La economía abre la mano a ayudas más directas a empresas y autónomos | Economía

La economía abre la mano a ayudas más directas a empresas y autónomos |  Economía
Una cafetería que reabrió el año pasado tras dos meses de cierre por la pandemia.Fuente de Alvaro / GETTY

En marzo, el gobierno aprobó un plan de ayudas directas a empresas y autónomos por importe de 7.000 millones. Sin embargo, cuatro meses después, la distribución de estas subvenciones no tuvo el éxito esperado. Muchas comunidades han tenido que alargar los plazos, aumentar los sectores beneficiarios por segunda vez, o incluso cambiar los criterios y lanzar nuevos llamamientos en un intento por aumentar el número de beneficiarios y los montos otorgados. Así, el Ministerio de Economía ha abierto la mano con los criterios para intentar que estos afecten a más empresas y autónomos. Hasta hace poco, casi todas las comunidades interpretaban que esta ayuda debía destinarse a facturas y deudas pendientes de pago hasta el 31 de mayo de 2021. Pero ahora, según un nuevo enfoque que cuenta con el respaldo de la Economía, las pérdidas contables también se pueden compensar.

Las comunidades, los contratistas y los independientes se quejaron de que los contratistas que cumplían se veían perjudicados porque solo se subsidiaban las deudas impagas y no las pérdidas. Lorenzo Amor, presidente de la asociación de independientes ATA, destaca que los pequeños y autónomos no pueden darse el lujo de dejar a sus proveedores sin pagar porque dejarían de abastecerlos. «Son los adultos quienes pueden», añade. Por tanto, esta interpretación de la inclusión de pérdidas debería permitir la entrada de más beneficiarios y distribuir más ayudas.

Canarias fue el primero en incluir este criterio de pérdida en el gasto subvencionable, pagado o no. Hace un mes, las Islas Baleares añadieron este mismo concepto para poder acceder a la ayuda. La comunidad ya ha concluido este llamamiento, que fue prorrogado a finales de junio y en el que modificó este requisito, dio un poco más de tiempo y extendió las ayudas a todos los sectores. Y de esta manera, duplicó con creces los beneficiarios. La Comunidad Valenciana ha anunciado una nueva convocatoria en la que también considera validada esta misma interpretación por el Ministerio de Economía.

Más información

Sin embargo, un buen número de comunidades consultadas explican que por el momento no aplicarán este criterio de pérdidas. Afirman que este concepto no está incluido en el decreto. Aunque habla de costes fijos, el texto legal no lo menciona cuando establece el orden de pago de los conceptos e indica que las ayudas se utilizarán «para saldar la deuda y hacer pagos a proveedores y otros. Acreedores». “Si el Ministerio de Economía quiere que se agregue un nuevo criterio para que las ayudas funcionen, debe acudir al Consejo de Ministros y modificar el decreto. De lo contrario, existe un riesgo claro de que una intervención o el Tribunal de Cuentas reduzcan estos subsidios ”, dijo un alto funcionario regional a cargo de las ayudas.

Por el contrario, Economía sostiene que siempre ha sido así desde el principio, que algunas comunidades se están apropiando ahora de esta nueva interpretación y que se trata más bien de aclarar los criterios. En todo caso, destaca que lo importante es que la ayuda llegue al tejido productivo. Sin embargo, buena parte de las comunidades sostienen que esto implica un claro cambio de criterio y que ya consultaron este punto en un inicio. Algunos incluso enviaron dudas por escrito al ministerio al respecto: luego señalaron que bajo una estricta interpretación del decreto, los subsidios solo deben otorgarse a empresas o profesionales que tengan cosas pendientes de pago, ya sea con proveedores o con el banco. Y protestaron porque excluyó a quienes hicieron el esfuerzo de enfrentar a sus proveedores y sus deudas a pesar de las pérdidas.

dudas de la comunidad

El único documento de aclaración que el ministerio envió a las comunidades fue enviado en abril, semanas después de que se aprobara la ayuda. Y en esto se dice que se pueden cobrar los costos fijos que no están cubiertos por los ingresos. Y agrega que entre estos, se consideran las pérdidas contables distintas de las depreciaciones. Pero entonces surge la pregunta: «¿Los costos incurridos pueden ser los ya pagados o simplemente las deudas derivadas del impago de estos costos?» Y responde: “El objetivo es que las empresas con deudas y pagos pendientes derivados de compromisos contractuales contraídos antes de la entrada en vigor del Real Decreto-ley 5/2021 y que deban pagarse hasta el 31 de mayo puedan satisfacerlas a costa de este ayuda directa. Las que aún no han sido pagadas se consideran deudas o impagadas, tanto si se encuentran dentro del plazo de pago acordado entre las partes como si se consideran impagadas por haber superado dicho plazo ”. A partir de esta respuesta, la mayoría de las comunidades estuvieron de acuerdo en que la ayuda solo podría usarse para pagos y deudas impagas. Pero no los que ya estaban suscritos. Por ejemplo, Madrid puso en espera de pago las costas fijas en su recurso. Y Cataluña, deudas ligadas a costes fijos.

En cualquier caso, los auditores regionales han decidido ceñirse a lo que consideran estrictamente legal. Algunos explican que el documento de aclaración de abril ni siquiera tiene un membrete oficial del ministerio y difícilmente puede servir como guía. Señalan que es difícil justificar las pérdidas, y que la legislación estaría en contradicción porque la pérdida contable incluye costos variables, y estos últimos se abstienen de financiarlos en el decreto.

La patronal de pymes, Cepyme, advierte que los fondos son excedentes y pide extender los plazos de solicitud, aumentar los montos y bajar los requisitos. Además, recuerda que en Alemania se concedieron ayudas directas para compensar pérdidas. En cambio, España ha optado por conceder subvenciones, en las que los pagos deben estar justificados e implican una burocracia mucho mayor.

Amortización de ICO

Fuentes gubernamentales se sorprenden de que las ayudas no funcionen mejor si se tiene en cuenta que también se utilizan para prepagar un préstamo. Y con 130.000 millones de créditos ICO concedidos, es difícil creer que no se estén utilizando más. “La burocracia, los procesos engorrosos y los requisitos restrictivos impiden que llegue ayuda”, dice Lorenzo Amor.

Algunas autonomías proponen generalizar las ayudas a todos los sectores. El decreto estableció 95 sectores. Y comunidades como Aragón han llegado a ampliarlos a unos 400. Valencia, Cataluña y Baleares los han extendido a todos. Este último alega que toda su economía está afectada por el golpe al turismo.

Aun así, la legislación solo permite a las comunidades extender esta ayuda solo a áreas particularmente dañadas de la región. Es decir, no permite que se extiendan a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *