La apuesta de Pedro Sánchez hace que se apaguen las luces en la recta final del año | Economía

La apuesta de Pedro Sánchez hace que se apaguen las luces en la recta final del año |  Economía
Un consumidor consulta la factura de la luz en su casa de Madrid.
Un consumidor consulta la factura de la luz en su casa de Madrid.Víctor Sainz

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, prometió en entrevista con EL PAÍS que las familias acabarían pagando a lo largo del año 2021 aproximadamente lo mismo que en 2018, ajustando el precio según el índice de precios de consumo (IPC). En comparación con las previsiones que se han manejado hasta ahora, esto significa que en la última parte del año, la factura de la luz libera la presión tras los máximos que marca este verano, según cálculos realizados a partir de los datos del propio Gobierno y de la Nacional. Instituto. Estadísticas.

La factura de la luz es compleja y las comparaciones no son lineales. Primero, porque existe una diferencia entre los consumidores en el mercado libre y los cubiertos por la tarifa regulada (PVPC, precio voluntario para pequeños consumidores). Además, debido a que la tarifa regulada ha sufrido modificaciones importantes, la más reciente de las cuales es la modificación de la tarifa horaria. La forma en que los precios récord del mercado mayorista se traspasan al consumidor difiere según la tarifa utilizada. Además, cada consumidor es diferente y su uso de la electricidad es diferente.

Contenido del Artículo

Más información

Hablando en promedio, desde el punto de vista de la tarifa regulada, la Vicepresidenta Tercera y Ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, recalcó al Congreso el 30 de agosto lo siguiente: “Si hacemos un análisis de lo que pagaron los Consumidores promedio que tienen tarifa PVPC en los últimos años, vemos que un consumidor en 2018 pagó un total de 598 euros en todo el año, o un poco menos de 50 euros al mes; en 2019, 562 euros, cayó; En 2020 tuvimos un precio mínimo récord, ya lo hemos comentado, 512 euros, y en 2021, proyectando los precios altos que sabemos, insisto, conscientes de que estamos en el mes récord de agosto de nuestra historia, pagaríamos alrededor 644 euros en total en el año, o un poco menos de 55 euros de media mensual ”.

En términos nominales, 2018 ha sido hasta ahora el año más caro de la electricidad para los consumidores, desencadenando cierta alarma social que llevó a la aprobación del bono social térmico y la suspensión del impuesto a la producción de electricidad, pero sin el precio de la luz eléctrica. alcanzó una importancia como ahora. La proyección de Ribera era sin embargo una factura anual de 644 euros para este año frente a 598 euros en 2018. Una diferencia de 46 euros (unos 4 euros al mes). Incluso corregido por inflación, todavía sería alrededor de 20 o 22 euros más caro, por lo que para llegar a precios como los de 2018, la tasa tendría que bajar en total en los meses de fin de año. A fin de año. . el equivalente a unos 20 o 25 euros, aproximadamente, frente a la proyección de Ribera.

Para ello, la principal medida que ha puesto en marcha el Gobierno es gravar las supuestas ganancias que han caído del cielo (el sobrepago que realizan las centrales hidráulicas y nucleares, que no emiten CO₂, precisamente gracias a que Los precios del CO₂ elevan los precios al por mayor) y transfieren este monto a los consumidores, pero esta es una medida que está pendiente y no se sabe por cuántos meses entrará en vigencia. También puede estar seguro de que los precios del mercado mayorista bajarán, pero no hay muchas señales de que esto esté sucediendo. Tras la subasta del domingo, vuelve a ser lunes con el precio mayorista más caro de la historia y el cuarto en términos absolutos, solo por detrás del jueves, viernes y sábado de la semana pasada. Hasta ahora, septiembre ha comenzado con un nivel de precios en el mercado mayorista aún por encima del promedio de agosto, que fue un máximo histórico. El plan a mediano plazo del gobierno es que la tasa de consumo no esté tan ligada a los vaivenes del mercado mayorista, pero esto requeriría una reforma que aún no se ha diseñado y es poco probable que dé frutos este año.

El gobierno todavía tendría una ventaja bajo la manga, que sería bajar el IVA a la electricidad, que ya bajó del 21% al 10%, y aumentarlo al 4%. Esto honraría el compromiso de un plumazo, pero por ahora el ejecutivo ha negado considerar hacerlo.

Más información

Si la comparación se hace con el mercado en su conjunto y no solo con PVPC, se vuelve aún más complicado. Las diferentes ofertas y precios que se ofrecen a las empresas (generalmente más caras que el PVPC) dificultan la extracción de conclusiones. Una forma de abordarlo es tomar el índice de electricidad en la canasta del índice de precios al consumidor calculado por el INE con una metodología compleja. El índice, que mide los precios nominales, había alcanzado hasta ahora sus niveles más altos en 2018, con un promedio aritmético de 12 meses de 112,38 puntos. En 2019, el promedio cayó a 104,85 y en 2020 a 95,41. En lo que va de año, con datos disponibles de siete meses, la media es de 113,97, pero llegó a 126,291 en junio y, tras la rebaja del IVA, a 120,03 en julio. Sabiendo que el mes de agosto fue un mes de precios récord, el hallazgo es similar al alcanzado con el PVPC: solo una bajada de precios hacia fin de año, ya sea a través del mercado, regulatorio o fiscal, permitirá el cumplimiento de la compromisos declarados por Sánchez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.