La Diada: El independentismo se manifiesta dividido en la mesa de diálogo | Cataluña

La Diada: El independentismo se manifiesta dividido en la mesa de diálogo |  Cataluña

Decenas de miles de personas llenan las calles de Barcelona esta tarde en Pau Claris y Via Laietana, durante la manifestación por la Diada, fiesta nacional de Cataluña, organizada por la Asamblea Nacional Catalana (ANC), Òmium Cultural y la Asociación de Municipios por Independencia (AMI). A pesar de que la asistencia está lejos de las cifras de años anteriores, los participantes superaron el rumbo que había trazado la organización. La celebración se inició en la madrugada, con varios actos más simbólicos, como la ofrenda floral a Rafael Casanova, donde se pudo sentir las diferentes sensibilidades de los partidos políticos hacia la mesa de diálogo entre los gobiernos sobre el conflicto político, que se iba a reunir. la próxima semana. En la marcha, los grupos políticos no se ubicaron a la cabeza y participaron por separado.

BARCELONA, 09/11 / 2021.- Cientos de personas participan en la manifestación convocada por la ANC en Barcelona con motivo del Día 11 de septiembre, que se traslada desde la plaza Urquinaona hasta la Estación de Francia, donde se ambienta el escenario para los parlamentos finales.  EFE / Quique García

Galería de fotos: Día de Cataluña 2021

La manifestación comenzó a marchar por la Vía Laietana, desde la plaza Urquinaona, a las 17.14 horas, en un guiño a la fecha en la que terminó la Guerra de Sucesión y que fija la caída de Barcelona tras días de asedio por parte de los Borbones. tropas. El lema de la jornada de este año es «Luchemos y consigamos la independencia» y al frente se podía ver a la presidenta de la ANC, Elisenda Paluzie, y de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart. Otros líderes de la usted paga Condenado por el Tribunal Supremo e indultado por el gobierno durante el verano. La mayoría de ellos participaron en la marcha y también asistieron a la ofrenda floral de la mañana.

Más información

A diferencia de otros años, los organizadores no han impuesto ningún sistema de registro para los participantes y, por lo tanto, aún no se puede realizar un cálculo de participación. La ANC ha reconocido que este año solo han llegado a Barcelona 200 entrenadores de otros puntos de Cataluña para la Diada. Hace tres años eran más de 1.200, según la organización participaron unas 400.000 personas, la cifra más baja de estas manifestaciones, desconociendo la del año pasado, muy marcado por la pandemia. La Guardia de la Ciudad de Barcelona redujo ese número a 108.000.

Sin embargo, los participantes superaron la línea inicial de la marcha y llegaron al cruce de Pau Claris con Provença, seis cuadras por encima del punto de partida. Numerosos participantes, gritando por la independencia y portando banderas estelas, se reagruparon en sus burbujas de convivencia y sin llegar a ser un grupo compacto.

El único momento tenso de la tarde fue cuando pasamos frente a la Jefatura de Policía Nacional, ubicada en la propia Vía Laietana. Varios grupos de hombres encapuchados irrumpieron, rompiendo el curso de los manifestantes, arrojaron rollos de papel higiénico al edificio e intentaron romper las barreras de seguridad. La policía antidisturbios de los Mossos d’Esquadra no llegó a cargar.

Los partidos políticos, en sus declaraciones previas a la manifestación, volvieron a dejar claras sus diferencias en la mesa de diálogo. De hecho, todos fueron a lugares diferentes. Se pudo ver al ex presidente Quim Torra, acompañado de la presidenta del Parlamento, Laura Borràs. La mayoría de los líderes separatistas indultados asistieron a la marcha con sus respectivos partidos.

«Pedimos a todo el independentismo que se una a nosotros, que hagamos una piña y que aprovechemos todas las oportunidades que tenemos, como la mesa de diálogo, donde realizaremos el referéndum y la amnistía», declaró la puerta – discurso de ERC, Marta Vilalta. Junts per Catalunya dejó en boca de Borràs la posición del día. La presidenta de la Cámara Catalana aseguró que afronta el foro de la semana que viene con el Gobierno por «escepticismo», maximizado tras el episodio de «unilateralidad» al garantizar la inversión en la ampliación de El Prat debido a las diferencias del gobierno catalán. . .

Por otro lado, los grupos independentistas de extrema derecha e izquierda se enfrentaron al mediodía en el Fossar de les Moreres de Barcelona, ​​donde se enzarzaron en una reyerta con lanzamiento de objetos y algunos golpes.