La actividad taurina de Angélica Liddell sacude Aviñón | Cultura

La actividad taurina de Angélica Liddell sacude Aviñón |  Cultura

No fue un lugar fácil, pero Angelica Liddell se presentó sin un abanderado, esquivó casi todos los golpes y logró salir por la puerta principal. La directora española creó su nuevo espectáculo en el Festival d’Avignon, Liebestod, esta «muerte del amor» con la que Wagner tituló el final de su ópera Tristán e Isolda, que también hace sonar Liddell en esta obra inclasificable, una historia de sus raíces y sus profundidades que juró inspirarse en la biografía de Juan Belmonte firmada por Manuel Chaves Nogales. Espere algo como un biopic del torero era ignorar la evolución reciente de la dramaturgia de Liddell, cada vez más compleja e incluso ininteligible, que ignora las reglas aristotélicas y el consenso social, e incluso se alimenta del rechazo del otro, con el antagonismo como eterna postura estética y moral.

Más información

Sin embargo, la sombra del poeta y torero suicida está omnipresente en esta actuación, recibida con una ovación de pie al inicio de la 75 edición del festival que la levantó en 2010 con La casa de la fuerza, rompiendo con años de desprecio y marginalidad en el panorama español y cuando estaba a punto de tirar la toalla. En la figura de Belmonte, Liddell ha encontrado, asegura, un gemelo. “Mientras leía el libro de Chaves Nogales, me di cuenta de que estaba diciendo cosas que yo podría haber firmado con mi propia letra, frases que se me habían metido en la boca como un idioma antiguo. Por ejemplo, que luches como eres y que luches como quieras ”, declaró ayer en su pequeño hotel de dos estrellas en Aviñón, el lugar donde Liddell se hospeda por iniciativa propia en una habitación frugal., Casi como entonces. . en la que asistió a esta fiesta con una tarjeta de prensa falsa y cenó salchichas frías en su posada suburbana.

Librar al toro de lidia de la muerte es como blasfemar. Es una blasfemia contra la belleza y contra lo sagrado.

Liddell nunca ha visto una corrida de toros, ni tampoco Chaves Nogales, lo que no le impide admirarlos. “La tauromaquia va más allá, pertenece al mundo de la poesía. El debate ético no me interesa. La sociedad está tan infantilizada que es incapaz de afrontar la belleza del ritual. Para mí, liberar al toro de lidia de la muerte es como una blasfemia, es una blasfemia contra la belleza y contra lo sagrado ”, dice. El director protesta contra un mundo artístico «obsesionado con el deber, por complacer a todos los grupos sociales». “Esta ingenua sociedad de la justicia y el derecho raya en la idiotez, como dice el gran Javier Marías. Avanzamos hacia una sociedad prohibitiva, higiénica y puritana, sin ventajas. Privamos a los humanos de su parte oscura, de su parte nocturna ”. Ante este «flagelo», Lidell aboga por un teatro reconvertido «como último bastión de la transgresión».

Su función da un nuevo ejemplo. A las cinco de la tarde, como en el llanto de Lorca por el torero Ignacio Sánchez Mejías, empieza su obra en la Ópera de Aviñón, a provisional tinglado in the periferia of the ciudad de los Papas erigido while se restaura su sede histórica ubicada en centrar. Comienza con Liddell vestido de negro puro, sirviéndose un vaso de colorete y mutilando sus espinillas, nudillos y entrepierna. Un tic habitual en su teatro al que ahora regresa en esta obra, encargada por otro niño terrible como Milo Rau para el Teatro Nacional de Gante, y una escarificación simbólica que traduce «los riesgos espirituales» que asume en escena. Durante los ensayos, Liddell vio innumerables videos de Jean Rouch, el pionero del cine etnológico que filmó rituales animistas en África. “Someter el cuerpo a alteraciones físicas te permite entrar en trance. Podría decir que son mis maestros ”, irónicamente el director, que hace un guiño a estas culturas, aunque a pasodoble y ataviado con un traje de torero, en un tramo final formidable.

Teatro Angélica Lidell. «Liebestod – El olor a sangre no abandona mis ojos – Juan Belmonte». © Christophe Raynaud de Lage / Festival d’AvignonChristophe Raynaud de Lage

“Cuando me enamoro, estoy en peligro de muerte. Lo más peligroso que me puede pasar en la vida es enamorarme «

Liebestod lleva el subtítulo de El olor a sangre nunca deja mis ojos, frase inspirada en una cita de Francis Bacon, cuya mirada demacrada también irrumpe en el escenario, en el sobrecargado conjunto de referencias que suele ofrecer Liddell al espectador. La obra estaba programada para estrenarse en la edición de 2020, que fue suspendida debido a la pandemia. Liddell no lo experimentó con frustración: esta larga gestación de dos años permitió que su texto circulara en otras direcciones, cuyos resultados considera enriquecidos. “Lo que me faltaba era enamorarse. Si hubiera salido un año antes, no le habría disparado la misma fuerza. No serían el salvajismo, la tragedia y el dolor que implica el amor. El trabajo ha cambiado al 100% ”, dice Liddell, quien emergió en 2021 de un ayuno mediático en el que llevaba cinco años envuelto, un período de depresión y duelo por la muerte de sus padres en el que no lo hizo. Ninguna entrevista concedida . Aunque esta aparente felicidad tiene, como casi siempre, un amargo revés. «Cuando me enamoro, corro peligro de muerte, como dice Emmanuel Carrère en Yoga. Lo más peligroso que me puede pasar en la vida es enamorarme ”, dice Liddell, que vive esperando que la dejen, sometida al terror implacable de amar y no ser correspondido.

Avanzamos hacia una sociedad prohibicionista, higiénica y puritana, sin ventajas

Colgado de los cuernos de un toro inerte al que recita frases de Cioran o perree Con el telón de fondo de las sevillanas de Los Marismeños, Liddell traza un paralelo entre la tauromaquia y el teatro. «Por si estos idiotas no logran entenderlo, diles que la tauromaquia es un ejercicio espiritual», se lee en su primera frase.

Vaga por las mesas, lamentando una terrible historia de amor, antes de embarcarse en una levantarse formidable durante el cual, micrófono en mano, profiere insultos a diestra y siniestra. Contra sus admiradores, «imbéciles, mujeres y maricones» que llenan los basureros de sus habitaciones de hotel con sus cartas llenas de esos cumplidos que tanto detesta. Contra las actrices, «más cerdos que putas, porque no engañan». Contra mí también, como ya lo hizo en su obra La letra escarlata: “Los actores deben ser conducidos con un látigo. Tanta denuncia y tanta acogida… ”. Contra Francia, donde «los jóvenes de 16 años se manifiestan por sus pensiones», una sociedad que le repugna por su elitismo, sus profanaciones y sus huelgas. Lo más admirable es que la tarea terminó con vítores, quizás porque nadie toma un papel peor que ella en este elenco de jefes: «¿Quién irá a recoger tus cenizas?» Ya eres una vieja puta y no te has hecho querer por nadie. Estás aquí para buscar el amor de estos extraños. Trabajas en este teatro porque a nadie le gustas en el mundo real ”. Lo confirma en la entrevista, concluyendo: «Mi toro no es el público, sino el escenario mismo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *