a explicar por qué volvió a utilizar este excepcional procedimiento de contratación: «No damos detalles sobre las devoluciones». Sin embargo, fuentes cercanas al proceso señalan que el tratamiento de emergencia “está condicionado por la naturaleza de este tipo de retorno. Dependen de contactos diplomáticos que son complejos y que obligan a desencadenar la operación de repatriación de la fuerza policial en muy poco tiempo tras el desbloqueo de la situación y, como en este caso, Argelia acepta recibir a sus nacionales. situación irregular ”. Fuentes diplomáticas argelinas agregan que en la actualidad, el tránsito marítimo de pasajeros entre la península y el país norteafricano sigue suspendido debido a la pandemia, por lo que admiten que el flete de transbordadores es la única fórmula para realizar estos retornos.

Interior ya completó un contrato similar en diciembre pasado. Luego se alquilaron tres embarcaciones para trasladar a 120 argelinos en situación irregular desde Alicante a Orán y los 240 policías que los custodiaban. Al contratar este último, Interior justificó el recurso al procedimiento de contratación de urgencia por «el cierre de fronteras y la ausencia de transporte regular», aunque ya ha dejado la puerta abierta a futuros alquileres de embarcaciones «para persistir en el tiempo» desde Llegadas de argelinos a la costa española. Sin embargo, se comprometió luego en este caso a utilizar «los procedimientos ordinarios de contratación previstos en la Ley de Contratos del Sector Público». Finalmente, no lo hizo, como se indica en el pliego de condiciones.

El procedimiento de contratación de “emergencia” utilizado refleja las dificultades encontradas por Interior en la ejecución de los retornos de africanos que llegaron de forma irregular a España. El equipo estaba más o menos engrasado con Marruecos y Argelia antes de la pandemia y ambos países acordaron cuotas semanales de sus nacionales, pero el covid-19 y las rígidas restricciones de movilidad que todos los países adoptaron bloquearon estos idas y venidas. El pasado mes de diciembre Interior consiguió reactivar las repatriaciones con Marruecos, pero solo desde Gran Canaria, y el trato con Royal Air Maroc, opaco en su logística y en su coste, no duró mucho. En marzo, Marruecos cerró su espacio aéreo con España y aunque lo reabrió, fuentes policiales aseguran que no se han reanudado los vuelos de deportación. En el caso de Argelia, que tradicionalmente colabora más que su vecino en la repatriación, solo hay constancia de que se fletaron los tres barcos de diciembre y, ahora, los cuatro de agosto.

Aumento de barcos procedentes de Argelia

Argelia es actualmente la principal fuente de inmigración irregular por vía marítima a la península. Esta no es una situación sin precedentes, pero no es habitual: los marroquíes son generalmente los primeros clasificación y la llegada de los argelinos no fue tan relevante en cuanto a porcentaje. Sin embargo, desde principios de año y hasta el 19 de septiembre, según datos de la agencia europea de control de fronteras (Frontex) a la que tuvo acceso EL PAÍS, habían llegado a la Península 6.464 argelinos, es decir, el 64% del total de los la ruta hacia el Mediterráneo Occidental. Actualmente, superan los cerca de 5.000 marroquíes que han llegado a la península y a las islas de Tenerife y Gran Canaria, donde opera Frontex.

El aumento del número de barcos que salen de Argelia hacia las costas españolas preocupa a las autoridades europeas desde 2019. «Dada la estacionalidad de esta nacionalidad en particular, el aumento debe continuar y se deben tomar medidas», podemos decir. un informe interno de la Comisión Europea elaborado ya en octubre del mismo año. En diciembre, cuando se fletaron los tres transbordadores para este fin, Interior ya había subrayado en un documento interno que, «por su ubicación geográfica, Argelia es un país clave para las rutas que toman las redes delictivas» organizadas dedicadas al tráfico de inmigrantes que llegan. a España, lo que hace de este país no solo un país de origen de inmigrantes, sino también un país de tránsito ”. El principal destino de la emigración del país magrebí son las costas de Almería, Murcia, Baleares y Alicante.

La delegación gubernamental de Baleares, uno de los destinos de los barcos que parten de Argelia, argumentó que la dificultad de repatriación fue la principal causa del aumento de llegadas de argelinos. El análisis, sin embargo, no tiene en cuenta otros factores como la situación socioeconómica del país, la represión denunciada por los detractores del régimen argelino o que la carretera que une a los dos países comenzara a desarrollarse de manera inédita como de 2019, cuando las repatriaciones funcionaban con normalidad, pero se estaba gestando una crisis social, económica y política en Argelia.

En uno de los barcos fletados en agosto, Mohamed Abdellah, un ex general argelino que había expuesto un presunto complot de corrupción en su país, fue expulsado, dijo. La voz de Almería. Abdellah llegó a España en 2018 y solicitó asilo, pero Interior le denegó la protección internacional por considerar que no cumplía las condiciones exigidas. Se encontraba viviendo en Logroño con su familia cuando, a mediados de agosto, fue detenido e ingresó en un Centro de Detención de Extranjeros (CIE), de donde fue expulsado para su deportación. El gobierno de Argel, dicen fuentes argelinas, considera que este ex policía ha desertado, lo que se considera un delito en el país. Según la red de apoyo de Abdallah, que ha denunciado desde su expulsión, Argel habría pedido a España su arresto y expulsión en represalia por su activismo contra el régimen. Según miembros de la misma red, el exgendario fue encarcelado sin garantía legal nada más pisar suelo argelino.