Juan Carlos Campo, ministro de Justicia: “No había alternativa al perdón” | España

Juan Carlos Campo, ministro de Justicia: “No había alternativa al perdón” |  España

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo (Osuna, Sevilla, 60), piloteó una decisión que marcará el gobierno de Pedro Sánchez: el indulto a los independentistas condenados por sedición. Admite que no hay garantía de éxito, pero sostiene que no había alternativa. Ante el diálogo con los separatistas, considera «implantable» una amnistía o el referéndum aprobado.

Pregunta. ¿La convicción de que los detenidos deben ser indultados por el bien público existe desde el principio o es el resultado de una evolución?

Respuesta. Es el resultado del análisis de muchos problemas. Esto se nos pide cuando se piden indultos, no es una decisión que venga del Gobierno. Y a partir de ahí, comienza a formarse un cuerpo de opinión a nivel individual y gubernamental. La madurez de la propuesta culmina con las gracias parciales.

R. El presidente Pedro Sánchez aseguró que cumplirán toda su condena. ¿Se ha rendido el gobierno aunque sea por el interés general, como defiende?

R. No es un problema de entrega, sino de convicción. No había alternativa al perdón. Otros lo habían hecho antes y fallaron. El gobierno respeta la sentencia del Tribunal Supremo, pero mientras se restablece la unidad de España en segundos [tras la declaración unilateral de independencia], la división en la sociedad ha empeorado. Y la función de un gobierno es eliminar los obstáculos para garantizar la convivencia.

pag. Dijiste que no había alternativa al perdón, ¿ha analizado el gobierno este escenario?

R. Si, y lo principal es que regalar [rechazar] el perdón negativo no era la solución porque el problema no iba a resolverse. Hay momentos en que los gobiernos tienen que aportar cosas positivas para cambiar las cosas. No tenemos ninguna garantía de que tendrá éxito, pero no nos perdonaremos por no intentarlo.

pag. Ha habido indultos controvertidos, pero pocos con oposición del tribunal y la fiscalía. ¿Importa esta opinión?

R. Lo tomaron muy en serio. Pero estos no son informes vinculantes y lo que debe hacer es explicar por qué el gobierno está ejerciendo este acto de discreción. Es cierto que estos informes se refieren más a la justicia y la equidad. Las razones de utilidad pública son las que el Gobierno pone sobre la mesa. Se ha estudiado mucho la jurisprudencia del Tribunal Supremo y hasta qué punto su control llega a un acto que es político.

pag. ¿Le sorprendería que prosperaran los recursos?

R. Llevamos una propuesta al Consejo de Ministros pensando en la corrección absoluta. Ojalá así sea y que no haya ningún reproche del Supremo.

pag. La Corte Suprema dictaminó que perdonar a los prisioneros era autocomplacencia. ¿Entiende que es cuestionable perdonar a los líderes de sus socios de nominación?

R. Las opiniones son perfectamente admisibles, lo que no significa que estén divididas. Pero la lectura del artículo 102 de la Constitución y la doctrina relacionada muestra que el gobierno no puede perdonarse a sí mismo. No le diré a la Corte Suprema cómo fallar, pero tengo claro el criterio que se sigue para ofrecer indultos.

pag. Algunos convictos despreciaban el perdón, ¿te hubiera gustado una actitud diferente?

R. Por supuesto, sin duda alguna. Pero eso no es lo que más nos preocupa. Lo importante es el interés general y este es superior al de los beneficiarios de la gracia. ¿Qué otras actitudes me hubiera gustado? Bueno, sí, pero no pasa nada. Y es por eso que la ley no requiere el arrepentimiento para perdonar.

pag. La justificación legal del perdón es la utilidad pública. Pero, ¿hubo también razones de justicia o equidad?

R. El Gobierno se ha concentrado en los de utilidad pública. Esta no es una revisión de la oración. No es una cuestión de justicia o equidad.

pag. ¿Han considerado no perdonar el delito de malversación de fondos?

R. El perdón tiene que ver con una sentencia, los dos delitos no se suprimen, ni un delito y otro, no.

pag. El PSOE ha pedido al Congreso, como usted es el portavoz de Justicia, una reforma de la ley del indulto para excluir los delitos de corrupción. ¿Ya no lo defenderías?

R. Las circunstancias actuales hacen que se perdone parte de la condena penal, en determinadas condiciones y en interés público.

pag. Los registros aluden al hecho de que muchos ciudadanos creen que las sanciones fueron desproporcionadas. ¿Usted lo cree?

R. No, ellos son los que procedieron en derecho. No han logrado romper la unidad de España porque está garantizada por la Constitución, pero la división social continúa.

pag. Si las penas no son desproporcionadas, ¿debería reformarse el delito de sedición?

R. Sí, debe hacerse. No solo para reformar el delito de sedición o rebelión, sino que es necesario tocar todos los elementos del orden público como bien jurídico protegido. No se trata de rebajar la pena de uno u otro delito, sino de articular una adecuada respuesta jurídico-penal. Una vez finalizado, será objeto de debate.

pag. ¿Penalizará la desobediencia reiterada al derecho constitucional?

