La empresa que administrará la operación de Chamartín perdió 4,3 millones en el año en que se aprobó el proyecto | Economía

La empresa que administrará la operación de Chamartín perdió 4,3 millones en el año en que se aprobó el proyecto |  Economía
Vista aérea de la parcela urbanística Madrid Nuevo Norte, en una imagen de 2019.LVARO GARCÍA

Distrito Castellana Norte (DCN), la empresa propiedad de BBVA, Constructora San José y Merlin Properties que se encarga de la urbanización de Madrid Nuevo Norte, ha recibido buenas noticias en 2020, aunque por el momento no se han trasladado a sus cuentas anuales. , que presentó recientemente al registro mercantil. En estos, la compañía reporta pérdidas durante el año de 4,3 millones de euros, un 11% menos que las pérdidas de 4,9 millones de 2019. Beneficio antes de impuestos (la sociedad tributa en régimen de consolidación fiscal con el grupo BBVA, su matriz) también fue negativo en 6 millones, uno menos que el año anterior.

Más información

Pero la continuidad en los grandes números no refleja la importancia que tuvo el año pasado para la empresa. Como se indica en la parte explicativa de las cuentas anuales, el 24 de julio de 2020, el Diario Oficial de la Comunidad de Madrid ha completado el proceso final para poner en marcha Madrid Nuevo Norte, uno de los mayores proyectos urbanos de Europa. También conocida como Operación Chamartín, en referencia a la estación cuyo terreno está detrás de todo un proyecto inmobiliario para el norte de la capital que abarca 2,6 millones de metros cuadrados (imagínense más de 900 parcelas de tierra de fútbol juntas), había estado pegada desde su debut en 1993. Este fue precisamente el año en que se fundó DCN, entonces bajo el nombre de Desarrollo Urbanístico Chamartín SA. Tras la luz verde del Ayuntamiento y del Gobierno autonómico, «ninguna circunstancia impide que el proyecto actual se complete dentro de los plazos de ejecución de cada fase», precisan las cuentas anuales, 27 años después.

Un paso demasiado decisivo para no encontrar un reflejo en la actividad de DCN. Las cuentas, por ejemplo, muestran un incremento sustancial de 321.490 euros en activos intangibles dentro del apartado de aplicaciones informáticas. “Las adquisiciones registradas durante el ejercicio 2020 por este concepto corresponden principalmente a software para la gestión urbana ”, especifica el informe anual. Dans les inventaires, où l’entreprise valorise ses terrains et parcelles à près de 125 millions d’euros, elle réalise une dépense de près de 7 millions au cours de l’année 2020 en « études techniques, location de locaux, honoraires d’ architectes, conseils juridiques et urbains » et « Personnel dépenses liées au nouveau projet de modification du Plan général», une étape nécessaire requise par le Conseil municipal pour donner son approbation finale à l’opération, bien que cela n’ait pas été épargné par la continuación.

Ampliación de la plantilla

El apartado de personal, de hecho, es uno de los que ha registrado cambios más sustanciales. La fuerza laboral ha crecido de 45 a 55, y el gasto ha pasado de 5 millones en 2019 a 6,5 ​​millones el año pasado. Sin embargo, la alta dirección recibió una compensación menor que el año anterior, pasando de 2,4 millones de dólares a 1,8 millones de dólares. Y también las retribuciones y dietas del consejo de administración, integrado íntegramente por hombres, pasaron de 661.490 euros en 2019 a 250.000 euros el año pasado. El capítulo de gastos también incluye más de 764.000 euros para el alquiler de su sede y oficinas comerciales, así como el alquiler de fotocopiadoras y vehículos. Y la provisión a corto plazo de 7,5 millones para atender una reclamación de la Dirección General de Tributos de la Comunidad de Madrid que generó un largo litigio en los juzgados que finalmente se resolvió el año pasado.

DCN cerró 2020 con un capital social de 175,9 millones de euros, tras una ampliación de capital de cerca de 8 millones aprobada a finales de año. Esto no modificó el porcentaje de participación de los tres socios de la compañía, con BBVA en la mayoría (75,5%), por delante de Merlín (14,5%) y Constructora San José (10%). En eventos posteriores, se informa una nueva prórroga pactada este año por 20 millones, que fue aprobada por la junta general de accionistas, así como las cuentas anuales, el pasado mes de mayo.

Los relatos incluyen la convocatoria de este encuentro, en el que aparece la única alusión tangencial a la batalla entre los tres socios por el control de la empresa. BBVA, con su amplia mayoría controladora, ha incluido en el orden del día una modificación de los estatutos sociales que elimina el derecho de adquisición preferente de los socios en caso de transmisión de acciones a un tercero. Merlin, que en 2019 compró su participación a San José y nunca ha ocultado su interés en ampliar posiciones (para lo que la adquisición preferente supone una gran ventaja), se alió con la constructora para llevar ese cambio a arbitraje y solicitar la paralización cautelar de la medida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *