La diplomacia israelí culmina en Marruecos, un año de apertura al mundo árabe | Internacional

La diplomacia israelí culmina en Marruecos, un año de apertura al mundo árabe |  Internacional

Casi dos décadas después de la visita anterior a Marruecos de un ministro de Relaciones Exteriores israelí, Yair Lapid inauguró el jueves una misión diplomática en Rabat. La reapertura de la oficina de representación, que se cerró tras el estallido de la segunda intifada palestina (2000-2005), culmina la apertura israelí a los países árabes, que comenzó hace un año con el anuncio de la normalización de las relaciones con los Emiratos Árabes Unidos. Emiratos (EAU). Bajo la presidencia del republicano Donald Trump, Estados Unidos allanó el camino para Israel en los llamados Acuerdos de Abraham, vendiendo armas a los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, levantando las sanciones contra Sudán y reconociendo finalmente, la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.

Durante su viaje de dos días a Marruecos, Lapid revalidó los acuerdos abrahámicos como «el comienzo de una nueva era». “Algo está sucediendo en el Medio Oriente. Las únicas guerras que tienen sentido son las que se libran contra la pobreza, la ignorancia y las pandemias ”, dijo a su homólogo marroquí, Nasser Bourita, según un comunicado emitido por el Ministerio de Relaciones Exteriores en Jerusalén.

Más información

Bourita invocó en su presencia la solución de dos estados «conviviendo en paz», basada en las fronteras anteriores a 1967, para el conflicto palestino-israelí, según el retén hebreo. El líder del centro, Yair Lapid, fue el artífice del amplio gobierno de coalición que expulsó del poder al conservador Benjamin Netanyahu hace dos meses, quien en manos de Trump había argumentado que los Acuerdos de Abraham ofrecían «paz por paz, no para los territorios».

El Departamento de Estado de los Estados Unidos ahora prefiere llamar a estos pactos menos pomposos «acuerdos de normalización». Su propietario, Antony Blinken, ahora desea expresar su satisfacción por el entendimiento entre dos países aliados ubicados en ambos extremos del Mediterráneo. Tras la salida de Trump y Netanyahu de la arena política, los pactos de Israel con los cuatro países árabes son saludables y han ayudado a formalizar relaciones que ya llevan años en las sombras.

En medio de las restricciones impuestas por la pandemia, Israel y los Emiratos Árabes Unidos alcanzaron hace un año 570 millones de dólares (485 millones de euros) en comercio. Los negocios entre las dos partes han florecido hasta alcanzar una previsión de mil millones de dólares para 2021, gracias al establecimiento de vuelos directos y comunicaciones. También se realizaron importantes inversiones, como la compra del 22% de las acciones del campo de gas israelí Tamar, en aguas mediterráneas, por 1.100 millones de dólares por parte de la petrolera Mubdala con sede en Dubai.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

Los Acuerdos Abrahámicos también sirven como marco para Israel para una alianza de seguridad estratégica contra Irán en el Golfo, con los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, reino que alberga la Quinta Flota estadounidense, por delegación de Arabia Saudita, que ha elegido ver el fortalecimiento de los vínculos regionales al margen. Riad ha tenido algunos gestos de acercamiento, como la autorización de vuelos de Tel Aviv a Dubai, Abu Dhabi y Manama para cruzar su espacio aéreo.

Marruecos también ha brindado apoyo a Israel para obtener el estatus de estado observador en la Unión Africana, luego de fortalecer sus lazos con Sudán. Los dos países firmaron un acuerdo de defensa cibernética poco antes de una investigación sobre abusos con el programa de espionaje Pegasus de Israel por parte de servicios de seguridad como los de Marruecos, transmitida el mes pasado.

De oficinas a embajadas

«Elevaremos el nivel de oficinas de representación al de embajadas», anunció Lapid en una conferencia de prensa en Marruecos, informa Reuters, como parte de un proceso de relaciones diplomáticas más estrechas que finalizará en dos meses. El ministro inauguró en junio en Abu Dhabi la sede de la embajada de Israel en los Emiratos Árabes Unidos y un consulado en Dubai. Durante su encuentro con el canciller marroquí, firmó varios acuerdos bilaterales culturales y deportivos, así como para incrementar la frecuencia de vuelos directos entre los dos países, que comenzaron a operar el mes pasado.

Israel y Marruecos, que habían mantenido relaciones diplomáticas de bajo nivel después de la firma de los Acuerdos de Oslo en 1993, que sentaron las bases para la creación de la Autoridad Palestina, no tenían representación oficial desde 2000. Contactos de seguridad y viajes turísticos de israelíes de origen marroquí , agrupados en una comunidad de más de 700.000 miembros, se han mantenido sin embargo durante las últimas dos décadas. Aunque influyente, la comunidad judía de Marruecos se limita hoy a unas 3.000 personas, lo que representa el 10% de la población hasta la independencia del país hace 65 años. La violencia de la Segunda Intifada enfrió las relaciones bilaterales, hasta que hace siete meses la promesa de Trump de reconocer la soberanía de Rabat sobre el Sahara provocó la aprobación de Mohamed VI de la reapertura de misiones diplomáticas.