R. Está en estudio. Dotamos a la Corte Constitucional de poderes, pero no hemos establecido respuestas a estos comportamientos. Haber. Y mira cómo lo tratan en otros países y adoptan el modelo que más se asemeja a nuestro sistema.

pag. La reforma de la sedición podría beneficiar a Puigdemont, ¿el gobierno lo asume?

R. Lo que quiere el gobierno es que los que huyeron de la justicia rindan cuentas. Cuando se cambia un Código Penal, no se trata de pensar en alguien, sino de pensar en general.

pag. Con la reforma que están preparando, ¿Puigdemont sería arrestado, detenido y encarcelado si regresara?

R. La reforma del Código Penal no es a corto plazo, es una ley orgánica que tiene plazos bastante generosos.

pag. ¿Los indultos refuerzan los argumentos de los condenados ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos?

R. Absolutamente. El derecho al indulto está reconocido en todos los sistemas, la propia Corte Europea ha dicho que debe haber mecanismos de indulto.

pag. ¿Una victoria de los presos en Europa pondría en tela de juicio el juicio más importante de la historia reciente de España?

R. Lo que tengo claro es que con esta medida difícil, que muchos pueden malinterpretar, gana la convivencia.

pag. ¿Es necesario reformar también la ley de indulto?

R. No es bueno hablar de cambios legislativos en situaciones específicas. Deben ser el resultado de un análisis de los pros y los contras.

pag. ¿Pero es uno de sus objetivos reformarlo?

R. No, no está en duda.

pag. ¿Estaría usted a favor de su reforma para excluir del indulto determinados delitos que propuso el PSOE en su momento?

R. Soy partidario de debatir todo y, si hay consenso, de poder hacerlo ley.

pag. la presidente Aragonès dijo que era hora de la amnistía, del derecho a la autodeterminación y de un referéndum concertado. ¿Descarta un cambio legal para dar cabida a alguna de estas iniciativas?

R. El gobierno quiere promover el diálogo y hacerlo con el sistema legal actual. La idea de una amnistía es implantable; se puede implementar la idea de un referéndum concertado. Amnistía asume el olvido y el perdón asume el perdón para construir a partir de ahí, pero sin olvidar que hubo algunos hechos muy graves en 2017 que no se deben repetir.

pag. ¿Qué gesto espera ahora de los separatistas?

R. Esperamos una actitud de diálogo constructivo dentro del marco legal.

pag. La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa apoya los indultos y la retirada de las euroordenes contra los separatistas fugitivos. Lo compartes?

R. No comparto el método ni la solución, pero respeto todas las declaraciones. Tengo muy claro que somos un Estado de derecho de primera clase, una democracia por derecho propio. Y con pleno respeto a la separación de poderes.

pag. ¿Te preocupa que España se asimile a Turquía?

R. Seguro que me preocupa porque es un gran borrón.

pag. Y porque paso esto?

R. Debemos preguntar a la Asamblea.

pag. ¿El gobierno o usted como ministro no preguntaron?

R. El gobierno es muy respetuoso con las organizaciones internacionales. Si creen que deberían haberlo votado, lo sabrán.

pag. Después de lo que sucedió durante la pandemia del covid-19, ¿deberían reformarse las leyes de salud?

R. Creo que debemos controlar la tasa de vacunación actual. Tenemos una sociedad que sabe luchar en los momentos más críticos y debemos poner toda nuestra energía para aplicar bien los fondos de estímulo y poner el país donde todos queremos

pag. Pero aparte de eso, ¿cree que es necesario reformar las leyes de salud?

R. Creo que debemos centrar todos nuestros esfuerzos en la recuperación del país.

pag. ¿Tiene el gobierno un proyecto para convencer al PP de renovar el Consejo General del Poder Judicial? ¿Está planeando reformar el sistema de elección de miembros para que entre en vigencia en la próxima renovación?

R. La única fórmula que existe es hacer entender al PP que el respeto a la Constitución no tiene excusas. Debe renovarse. Se puede hablar de soluciones, pero tengo claro que no hay alternativa a la renovación. No podemos jugar con las instituciones. No podemos dejar de decir, por un lado, que hay que respetar la Constitución y, por otro, no respetarla. Hago un llamamiento al PP para que celebre un pacto que, por otro lado, ya está muy cerrado.

pag. ¿Hay algún plan para desbloquear si el PP no está de acuerdo con el pacto? ¿Está totalmente excluida la reforma legal para cambiar la mayoría necesaria?

R. Ésta es una cuestión resuelta. El primer ministro ya ha dicho que está en el congelador. Los grupos parlamentarios lo han retirado y ya no está en cuestión.

pag. Están preparando la reforma de la ley procesal penal (Lecrim) para, entre otros cambios, dejar la investigación de los casos penales en manos de los fiscales. Pero el proyecto de ley no agradó al Consejo Fiscal. ¿Es necesario mejorar el texto?

R. Tomo las críticas con un carácter enriquecedor porque para eso se piden los informes. Cuando presenté el proyecto dije que era la primera palabra, pero no la última, porque la última palabra la darán las Cámaras. Todas las críticas contundentes serán asumidas, debatidas y, con suerte, admitidas con el mayor consenso. Cuanto más podamos agregar testamentos a un texto tan importante, mejor será para todos nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *