Jovenel Moïse: La investigación del asesinato de Moïse, una novela llena de incógnitas y conexiones latinoamericanas | Internacional

Jovenel Moïse: La investigación del asesinato de Moïse, una novela llena de incógnitas y conexiones latinoamericanas |  Internacional
La viuda de Jovenel Moïse, Martine, se despide de su marido durante el funeral celebrado este viernes en Cap-Haitien, en el norte de Haití.
La viuda de Jovenel Moïse, Martine, se despide de su marido durante el funeral celebrado este viernes en Cap-Haitien, en el norte de Haití.Matías Delacroix / AP

Haití se despidió de su presidente, Jovenel Moïse, este viernes durante una ceremonia en Cap-Haitien, en el norte del país, 15 días después de ser torturado y asesinado en su casa de Puerto Príncipe. La investigación de su muerte, por la que hay al menos 26 detenidos -entre ellos 18 colombianos, ex soldados que se dice fueron contratados para el asesinato-, al menos diez prófugos y sospechosos de varios países, parece una novela intrigante y es lleno de incógnitas y conexiones con diferentes países de América Latina.

Asesinato en Haití

Moïse fue asesinado a tiros el 7 de julio en su residencia de Calle Pelerin, Puerto Príncipe, donde pasaba la noche con su esposa, que resultó herida, y sus dos hijos. Según la investigación, el operativo fue realizado por un comando de 24 mercenarios colombianos que no encontraron resistencia por parte del equipo de seguridad del presidente. Además de los 18 detenidos, otros tres hombres de esta nacionalidad murieron en enfrentamientos con la policía tras el crimen y se dice que al menos otros tres escaparon. Entre los detenidos, también hay al menos tres policías haitianos, que se cree que están involucrados en el asesinato, mientras que otros agentes y guardias de seguridad del presidente se encuentran aislados pero sin cargos formales en su contra y deben dar explicaciones sobre el asesinato. los asesinos a sueldo aparentemente lograron llevar a cabo el ataque. planifica a gusto.

También hay seis civiles haitianos bajo custodia, incluidos tres residentes del sur de Florida, uno de los principales lugares de la diáspora haitiana en Estados Unidos. A uno de ellos, Emmanuel Sanon, médico y pastor evangélico que aspiraba a reemplazar a Moisés en el poder, las autoridades lo acusaron de ser el autor intelectual en la misma semana del crimen. Pero en Haití cuesta creer que este hombre de 63 años que llevaba 20 años viviendo en el sur de Florida y sin conexión en los círculos más altos del país estuviera en el origen de un plan de esta envergadura. Posteriormente, las autoridades colombianas -que están colaborando con el FBI en la investigación- identificaron a uno de los diez prófugos, Joseph Felix Badio, exjefe de una agencia anticorrupción del Ministerio de Justicia de Haití, como la persona que ordenó a los mercenarios asesinar a Moisés.

Pero la investigación aún está llena de inconsistencias y no sabemos quién es el verdadero cerebro o quién pudo financiar una operación tan costosa: solo la contratación y traslado de sicarios colombianos de su país a Haití, con una parada previa en turismo. lugares de la República Dominicana, se estima en cientos de miles de dólares. Siguiendo la pista del dinero y la logística para hacer realidad la trama, también surgieron dos nombres de latinoamericanos residentes en el área metropolitana de Miami: Antonio Intriago, un venezolano que dirige la firma de seguridad CTU Security, que habría contratado a los mercenarios colombianos. y Walter Veintemilla, el ecuatoriano que dirige Worldwide Capital Lending Group, una compañía de préstamos a la que los funcionarios dicen que Intriago y Sanon han recurrido para financiar el acuerdo.

Aunque las autoridades haitianas han mencionado sus nombres, no se ha emitido una orden de arresto contra ninguno de ellos. Y si bien el venezolano no ha sido visto en público desde principios de julio, dijo al diario el abogado del ecuatoriano Robert Nicholson. Miami Herald que su cliente hizo dos préstamos a Intriago y Sanon para llevar a cabo un plan para reemplazar al presidente Moïse en una transición pacífica al poder. «Nunca se ha discutido o sugerido ningún plan que contemple un derrocamiento violento del gobierno haitiano o el asesinato del presidente», dijo.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

«Mi vida está en peligro. Ven y sálvame»

Los vínculos de la trama con América Latina no terminan ahí. Dimitri Hérard, el jefe de seguridad del Palacio Nacional, está en la mira de las autoridades colombianas, ya que el año pasado realizó varias escalas en este país como parte de sus viajes a Ecuador, Panamá y República Dominicana. Entre las sospechas que pesan sobre él y el jefe de seguridad del presidente Moïse, Jean Laguel Civil, es posible que ningún miembro de su equipo haya resultado herido frente a un grupo fuertemente armado y por qué, si el exterior de la casa estaba lleno de casquillos, el interior había no había señales de disparos.

El periódico Miami Herald Reveló que la noche de su muerte Moisés realizó varias llamadas pasadas la 1:30 a.m.en diez minutos a la Policía Nacional en las que advirtió que estaban disparando a su casa y pidió ayuda. «Mi vida está en peligro. Ven rápido y sálvame», dijo en una de esas llamadas a un agente antes de que se escuchara el sonido de un rifle de asalto. Unas horas más tarde. El juez de instrucción, Carl Henry Destin, encontró más tarde El cuerpo del presidente se disparó en la frente, pecho, cadera y estómago. Además, los sicarios le habían sacado un ojo y estaba herido. Tenía huesos rotos. El presidente murió luego de diez minutos de tortura y pidiendo ayuda que nunca llegó.

Su esposa, Martine Moïse, quien resultó herida, fue trasladada a Miami para recibir tratamiento médico y regresó al país para un funeral, donde se presentó con un brazo en cabestrillo y un chaleco antibalas durante actos en honor a su esposo. En un comunicado público, la mujer agradeció a los haitianos su apoyo y dijo que rechaza el uso de dinero público para el funeral, al que asistió el nuevo primer ministro, Ariel Henry. En los días previos al velorio, los seguidores de Moisés salieron a las calles para exigir justicia. Con su cuerpo ya enterrado, Henry tiene el desafío inminente de estabilizar un país asolado por el caos político y social y con una grave crisis de inseguridad, un desafío que pasará por la garantía de encontrar respuestas a las incógnitas del asesinato.

Suscribir aquí ala boletín de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *