Josep Dencàs, huyó a París

Josep Dencàs, huyó a París

«Josep Dencàs es alfarero menys más violento que Miquel Badia, pero es más inteligente, mue tenaç, es la personalidad de la Generalitat que más respeto inspira a los catalanes, respeto barrejat amb por, cal dir-ho». Ho diu el comissari de Cervera de la Marenda al Prefecto de los Pirineos Orientales el 26 de octubre de 1934, en un dels prop de trescientos documentos, la mayoría inéditos, que Quadern Localizó al fitxer de la Sûreté Nationale dels arxius nacionals français de Pierrefitte-sur-Seine. Esta información permite vincular los movimientos separatistas en los meses inmediatamente posteriores a la huida del seva en Francia tras las Fets d’Octubre. Un período cuyas aletas eran poco conocidas.

Sigue leyendo

El ‘feixista’, de nou, a Francia

Al inicio de la guerra civil, elementos anarcosindicalistas separarán Raimonda Cararach y los dos empastes de Dencàs y él amenazará. A principios de agosto de 1936, la Generalitat iba a liberar y facilitar la clasificación del gorro separatista en Génova. El 14 de agosto será detingut y el otro policía Henri Torres avisará que las autoridades de Mussolini serán expulsadas a Francia.
Según un informe del 9 de marzo de 1939 entre los que ubicaron Quadern, Dencàs entrará en-hi el 20 de octubre de 1936 en la frontera de Ventimiglia, apoyo de Niça. El gobierno francés confirmó que tras su última estancia en París en 1935, regresó a Barcelona para fundar «un nuevo grupo representativo del feixismo italiano que celebrará el Partido Nacionalsocialista Catalán». De fet, havia returnat Status Català. Aleshores, però, fail nou, pasaba dos copas a la semana en el pobre hospital Hôtel-Dieu, colaborando en estudios sobre el cáncer. Como todo aban, volvería a pasar desapercibido.