La contundente victoria de Ayuso y su castigo por el ‘sanchismo’

La contundente victoria de Ayuso y su castigo por el 'sanchismo'

Subestimar al rival es un error que el PSOE de Pedro Sánchez acaba de pagar caro en Madrid. Para ser el meollo de las bromas sobre tabernas y ex novios que no encuentras en la capital de España, la popular candidata Isabel Díaz Ayuso, continuó barriendo las urnas y prevalece sobre la suma de las tres fuerzas de izquierda. Su contundente victoria, que duplica en gran medida el número de escaños del candidato del PSOE, puede mover al consejo político nacional. Para el PP de Pablo Casado, este es su primer gran triunfo electoral, ya que Ayuso y Martínez-Almeida fueron sus apuestas en 2019, cuando comenzaba su complicado liderazgo.

Tarjeta de votación de 4 M

Claramente rompiendo con Vox, que se mantiene firme en el Madrid, pone al alcance de Ayuso para gobernar solo. Absorber el voto de Ciudadanos avanza en una refundación de la ley a través de los hechos. Despedirse de la sede de Génova, recién puesta a la venta, con la foto de una gran noche electoral es una bola de oxígeno para el PP, inversamente proporcional al fiasco de los estrategas que concibieron la fallida moción de censura en Murcia en La Moncloa y Ferraz.

La operación terminó el colapso de ciudadanos, que está fuera de la Asamblea de Madrid, y la caída del PSOE a su mínimo histórico, a una distancia enorme de lo popular. Más Madrid de Mónica García y Errejón supera en voz a los socialistas, los ata en los asientos y se consolida como una izquierda moderna, claramente diferenciada de United We Can y su estilo. El « efecto Iglesias » fue sórdido: el exvicepresidente logró que su partido tuviera representación, y la mejorara, pero sigue la linterna roja, en el último lugar de un Parlamento de cinco fuerzas. Al filo de la medianoche, anunció que dejaba la política. Las alianzas del gobierno de Sánchez, sancionadas colateralmente en las urnas de Madrid, se complican cuando España atraviesa una encrucijada decisiva.

Luego de una campaña de cuchillos, palabrotas y connotaciones, sucedió este martes participación alta, cívica y libre de incidentes. Este martes, las corrientes subterráneas que hicieron posible la metamorfosis de Ayuso. De un nuevo presidente, un tratado paternalista de los propios barones autónomos del PP, el candidato popular se ha convertido en un líder con proyección nacional. La mayoría de los votantes convalidó una forma de afrontar la pandemia que la oposición resumió en una política de tapas y cañas pero que amplios estratos sociales, además de la base tradicional del PP, veían como una cuestión de supervivencia económica en la que reconocida en todas las áreas.

La política de moderación suave ha sido más que una caricatura. A medida que la hostelería, el comercio y la cultura se abrieron más que en otros lugares, también se dieron pasos para realizar pruebas masivas o reaccionar rápidamente ante IFEMA, primero, y al hospital, desde Zendal, después. La mayoría de los votantes parecen también refutó una cierta « madrileñophobia » utilizado como estrategia política contra el gobierno comunitario. Como resultado, convergieron, en combinación, el factor emocional, de carácter populista para sus adversarios, explotado por Ayuso, con unas recetas pragmáticas para afrontar la crisis social y económica que llega al saneamiento. Además de las lecturas internas que deben tomar todas las partes, administrar una comunidad que representa el 20% de la economía del país y el 14% de la población es el gran desafío del próximo presidente. Todas las fuerzas políticas deberían estar interesadas en desterrar la polarización no deseada y dañina.