La guerra civil más cruel

La guerra civil más cruel

Los cossos van en transporte público a la Necrópolis; vino un furgó recull o trenta taüts i els deixa en dipòsit. Todos los días entarrereixen de entierros i són ja cent i tants els esperando desgarrado. Los empresarios dan un número por demà o demà passat. Ara el enterrador pidió —intercanvi— mig quilo de sabó o azúcar para enterrar a los muertos. Fastigós, infame ”.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *