La dimisión de Iglesias deja a Podemos sin liderazgo orgánico y con la única certeza de que Díaz será candidato

La dimisión de Iglesias deja a Podemos sin liderazgo orgánico y con la única certeza de que Díaz será candidato

Podemos tendrá que aprender a vivir sin quien fue su fundador, su único líder y su figura fundamental durante los siete años de vida del partido. La renuncia anunciada este martes por Pablo Iglesias como secretario general abre un período de recomposición para la formación púrpura, que tendrá que afrontar su relevo en una situación de debilidad. Y, por tanto, la dirección de Podemos se reunió el miércoles para analizar los resultados del 4-M y hacer planes de futuro, aunque por ahora hay más incógnitas que certezas. Lo único que parece claro es que la vicepresidenta Yolanda Díaz será la próxima candidata electoral y líder de Unidos Podemos en el gobierno, y que el futuro del partido pasa por nombres como Irene Montero o Ione Belarra.

El propio Iglesias ha reconocido en las últimas semanas que tiene claro desde hace meses que su ciclo de líder morado ha terminado. Pero lo que Podemos no previó fue que los eventos sucederían tan rápido. El anuncio de las elecciones del 4-M ofreció al líder la opción de nombrar a Díaz como su sucesor como titular de los ministros morados, pero la idea inicial de Iglesias iba a seguir siendo secretario general de Podemos hasta el final de su mandato en 2023, compartir el peso de las decisiones con el tercer vicepresidente del gobierno.

El vicepresidente del Gobierno de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias y la ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz

Sin embargo, el golpe de izquierda del martes arruinó esa posibilidad, y ahora Podemos enfrenta un alivio mucho más acelerado de lo que se pensaba. Tanto es así que dentro del partido morado, ni siquiera sabemos si la base puede elegir un secretario general sin tener que realizar un congreso extraordinario para renovar todos los órganos de gobierno o si, por el contrario, Podemos se verá obligado a realizar un Vistalegre IV después del congreso que tuvo lugar hace poco más de un año.

Los estatutos no tienen una respuesta definitiva al respecto, aunque indican que, «para garantizar la coherencia del proyecto, la elección de la línea estratégica general, la Secretaría General y la composición del Consejo Ciudadano [el máximo órgano entre congresos de Podemos] Se realizará de forma relacionada y según el mismo proceso. «Las fuentes consultadas Tampoco ofrecen información sobre cuándo tendrá lugar este relevo: Lo único que parece claro es que, al menos por un tiempo, Podemos está en un período de interino sin un líder claro.

Liderazgo femenino

De cualquier manera, más allá del tiempo y cómo los Afiliados Púrpura elegirán al nuevo líder del partido, la clave es que se encargará de sustituir a Iglesias al frente de un Podemos que, desde sus inicios, ha sido un partido fuertemente personalista. Díaz, salvo sorpresas, será el candidato de United We Can en las próximas generales y liderará la presencia morada en el gobierno. Mais elle n’est même pas affiliée à Podemos et cela l’exclurait de diriger le parti, en plus du fait que la direction de la formation continue de considérer qu’établir un bicephaly est une bonne idée, même si Iglesias n’est pas jefe. quien acompaña a Díaz desde la Secretaría General.

Reseña de Yolanda Díaz y Pablo Iglesias

Esto tiene ventajas para la vicepresidenta tercera del gobierno, que evita meterse en la reconstrucción interna de Podemos, que está muy mermada a nivel territorial, y que además podrá mantener su vitola independiente. Pero obliga al partido a buscar el liderazgo en una dirección muy asociada a la imagen de Iglesias y que en muchos casos lleva el mismo desgaste que él. El propio exvicepresidente ha afirmado en repetidas ocasiones que la próxima líder de Podemos será una mujer, y dos nombres resuenan especialmente en la dirección del partido: las de las ministras de Igualdad, Irene Montero, y de Derechos Sociales, Ione Belarra.

La otra gran pregunta es qué papel jugará Iglesias en Podemos a partir de ahora, una vez que deje la Secretaría General. Dijo el martes que solo dejaba la política «institucional», y el miércoles Juan Carlos Monedero, el único de los cofundadores de Podemos que aún se está entrenando con el propio Iglesias, insinuó que el líder asumirá un rol similar al suyo. : sin un cargo formal dentro del partido, pero con peso en la toma de decisiones y también con una presencia habitual en los medios.

El propio Iglesias ya ha dado algunas pistas en las últimas semanas sobre su papel en un partido que, para bien o para mal, ha girado inequívocamente en torno a su liderazgo desde sus inicios en 2014. El líder ha dicho que le encantaría volver a enseñar en la universidad. es profesor honorario de la Complutense y liderar un proyecto de «periodismo crítico», luego de haber asegurado este martes que los ataques mediáticos lo habían convertido en un «chivo expiatorio» de la derecha.

El líder que acabó con el bipartidismo

Salir de Iglesias significa el declive de una figura que ha marcado la vida política en España durante la última década. El chef deja como su principal legado el colapso del sistema bipartidista que había prevalecido desde la transición, así como el ingreso al gobierno central, por primera vez desde la Segunda República, de una fuerza de izquierda de la socialdemocracia.

Ilustración de Pablo Iglesias.

Sin embargo, Iglesias fracasó en su intención de «tomar los cielos por asalto», como señaló en 2014, cuando el ascenso al poder de Podemos parecía imparable. Luego, la formación violeta ocupó el primer lugar en las encuestas, y aunque este repunte se fue desinflando lentamente, en 2015 lograron ingresar al Congreso con 69 diputados. Era su techo: Su negativa a apoyar un gobierno del PSOE con Cs provocó un ensayo electoral en 2016 en el que Iglesias se alió con IU pero perdió, junto a su socio, un millón de votos.

Podemos empezar un lento declive electoral desde 2017, Sin embargo, comenzó a encenderse hace un año, cuando comenzaron las tensiones antes del congreso de Vistalegre II. Allí, una encarnizada pelea entre Iglesias y su hasta entonces número dos, Íñigo Errejón, acabó con la victoria incondicional del primero y sentó las bases para que Errejón abandonara Podemos en 2019 y comenzara su propio entrenamiento.