La búsqueda de niñas desaparecidas con su padre en Tenerife ubica una silla de bebé en el mar

La búsqueda de niñas desaparecidas con su padre en Tenerife ubica una silla de bebé en el mar

Los medios de comunicación se movilizaron en la búsqueda de un padre y sus dos hijas, de 1 y 6 años, desaparecidas desde el martes en Tenerife, han encontradoo un asiento de seguridad para niños en vehículos que flotan en el marinformaron a Efe las fuentes de la investigación.

Busque tareas para Anna y Olivia Gimeno Zimmerman, 1 y 6 años.

Desde la primera hora, un gran dispositivo de búsqueda, formado por medio de la Guardia Civil, salvamento marítimo y el grupo de emergencia y salvamento, siguen varias zonas por mar, tierra y aire, entre la punta de Anaga y Güímar, en busca de los desaparecidos.

Además, Salvamento Marítimo apeló a todas las embarcaciones en tránsito en la zona donde se encontró la embarcación del padre, vacía y a la deriva, Tomás Antonio G., para estar alerta por si detectan algún indicio que facilite las tareas de investigación.

El dispositivo debería reanudarse mañana por la mañana temprano, confirmaron a Efe fuentes de la Guardia Civil.

El hombre amenazó a la madre en varias ocasiones.

Según denuncia de la madre, Tomás Antonio G. se llevó a sus hijas el martes a las 5:00 p.m. y Debería haberlos devuelto a las 9:00 p.m.

Desaparecido en Tenerife.

Una llamada del hombre a su expareja. advirtiéndole que nunca volvería a ver a las chicas ni a él, alertó la mujer, por quien denunció la desaparición de menores a la Guardia Civil, quien inmediatamente consideró el caso como una desaparición de alto riesgo.

A la medianoche de martes a miércoles, el hombre, según las cámaras de la Marina de Santa Cruz, navegó solo en su barco, el cual fue encontrado horas después sin ocupantes y a la deriva.

Además, un guardia vio cómo salía de su vehículo y cargados en el barco bolsas, maletas y bolsas de ropa, según ha detallado en Efe el capitán del puerto de Marina Tenerife, Enrique Alonso.

Las fuentes de la investigación indicaron que la mujer ya había denunciado en diciembre a la Guardia Civil que su expareja La amenacé verbalmente, pero no quiso presentar cargos.

Sin embargo, los agentes hicieron un seguimiento de oficio y en marzo volvieron a preguntarle. La mujer luego dijo que el episodio de amenazas de diciembre no se había repetido.

Las fuentes aclararon que hay varias vías de investigación abiertas y que no se descarta ninguna hipótesis, aunque un juzgado de Güímar ha abierto proceso, declarado secreto, por un presunto delito de secuestro parental.