La democracia finalmente entra en el pazo de Meirás | España

La democracia finalmente entra en el pazo de Meirás |  España

Al pie de la escalera principal y con el busto de Francisco Franco cubierto por las banderas, cinco administraciones gobernadas por cinco partidos políticos (PSOE, PP, BNG, Unidos Podemos y Sada Maioría) firmaron este sábado el convenio de cogestión de Torres. de Meiras. El Ayuntamiento de Sada (La Coruña), en el que se ubica el pazo que, según la justicia, la familia del dictador usurpó el patrimonio público, reabrirá el inmueble al público el próximo jueves, ejerciendo su función de gestor de visitas. Será la primera vez que los ciudadanos podrán conocer la mansión durante una visita guiada a la luz de la memoria democrática y no por la Fundación Franco.

La reapertura de Meirás, acordada por el Gobierno, la Xunta, la Diputación de La Coruña y los ayuntamientos de Sada y La Coruña, solo permitirá que una persona pasee por los 93.000 metros cuadrados de jardines, que han sido rehabilitados. el estado. . La visita tendrá una duración de hora y media, en grupos de no más de 20 personas, y los tres primeros días estarán reservados para grupos con memoria histórica. No se visitará el interior del pazo, que permanece intacto, ya que los francos lo dejaron después de que los tribunales dictaminaron en una decisión no definitiva que la recuperación de la finca en manos públicas no incluye bienes muebles, aunque estos no pueden ser retirados. ya sea.

Entre retratos de Franco y Carmen Polo y trofeos de caza, las autoridades encabezadas por la vicepresidenta primera del gobierno, Carmen Calvo, hablaron este sábado sobre feminismo, libertad, tolerancia y reparación a las víctimas del franquismo. Y la mayoría lo hizo en gallego, el idioma que fue perseguido durante la dictadura. «Aunque en otras ocasiones hablamos español por la presencia de autoridades estatales, hoy es un orgullo escuchar a las instituciones gallegas hablar la lengua de Rosalía, Pondal y Castelao después de 80 años», celebró el socialista Valentín González Formoso, presidente de la Diputación. Ayuntamiento de A Coruña. Tuvo una respuesta de Calvo al inicio de su intervención: “Soy un ciudadano español que conoce muy bien todas las lenguas cooficiales del estado.

El reparto de roles pactado entre las administraciones siempre que no se cierre definitivamente el proceso ante los juzgados establece que el gobierno central se encargará del mantenimiento de las torres de Meirás y financiará las visitas que organizará el Ayuntamiento de Sada. La Xunta apuesta por promocionarlos. El consejero de Cultura, el popular Román Rodríguez, prometió «generosidad y voluntad de colaboración» y pidió que la gestión del lugar pase a manos de las comunidades autónomas cuando finalice la batalla legal.

La Xunta también garantizó la «plena colaboración» si el Estado decide lanzar otra batalla judicial para recuperar los bienes muebles dentro del pazo que el Patrimonio Nacional ha identificado como públicos. El vicepresidente Calvo, sin embargo, no abordó esta posible demanda civil, que también fue solicitada por el alcalde de Sada, Benito Soto. «Llegamos tarde, pero al final», admitió Calvo. “Hay mucho trabajo por hacer aquí. «

El gobierno y la Xunta han defendido que las Torres de Meirás se conviertan no solo en un espacio de memoria democrática, sino también en un reflejo del legado de la escritora Emilia Pardo Bazán, la intelectual que ordenó la construcción del pazo. Colectivos de memoria histórica reunidos en la plataforma Defende Meirás se manifestaron frente a la finca. Afirman participar en la gestión del sitio, acelerar la declaración de Bien de Interés Cultural del mobiliario «ante el nuevo intento de robo de la familia Franco» y organizar un acto de recuerdo a las víctimas del fascismo en Meiras. El vicepresidente del gobierno se acercó al mitin para agradecerles su lucha y prometió celebrar el homenaje, según el grupo conmemorativo. Su portavoz, Carlos Babío, uno de los activistas e investigadores del saqueo franquista citados por las autoridades por su importante papel en la recuperación del pazo, criticó a Calvo: “Te mueves como nos movemos. Si paramos, paramos ”.