La empresa despide a un empleado por compartir una foto que se tomó mientras conducía en Facebook

La empresa despide a un empleado por compartir una foto que se tomó mientras conducía en Facebook

El 15 de marzo de 2021 la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León dictó sentencia en la que consideró que una empresa no viola el derecho a la privacidad del trabajador, en este caso un camionero, que fue sancionado y despedido por tomarse una foto mientras conducía en su horario laboral y que publicó en Facebook.

Recogido por los medios Economista y Jurista, la oración dice: «Estas no son imágenes relacionadas con la vida privada del trabajador, sino más bien la grabación fotográfica de una actividad en el marco de la prestación de servicios, realizada en el lugar de trabajo, durante la jornada laboral y durante el ejercicio de la actividad laboral ”.

El tribunal considera indiferente el medio para obtener la foto, «porque de todos modos, la fuente es la misma, una red social utilizado por el trabajador que incluye la posibilidad de distribución por parte de las personas que tienen acceso a él ”.

El trabajador venía prestando servicios a la empresa desde 2015, dedicada al transporte de mercancías por carretera. A mediados de 2020, el empleado recibió esta comunicación: “La empresa pudo conocer, a través del gerente de zona, encargado de los servicios de nuestro cliente Mercadona, que el 1 de marzo de 2020 realizó una publicación en la web social de Facebook donde puede ver que está conduciendo el vehículo Scania, que es proporcionado por la empresa para 08:31, a una velocidad cercana a los 90 km / h, como se ve en la aguja del velocímetro. Estando en esta situación, tomas una foto del volante y el panel trasero. El siguiente comentario ‘A por la conquista de Asturias’ acompaña a esta publicación. Empezamos el domingo con alegría ‘».

El trabajador afirmó que la foto fue tomada con una cámara GoPro, lo que le permitió tomarla sin quitarse el volante. Juzgado de lo social en León considerado el despido apropiado, a la que apeló el empleado.

El trabajador sostiene que la empresa lo destituyó disciplinariamente a raíz de una publicación que él mismo realizó hecho en su muro personal de la red social Facebook y no se especificó si el acceso al muro fue realizado por la empresa o por un tercero.

“No se acepta la razón, porque como bien se indica en la sentencia recurrida, la empresa tiene conocimiento de una fotografía que fue tomada en tiempo y en el lugar de trabajo, y cualquiera que sea la calificación que la ‘actitud del protagonista de la foto, la verdad es que no tiene nada que ver con el alcance de la exclusión de privacidad personal, no remitiendo el contenido revelado a hechos, datos o circunstancias que afecten el miedo íntimo a su vida o persona, sino a una fotografía, que fue tomada en el tiempo y lugar de trabajo, y en el ‘ejercicio de la actividad laboral que es propia ”, dice el fallo de la Corte Suprema.

«Hay que tener en cuenta que las fotografías se toman con una cámara GO-PRO perteneciente al actor, en el lugar donde presta sus servicios de trabajo, mientras realiza activamente este servicio y no en un espacio reservado o privado puesto a disposición de trabajadores ni en tiempo de parada ni descanso, También es el mismo trabajador quien hace publicidad a través de las redes sociales, por lo que no se puede presumir la existencia de una limitación a la distribución gratuita de dichas imágenes, al menos frente a los suscriptores de su cuenta de Facebook ”, prosigue el auto.

La sentencia considera irrelevante cómo la empresa accedió a la foto, «porque en todos los casos la fuente es la misma, una red social utilizada por el trabajador lo que implica una posibilidad de difusión por parte de quienes acceden a ella, siendo el contexto en el que se realiza, el camión perteneciente a la empresa y la circunstancia concreta de su ejecución en tiempo y lugar de trabajo convienen, lo que implica que no hubo conocimiento ilícito de lo comunicado por el propio solicitante o desviación del uso del mismo, no aseverando en modo alguno que la empresa comunicaciones de terceros y / o privadas interceptadas y con ello violó su derecho fundamental a la confidencialidad de las comunicaciones, ni a la injerencia comercial en un área reservada al trabajador. «

El despido es injusto, si

Sin embargo, el juzgado considera improcedente el despido, modificando la anterior sentencia del Juzgado de lo Social No. 3 de León. Según la ordenanza, la actuación del empleado no puede ser considerada “ni como un incumplimiento de la buena fe contractual o un abuso de confianza en el desempeño del trabajo, ni como un fraude o deslealtad en los esfuerzos encomendados, ni como parte de la imprudencia o negligencia en el acto de servicio que implique riesgo de accidente o peligro de avería para las máquinas, el vehículo o las instalaciones, (…) sin incluir la situación del tráfico, ni que se haya generado ningún peligro o riesgo particular para conducir. «

Por tanto, el Tribunal Supremo condena a la empresa o reintegrar al empleado o abonarle una indemnización de 12.622,83 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *