La pandemia está obligando a los delincuentes a reciclar y salir de las calles a cometer su fraude ‘en línea’

La pandemia está obligando a los delincuentes a reciclar y salir de las calles a cometer su fraude 'en línea'

Expertos en ciberseguridad advierten de una situación derivada de la pandemia y a la que han bautizado como «Estafas mutantes». Se trata de fraudes que antes del Covid-19 se cometían a pie de calle y que ahora han dado el salto al mundo virtual, después de que los delincuentes se hayan «reciclado». Clavo «transformación digital del crimen» que ha llegado para quedarse, según la alerta de Trend Micro.

La sociedad de la ciberseguridad insiste en que «el crimen se ha adaptado». «Muchas estafas en el mundo real ya no eran posibles porque los criminales fueron encerrados con sus víctimas potenciales. En respuesta, se volvieron digitales y las estafas se volvieron cibernéticas. Este desarrollo fue similar a la transformación digital que tuvieron que pasar las empresas convencionales en 2020 ”, afirman los expertos.

Según una encuesta reciente de Trend Micro, el 88% de las empresas han acelerado sus migraciones a la nube el año pasado. Se han presentado planes de transformación digital en respuesta a la pandemia y los delincuentes se han aprovechado este auge del comercio y los pagos en línea. Un informe de la compañía detalla que «las víctimas de todo el mundo han perdido millones por estas nuevas estafas».

Las estafas apuntan a tecnologías y actividades que se hicieron populares durante la pandemia Covid-19, como una alerta José de la Cruz, CTO de Trend Micro Iberia, que los clasifica en cuatro categorías: compras online, aplicaciones de comida a domicilio, aplicaciones de mensajería y ayudas estatales.

Con base en el mencionado fraude, la empresa advierte que los grupos criminales «pueden mejorar y adaptar sus ‘modo operatorio’ muy rápidamente. Esto demuestra que tanto los ciudadanos como las empresas deben prepararse para la incertidumbre y aprender a protegerse de las amenazas digitales ”, añaden estos expertos en ciberseguridad, que ofrecen una serie de recomendaciones para ayudar a los usuarios a evitar ser malos víctimas.

Nuevo fraude cibernético y cómo protegerse de él

Entre estos nuevos fraudes cibernéticos, las compras online se encuentran entre las más habituales en los últimos meses. Los usuarios pueden estar familiarizados con los estafadores que imitan a los minoristas «en línea» reales para robar información de tarjetas de crédito y otros datos personales. Pero en lugar de hacerse pasar por marcas conocidas, los delincuentes se aprovecharon del boom de las compras en línea. para crear sus propias tiendas y facilitar el fraude.

Estas tiendas no están vinculadas a ninguna tienda existente. Sus productos se anuncian en las redes sociales a precios más bajos (pero no increíblemente más bajos) que las tiendas reales, y generalmente ofrecen descuentos del 10 al 20% en productos populares. Las bandas involucradas en estas estafas están claramente bien organizadas. Tienen personas que responden a las quejas de las víctimas, generalmente con la frase «Estamos trabajando en ello y debería recibir su paquete pronto».

A veces, estos grupos entregan determinados pedidos. De esta manera, la tienda se marca como que ofrece un servicio deficiente, pero evita ser clasificada como falsa, lo que hace muy difícil rastrear a los estafadores. Según la Comisión Federal de Comercio (FTC), las víctimas perdieron $ 420 millones en 2020 para ventas en tiendas online que no entregaron los productos.

Para evitar este tipo de estafas, los expertos de Trend Micro le instan a realizar una búsqueda básica en Internet en el nombre de la tienda, buscando quejas de los usuarios o señales de alerta obvias, como errores gramaticales graves. Asimismo, recomiendan desconfiar si una tienda pequeña puede ofrecer mayores descuentos que las tiendas consolidadas, y como consejo te animan a comprobar si los textos que aparecen en la web están siendo replicados en otras tiendas por .line, ya que esto puede ser un signo de fraude.

El peligro de las aplicaciones de mensajería

Otro de los vectores de ataque más comunes son las aplicaciones de mensajería. Muchas personas ya se mantuvieron en contacto con amigos y familiares prácticamente antes de la pandemia, pero la comunicación ‘en línea’ durante la crisis y sus secuelas. se ha convertido en una necesidad. Algunos delincuentes se han aprovechado de los agujeros de seguridad de las aplicaciones para intentar cometer un fraude haciéndose pasar por otras personas.

El primer requisito para este tipo de estafa yEs una cuenta de WhatsApp comprometida. Los delincuentes pueden obtenerlo mediante el uso de información de contacto robada para hacerse pasar por la víctima y luego convencer a la compañía telefónica de que active el número de la víctima en una nueva tarjeta SIM (a veces denominada intercambio de SIM o intercambio de tarjeta SIM).

Después de este primer paso, los delincuentes activan WhatsApp en el nuevo teléfono y comienzan pedir favores a los contactos de las víctimas. Suele ser una emergencia falsa y una solicitud de transferencia a la cuenta bancaria de un amigo. Por ello, los expertos exigen que el número de teléfono no se publique en Internet (en anuncios o perfiles sociales, por ejemplo) y que se habilite la autenticación de dos factores en las « aplicaciones » de mensajería. En el caso de que un amigo se comunique contigo para pedirle dinero, la solución puede ser usar una llamada de voz para confirmar la historia.

Los expertos también han notado un aumento significativo en el fraude relacionado con aplicaciones de entrega entrega de alimentos y amenazas a la ayuda pública, con delincuentes que presentan solicitudes de desempleo falsas en 2020. Una nueva tendencia en el delito cibernético que es importante monitorear y controlar incluso cuando la pandemia ha terminado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *