Kyushu, por el verdadero sur de Japón

Kyushu, por el verdadero sur de Japón

“¿Por qué viajaste a Kyushu?”, Me preguntó el artista japonés David Almazán durante la presentación de mi último libro. Porque quería visitar Nagasaki, ver dónde se rodó Correr, desde Akira Kurosawa, y llegar a Okinawa, la isla más al sur de un país formado por un archipiélago de casi 7.000 personas, a la que finalmente no pude llegar porque estaba demasiado lejos y no podía tener suficiente tiempo o dinero. Sin embargo, hubo muchas otras razones. Kyushu es la región más internacional debido a su relación de por vida con Corea y China (durante la pandemia, por ejemplo, las ventas a sus principales socios comerciales cayeron, excepto en el caso de China). También por el vínculo mantenido con Occidente durante dos siglos y medio, cuando el resto de Japón estaba cerrado a los europeos. Kyushu es la cuna de la cultura Jōmon (13000-300 aC), en el origen de los primeros asentamientos en el país. Y la isla de las aguas termales, las montañas más escarpadas y la alfarería (quién sabe si fue influenciada por las extraordinarias vasijas de barro del período Jōmon). Y, finalmente, obedece a uno de los estereotipos más manidos y acertados de Japón: la convivencia entre la naturaleza más exacerbada y la modernidad más contemporánea. Kyushu reúne a las grandes ciudades cosmopolitas del norte, como Fukuoka y Nagasaki; y el sur, más tranquilo y agrícola, cuyo terreno volcánico sigue retumbando.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *