La batalla de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana para evitar la cárcel | gente

La batalla de Arantxa Sánchez Vicario y Josep Santacana para evitar la cárcel |  gente

Miguel P. era jardinero, chofer y encargado de todos los oficios de la familia Sánchez Vicario. Si tomaras el control de un negocio y firmas papeles sin preguntar, él estaba allí. Vicente M. tampoco «leyó lo que firmó» cuando lo llevaron ante notario en Barcelona y, frente a Arantxa Sánchez Vicario y su esposo, Josep Santacana, puso su nombre en documentos a cambio de una «cantidad en efectivo». . Cuando enfermó de un ictus, fue sustituido por una mujer, María Rosa V., que intervino en la venta de un piso para el tenista en la Avenida Diagonal por 1.500 euros.

Los relatos de Miguel, Vicente y María Rosa constan en el sumario del caso, y ellos son los actores secundarios de un juicio que sentará en el banquillo, por alzamiento de bienes, a la campeona de Roland Garros y al que fue su marido hasta hace tres años. Con la ayuda de estos tres hombres de paja, se dice que la pareja vendió los activos, incluidas 14 propiedades, acumulados por la ex tenista durante su brillante carrera atlética. El juez que investigó el caso y la fiscalía sospechan que lo hicieron para evitar el pago de una millonaria deuda contraída por el extenista con la Banque de Luxembourg.

Sánchez Vicario y Santacana, que viven en Miami, Estados Unidos, se encuentran cara a cara con un proceso penal en el que cada uno de ellos enfrenta una solicitud de cuatro años de prisión. A un divorcio contencioso que se resuelve en los tribunales -como casi todo en la vida del exjugador- ahora hay dos líneas de defensa que, si las cosas no cambian, son irreconciliables: la estrategia de los dos parece condenada a acusar El uno al otro. . . .

Más información

No siempre fue así. En las primeras etapas de la investigación, el exjugador dijo que Santacana «no tenía nada que ver» con transacciones que, según fuentes cercanas al tenista, no tenían como objetivo eludir al banco, sino obtener liquidez para hacer frente al pago de otras deudas dejadas por la ruinosa gestión económica de su pequeño imperio. Sin embargo, a medida que avanzaba el proceso de separación, la distancia en los tribunales también aumentaba.

La deportista, que una vez acusó a sus padres de haberla dejado en ruinas, esta vez acusa a su exmarido y se desvincula de las operaciones de enajenación de bienes. «No tomó ninguna acción para vender las propiedades» y tampoco se quedó el dinero obtenido de esas ventas, según los escritos de sus abogados que aparecen en el caso. Ex tenista acusa a Santacana de subir revista exclusiva Lecturas, en 2012, lo que les valió 24.780 euros. Una cantidad que, según la fiscalía, también hicieron desaparecer dentro de su «plan para frustrar» la recuperación de la deuda.

Santacana, empresario y villano oficial del Sánchez Vicario, se defiende apuntando a una idea esencial que estará en el epicentro del debate en el juicio, aún sin fecha: dinero y casas, pero también la condena de Hacienda y la consiguiente deuda. . contratado con el banco, todo esto es asunto de su ex esposa. La familia lo obligó a firmar «estrictos acuerdos matrimoniales para distanciarlo de su importante herencia», recuerda su abogado, Juan Segarra, del bufete Molins de Defensa Penal. Santacana juega el partido con un set en contra: las declaraciones de ciertas figuras destacadas (cercanas a la familia del deportista) avalan su participación en los operativos; La fiscalía también incluye en su cargo que el que era número uno en el mundo actuó siguiendo sus «consignas». Pero la defensa insiste en que su intervención fue rara y esporádica, y «siempre a nombre, por cuenta y encargo» de Sánchez Vicario. Además, no olvide que la compleja estructura comercial fue creada por el padre del jugador (que murió en 2016) antes de que los dos comenzaran una relación romántica.

Todo se precipitó en 2009. El Tribunal Supremo confirmó la condena de Arantxa Sánchez Vicario de pagar una multa de 5,2 millones de euros por evadir el pago de impuestos alegando que tenía su residencia en Andorra. Paralelamente, ese año, tomó personalmente el control de determinadas empresas que, según el juez, «carecen de actividad productiva» y se limitan a ser las propietarias «formales» de las viviendas que se están acumulando en Barcelona, ​​en la Costa Brava. o en Cataluña. Pirineos.

Hacienda pudo recuperar el importe reclamado gracias a una garantía del Banc de Sabadell que, a su vez, recuperó el dinero gracias a una contragarantía firmada con el Banque de Luxembourg. Pero cuando esta entidad llamó a las puertas del Olímpico, se hizo el silencio. Intentó cobrar la deuda en vano. En 2013, logró que la deuda fuera reconocida por un tribunal civil y emitiera órdenes de incautación e investigación de la propiedad. Incluso se han examinado los derechos que podrían corresponderle a la extenista en la demanda que había abierto contra sus padres. Pero todo se había ido. La entidad consideró que no se trataba de una ruina fortuita, sino que buscaba y perseguía contra el jugador … y contra el marido.

La investigación, cuyo contenido fue consultado por EL PAÍS, ha concluido. El titular del juzgado de instrucción número 4 de Barcelona, ​​Hugo Novales, abrió un juicio oral y ordenó a la pareja el pago de una fianza solidaria de 6,1 millones para cubrir una posible responsabilidad civil en caso de condena. El auto advierte que si no depositan el depósito, su propiedad será incautada. Hasta ahora esto no ha sucedido. Fuentes cercanas a la familia de Sánchez Vicario destacan que no hay nada que embargar: ya no tiene propiedades en España.

Todo está listo para el partido final. La pareja juega en la cárcel. Mientras Santacana lucha por demostrar que no tiene nada que ver con los hechos de los que lo acusa la fiscalía, Sánchez Vicario ya ha tomado medidas para minimizar el daño en caso de condena. A través de un administrador concursal en Manhattan, Nueva York, obtuvo la devolución de los fondos de Madoff, «inversiones ruinosas que había hecho su padre, ahora fallecido»: un millón de euros que ha utilizado para saldar parte de una deuda que ahora amenaza su futuro con total libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *