Iratxe García: «La pandemia ha puesto de manifiesto las deficiencias de la UE y los retos que nos esperan»

Iratxe García: "La pandemia ha puesto de manifiesto las deficiencias de la UE y los retos que nos esperan"

Iratxe García es la presidenta del Grupo de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo y asiste 20 minutos para debatir qué esperar de la conferencia El futuro de Europa y los desafíos más importantes para la UE una vez que supere la pandemia del coronavirus. Insistió en la necesidad de fortalecer el componente social de la Unión y consideró que este era el momento ideal para acercar a los ciudadanos a las instituciones.

¿Qué está en juego para la UE en la conferencia sobre el futuro de Europa?

Acercarnos al futuro de Europa con los ciudadanos y responder a las expectativas de los ciudadanos sobre los retos y cambios que queremos provocar como proyecto político. Estamos en un momento fundamental. Ya habíamos mencionado la necesidad de esta conferencia y la pandemia marcó el calendario en todos los sentidos. Hemos visto más que nunca que debemos acercarnos a la realidad en una dimensión global.

Con la pandemia, ¿esta conferencia se ha vuelto aún más relevante?

Obviamente. Hay quienes piensan que la pandemia ha provocado que se quede en un segundo plano, pero yo creo que está pasando lo contrario. Somos conscientes de que la pandemia ha puesto de manifiesto las deficiencias del proyecto político europeo y también todos los ámbitos en los que tenemos que trabajar y podemos mejorar. De la unión de la salud al avance de una Europa social, con el debate sobre las reglas sociales o el pilar social.

«Debemos encontrar un espacio común y la ciudadanía debe ser la protagonista, sin tópicos»

¿Existe riesgo de decepción si las expectativas no se gestionan bien?

Es cierto que tenemos que gestionar las expectativas, pero no podemos empezar la conferencia sin el objetivo claro de que servirá para mejorar el proyecto europeo. Es importante que veamos cómo podemos abordar este debate. El éxito dependerá de nuestra capacidad para iniciar un debate entre instituciones y ciudadanos. Debemos encontrar un espacio común y los ciudadanos deben ser los verdaderos protagonistas, sin clichés y de una manera muy abierta.

¿Ha mejorado la pandemia este déficit de comunicación del que siempre se ha acusado a la Unión Europea?

Creo que el inicio de la crisis fue duro desde todos los puntos de vista, se cometieron errores de descoordinación y tal vez Europa no actuó tan rápido como debería, especialmente en términos de comunicación. Ahora tenemos un gran plan de recuperación del que se está hablando en toda Europa, tenemos el plan de vacunación que está funcionando muy positivamente y hay muchos aspectos positivos. Tenemos el desafío de comunicarnos mejor, de hacer que el público conozca mejor la UE.

¿Lo que se extraiga de la conferencia debe conducir a la reforma del tratado?

Creo que al inicio de la Conferencia no podemos descartar nada, pero tampoco podemos liderar. Veremos cómo se desarrollan los debates, pero la atención no debe estar en los tratados, sino en lo que piensa el público. También creo que con el tratado actual [de Lisboa] todavía tenemos un margen de movimiento muy grande. Hay muchas políticas que podemos promover. No descarto, como hacen algunos, cambiar los tratados, pero primero tenemos que ver las prioridades.

Tras las crisis de 2008, la UE perdió algo de credibilidad, ¿se recuperó con la gestión de la pandemia?

Está muy claro que la respuesta a esta crisis fue muy diferente a la de 2008, y tuvo mucho más éxito porque se basó en el principio de solidaridad. Creo que hemos ganado credibilidad, pero tenemos que seguir avanzando. Veremos cómo se implementa el plan de recuperación, por ejemplo, pero creo que hemos logrado poner en el centro las principales prioridades europeas y nacionales.

«Frente a la retórica populista y de extrema derecha, la respuesta debe ser una Europa mejor y más grande»

Muchos frentes de la UE siguen abiertos, y uno de ellos es la integración política. ¿Debemos avanzar para enfrentar, por ejemplo, la retórica radical?

Frente a los discursos populistas y de extrema derecha que se están desarrollando en algunos lugares, la respuesta debe ser una Europa mejor y más grande. Dejemos que los ciudadanos sientan que Europa se está convirtiendo en la solución a sus problemas. Y para eso hay que potenciar el proyecto europeo: sanitario, económico, fiscal, política social… La cumbre de Oporto fue un claro ejemplo. Tenemos que empezar a incorporar criterios distintos al económico. Estamos dando pasos en la dirección correcta, pero debemos consolidarlo y aislar los discursos antieuropeos que buscan esclarecer el proyecto europeo.

¿Podría una política de inmigración común más unida frenar estos enfoques?

En primer lugar, necesitamos una verdadera política de inmigración común y no 27 políticas diferentes. Primero, y que se base en el principio de solidaridad: entre Estados y con las personas que llegan a nuestro territorio. Debemos gestionarlo con respeto a los valores fundamentales. No puede ser que la frontera geográfica determine tal o cual política migratoria. Debe haber solidaridad con los países que están bajo mayor presión migratoria, pero también solidaridad con las personas que llegan.

Con el tema de la liberalización de patentes, hemos visto que Estados Unidos ha hecho avanzar a la UE en términos estratégicos. ¿Sigue siendo la UE un actor geopolítico demasiado difuso?

Necesitamos fortalecer la dimensión exterior de la UE. Creo que las patentes son un claro ejemplo, pero hay otros. La UE participa en Covax para enviar vacunas a países con menor capacidad económica y otros utilizan sus vacunas para sus propios intereses. La UE ha decidido conjuntamente participar en Covax y debe mantenerse un equilibrio. El de las patentes es un debate que hemos abierto en la UE: estamos de acuerdo, dentro del Grupo Socialista, con la suspensión temporal, pero también debemos lanzar más exportaciones de vacunas y sus componentes.

«Ahora es el momento adecuado para reformar las reglas fiscales»

Otro debate es sobre las reglas fiscales, ¿qué crees que debería pasar en este expediente?

Ha llegado el momento de reformar las reglas fiscales. Estas reglas fiscales puestas en marcha durante la última crisis no funcionaron y por eso fueron suspendidas. Esto ya es una señal clara. Debemos abrir el debate, por ejemplo, para excluir las reformas sociales del cálculo del déficit.

¿Cómo le gustaría que fuera la UE del futuro?

Me gustaría que fuera una Europa verde, feminista y social.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *