Israel Elejalde: «Ahora parece que todos tenemos que defender una causa duradera» | Cultura

Israel Elejalde: "Ahora parece que todos tenemos que defender una causa duradera" |  Cultura

Israel Elejalde (Madrid, 47 años) es un actor comprometido, con su profesión, con las ideas que defiende, con su historia, con la vida. Ahora, sin embargo, observa que «todos parecemos estar haciendo una causa firme» y sostiene que la autocrítica es la salida del ambiente de confrontación tan similar a otras épocas de la historia. Como actor (recién interpretado en Venecia) Madres paralelas, de Pedro Almodóvar, de quien es uno de los principales intérpretes) realizó una de sus máximas: “Toda obra escénica es un acto político”, y con ese espíritu, actuó, especialmente en el teatro, en los clásicos y modernos. , más recientemente con Miguel del Arco en la extinta experiencia del Teatro Kamikaze. Esta entrevista se realizó por teléfono en agosto.

De izquierda a derecha, Israel Elejalde, Penélope Cruz, Pedro Almódovar, Milena Smit y Aitana Sanchez Gijón el 1 de septiembre en el Festival de Cine de Venecia. En vídeo, el tráiler de ‘Parallel Mothers’.ETTORE FERRARI / EFE

Pregunta. ¿No puedes ser simplemente un espectador? En las producciones teatrales en las que ha participado, parece que busca conmover al público.

Respuesta. El teatro no es solo entretenimiento. Es un lugar donde puede sentirse considerado, involucrado, desafiado. Como dice Juan Mayorga, de ahí siempre conviene salir con más dudas que antes de entrar. Esto lo he probado en producciones con Miguel del Arco y en las que he dirigido. No me gusta hacer teatro para que la gente confirme sus ideas, esas con las que entraron a la sala. Me gusta que sea incómodo, que te obligue a pensar, a volver a mirar el mundo.

No me gusta hacer teatro para que la gente confirme sus ideas. Me gusta que sea incómodo, que te haga pensar

pag. ¿Lo que escuchaste o leíste cambió tus creencias?

R. No siempre, pero me pasó a mí. Hoy parece que todos tenemos que hacer una causa duradera y esto es algo que indica una falta de autocrítica, y conduce a enfrentamientos brutales que no solo ocurren en la política. Pero es cierto que en la política, como en el fútbol, ​​al enemigo se le niega todo. Una sociedad sana no debería funcionar de esa manera. Hay problemas con los que tenemos que lidiar, pero debe haber una conciencia crítica de las personas que deben estar más cerca de usted o de sus opciones políticas. Ahora, cualquier disenso entre aquellos que consideramos nuestros es brutalmente castigado. Esto hace una sociedad con una conciencia crítica muy baja, donde el nivel de violencia aumentará, si no podemos detenerlo. El teatro y las artes en todas sus formas son un buen mecanismo para intentar demostrar que esto no es así. Por tanto, hay que desarrollar manifestaciones artísticas que no sean dogmáticas, sino consideradas, que provoquen dudas, que no acepten esta dicotomía del bien y del mal.

Israel Elejalde.
Israel Elejalde.INMA FLORES / EL PAIS

pag. El ultra contagio es universal, al parecer.

R. Cuando las cúpulas comienzan a utilizar estos mecanismos, el enfrentamiento se apaga. El fenómeno Trump y el asalto al Capitolio son el resultado de un proceso de degradación constante, de una erosión brutal de la democracia. Cuando comienzas a usar el lenguaje ultra, las masas aceptan que esto es lo que debes hacer. De ahí provienen las proclamas racistas o el desprecio por cualquier decisión democrática. Ocurrió en los bares, pero lo que era bravuconería se ha convertido en radicalismo que contagia a la sociedad. No importa ahora que algo sea una mentira si incluso los gobernantes le dan una carta de la naturaleza como la verdad.

pag. Un factor que fue poderoso en la Transición, el comunismo, tomó otro aspecto, casi un insulto.

R. Mi padre pertenecía al Partido Comunista y yo crecí en las oficinas del Comité Central. Conocí a La Pasionaria, Carrillo, y mi padre era sindicalista en Barreiro. La palabra comunista para mí se relaciona con la defensa de la democracia y la defensa de los derechos ciudadanos y no con esta visión fascista que tiene más que ver con otros lugares donde ha estado el comunismo. No defenderé lo que hizo Stalin o lo que hizo Lenin, ni defenderé a la URSS o al régimen de Pol Pot …

pag. ¿Cómo afrontas este fenómeno?

R. Esta descalificación me entristece porque no apela a la verdad. Una de las razones por las que la palabra «comunista» se usa de esta manera es que nosotros, las personas que nos movemos con ideas progresistas, también hemos usado demasiado la palabra «fascista». Lo publicamos por primera vez y todo el mundo lo está usando, así que ha llegado un momento en que un fascista es alguien que no piensa como tú. Y ahora hay realmente fascistas en las instituciones, donde no los había. Gente que empieza a reconocerse a sí misma como fascista y te ataca como comunista. El fascismo nunca ha luchado por la democracia. Entonces llega un momento en que esta palabra «fascista» deja de tener valor y es el movimiento inverso de las personas que se jactan de ello. Es triste.

pag. ¿Cómo te sentiste como actor de teatro?

R. El teatro es contemporáneo, está pegado al momento que vives. Cualquiera puede hacer películas para el espectador del futuro, pero una función solo está presente y permanece en la memoria, con la que necesitamos hablar de lo que está sucediendo. A veces no sabes si eres tú quien elige las obras o ellos son quienes te eligen a ti. Por ejemplo, El misántropo Aparece poco después del 15-M y la obra trata de la necesidad de ser honestos, de luchar contra la hipocresía. Entonces lo hicimos Aldea, cuando empieza a haber instituciones desacreditadas y el país se pierde, y finalmente lo hacemos Ricardo III, en lo que probablemente fue el peor momento de nuestra política. No es el peor momento de nuestro país, pero sí de nuestra política. Esta obra es una reflexión sobre la capacidad seductora de estos seres cuya fuerza, incluido el carisma, reside en un poder fuertemente deseante. Y en lugar de provocarnos rechazo, este tipo de personas nos seduce.

pag. ¿Qué significó para ti la película que estás haciendo ahora con Almodóvar?

R. Creamos en Venecia [en el festival de cine]. Ha sido muy emocionante. La película fue recibida de una manera magnífica y estoy muy orgulloso de estar involucrado en un proyecto como este. Cuando leí el guión por primera vez, me vinieron a la mente las palabras de Azaña en uno de sus últimos discursos, cuando dijo que España necesita paz, misericordia y perdón. Y creo que la película habla de una palabra que refleja o contiene eso: una película de armonía, de afrontar nuestro pasado para afrontar el futuro. Creo que es una película llena de amor y para mí fue muy emocionante encontrarme en fotos con ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *