Jorge Olavarria: Picozapato | Opinión

Jorge Olavarria: Picozapato |  Opinión
Jorge Olavarría, en el Parlamento venezolano, en 1999.ANDRES LEIGHTON / AP

Hoy en día, tres variedades del ave con pico de pezuña, llamadas pezuñas por naturalistas confiados, se enumeran en la Guía moderna de aves políticas en América Latina.

Son, a saber, el portavoz de la agencia demográfica, el asesor electoral y el comentarista político informado, a menudo presentador de programas de entrevistas en televisión, que propone, sin falta y como solución a todos los problemas del país, la convocatoria urgente de una asamblea constituyente.

Estas variedades no siempre comparten el mismo hábitat o el mismo tiempo. Hubo momentos en que uno o dos de ellos se fusionaron en la misma cruz.

Por razones que ni me atrevo a sospechar, la prensa nacional de cada país les confiere ante el público interesado la condición de observadores no beligerantes que promueven con serenidad la circulación de ideas benéficas en tiempos de crisis.

Uno pensaría que esto último solo ocurre en países donde los políticos, periodistas y académicos todavía pueden escribir, hablar y gesticular libremente.

Más información

Sin embargo, incluso en condiciones tan desfavorables para la vida política en libertad como las que prevalecen, por ejemplo, en la sufrida Venezuela, los picos de los zapatos ofrecen una obstinada resistencia a la extinción.

Shoebill, como ratonero, gallinazo, zamuro, chulo, jote y todos los demás nombres que recibe el género Coragyps en nuestra América está firmemente asentada en la región desde finales de los años ochenta del siglo pasado.

La comparación ornitológica, sobreutilizada y bastante fácil, se justifica en mi opinión por la afinidad mimética que muestra el andar del shoebill (Balaeniceps rex) y la forma en que estos actores políticos periféricos se mueven en un barrio en perpetua incertidumbre. Hablo, por supuesto, también de su discurso y de sus gestos en público.

Moviéndose a través de las turberas y remansos de África tropical, donde el papiro crece y las ranas verrugosas abundan en su dieta, el andar del pico de un casco parece extremadamente cauteloso. Sin embargo, su sigilo al caminar contrasta con el grito atronador y satisfecho que emite después de tragar presas. A veces recuerda un tiroteo. Verlo es abrumador, incluso si está en YouTube.

Extrema precaución al dar un pronóstico – la reputación de la agencia electoral, no lo olvidemos, está en juego – y suena muy fuerte cuando se ríe de lo que la oposición y el gobierno deberían hacer – el politólogo, después de todo, anhela irse algún día para ser entrenador entrevistable y conviértase en ministro consejero. Ahí está todo su trabajo, o casi.

Una frase que se puede esperar de todos los encuestadores en vísperas de una elección cerrada suena algo así como «Estos números son solo una instantánea». Quince días es mucho tiempo en política; El día D está lejos y todavía pueden cambiar: lo que importa es la tendencia, su proyección en el tiempo ”.

Las voces «narrativa», «empoderar», «articular», «conectar» y «empatía» son la tónica, la dominante, la subdominante y la octava disminuida en la partitura del politólogo solista del panel de expertos.

Sin embargo, no se cree que interpretar las mediciones sin asustar al cliente y asumir la responsabilidad de enmarcado Candidato sin necesariamente arriesgarse, es como vender cerveza en el parque de béisbol un domingo de agosto. El trabajo de esta gente es muy difícil; mucho más, me parece, que el de los propios candidatos.

La observación más difícil de registrar es la del pico de zapato constitucionalista. Suele ser un político sin partido, muy culto y conversador que, para destacarse en el pelotón, adopta un discurso que no es ni neoliberal ni estatista. Su pico busca hueso y médula, dice: lo suyo es cambiar radicalmente las reglas.

Puedes pasar tu vida allí sin persuadir a nadie hasta que te encuentres con un populista encantador que necesita consignas.

En Venezuela, teníamos a Jorge Olavarría, un insumergible de la aristocracia criolla que lo había sido todo en cuarenta años de vida pública: diplomático, autor de superventas, columnista imprescindible, redactor jefe, productor de televisión y candidato presidencial.

Era difícil no simpatizar con la ironía que mostraba el verbo antipolítico de su bolivarianismo conservador y con su erudita blasfemia de francotirador como experto en derecho comparado.

Chávez, una atractiva urraca ladrona, lo reclutó para su comando de campaña y le arrebató el tema de convocar una asamblea constituyente. Durante unos meses se sintió un gran consejero en la corte de la Quinta República Bolivariana.

Su memoria honra haber ingresado en el banquillo de la oposición desde el primer día. No fueron más de cinco de un mar de 131 asambleístas que nos entregaron la constitución más importante que el chavismo no ha dejado de violar desde hace 22 años.

Olavarría murió en 2005, oponiéndose pero nunca arrepentido.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *