La RAE sanciona el descubrimiento de un diccionario anterior al de Nebrija | Cultura

La RAE sanciona el descubrimiento de un diccionario anterior al de Nebrija |  Cultura
Grabado de Antonio de Nebrija.
Grabado de Antonio de Nebrija.

Apenas cinco meses antes del inicio del quinto centenario de la muerte de Antonio de Nebrija, fallecido en 1522, se destronó en uno de sus principales méritos con el de la primera gramática hispánica. su Diccionario latín-español, aparecido en Salamanca en 1494-95, fue considerado el primero de la lengua castellana que existe. Pero un reciente descubrimiento de la investigadora argentina Cinthia María Hamlin, recogido en el Boletín de la Real Academia Española (RAE), traslada este trabajo pionero a Alfonso de Palencia. Atribuye la autoría de dos páginas encontradas en la Universidad de Princeton (Nueva Jersey, EE. UU.) Y que datan de 1492.

Más información

El descubrimiento fue publicado por Hamlin en un artículo de Boletín de la Real Academia Española (RAE) bajo el título Alfonso de Palencia: ¿Autor del primer vocabulario latino romano que apareció en la prensa? «El descubrimiento es muy importante, porque permite adelantar la fecha del inicio de la lexicografía en español, que se creía comenzar con el Vocabulario español-latín de Nebrija en 1494-1495. La identificación de Alfonso de Palencia como su autor quita a Nebrija del título de primer lexicógrafo ”, dice el filólogo, experto en literatura medieval del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (Conicet).

El académico español Pedro Álvarez de Miranda defiende su tesis. “A punto de celebrarse el próximo año, quinto centenario de la muerte de Antonio de Nebrija (1444-1522), el descubrimiento de Cinthia María Hamlin priva a la gran humanista del primado cronológico de la lexicografía española”, explica el filólogo. “Nebrija conserva, por supuesto, además de su mérito de latinista, la gloria de ser el primer autor de una gramática castellana, que, con una dedicatoria a la reina Isabel, apareció en el annus mirabilis desde 1492 «.

El derrocamiento del lexicógrafo comenzó en la Biblioteca Firestone de Princeton. “En febrero de 2018, vine allí para estudiar la copia de la traducción del Infierno de Fernández de Villegas (Burgos, 1515) que se guarda allí y que edito ”, dice Hamlin. Por una rareza del tema, se acercó al Dr. Eric White, curador de libros raros y colecciones especiales, y le hizo una pregunta al respecto. White se aseguró de que la académica argentina estuviera estudiando un texto en español antiguo y decidió desafiarla: «Comenzó a hacerme preguntas muy crípticas sobre un diccionario latín-español de 1490».

Hamlin pasó el interrogatorio. “¡Me estaba poniendo a prueba! Entonces White le dio un tomo que contenía la joya en cuestión en el Vocabulario universal en latín y romano (1490), de Alphonse de Palencia. “Me dijo que, insertadas al principio y al final, había dos páginas de un vocabulario español-latino impreso que no pertenecían a dicha copia y que nadie había logrado identificar todavía. Es raro que un investigador se encuentre con material no identificado y potencialmente importante. Pero menos se presentan prácticamente en un plato ”, prosigue la investigadora.

Una de las páginas del diccionario de Alfonso de Palencia, con las primeras entradas de la letra 'a', conservada en la Biblioteca Firestone de la Universidad de Princeton.
Una de las páginas del diccionario de Alfonso de Palencia, con las primeras entradas de la letra ‘a’, conservada en la Biblioteca Firestone de la Universidad de Princeton.

Hamlin fue consciente de esto desde el primer momento. Fue su día de suerte. Analizó cuidadosamente su contenido. En el primer folio, había un prólogo a la reina Isabel. El segundo transmite 77 entradas del diccionario español de apuesta hasta hincharse-, con sus correspondientes equivalentes latinos. «Sinónimos y derivados, a los que generalmente se suma el nombramiento de la autoridad», especifica. “Además, en muchos casos se agrega una explicación de uso en español, lo cual es importante porque, a diferencia del diccionario Nebrija, que es estrictamente español-latín, aquí también se usa el idioma emergente en las definiciones”.

Sin duda, aumentó la calidad del descubrimiento. Agradecida por la generosidad de Eric White, Hamlin se fue de Princeton hipnotizada por estos folios, con varias fotos y una nueva lente … A su regreso a Buenos Aires, comenzaron los avances, dice. “Gracias a las aportaciones de White, ya tenía una identificación tipográfica: la tipografía móvil pertenecía a la imprenta Ungut y Polonus (Sevilla), Tipo 3: 95G, una tipografía gótica utilizada entre 1491 y 1493”. Los tipos móviles, explica Hamlin, son letras mayúsculas que se utilizan en las impresiones. «Fueron hechos a mano y, como resultado, ahora pueden identificar impresoras y años».

Una de las hojas encontradas contiene un prólogo dedicado a Isabel la Católica. De su análisis, la filóloga pudo extraer otra información. «La llama Reina de Granada y, por tanto, la impresión debe haber sido realizada después de la conquista de Granada en enero de 1492. Así, este incunable sevillano debe haber sido impreso entre 1492 y 1493».

Tras revisar la catalogación de grabados conocidos de Ungut y Polonus, la conclusión fue clara: “Estos fragmentos eran el testimonio de un incunable desconocido, es decir, de un texto publicado en los primeros días de la imprenta, antes de 1501”. En este punto de la investigación se suma a la investigación Juan Fuentes, el medievalista y latinista del Conicet. «Encontró la información que faltaba: la existencia de un manuscrito anónimo en El Escorial, que lleva vocabulario de finales del siglo XV, de la A a la Z, aunque con muchos detalles inconclusos», dice Hamlin. Dicho manuscrito de Escurial fue publicado por Gerald MacDonald en 2007.

Folio con el prólogo del diccionario de Alfonso de Palencia, conservado en la Biblioteca Firestone de la Universidad de Princeton.
Folio con el prólogo del diccionario de Alfonso de Palencia, conservado en la Biblioteca Firestone de la Universidad de Princeton.

La sorpresa fue comprobar que el contenido del segundo folio -porque el códice carece de prólogo- coincidía exactamente con el pasaje correspondiente del manuscrito. «Desde una intuición, fundada en la semejanza del método lexicográfico de este vocabulario con el de Vocabulario universal de Palencia, así como entre los dos prólogos y la forma de dirigirse a la reina, inicié un estudio para ver si el autor podía ser el mismo. Un dato curioso me puso en la pista: para ilustrar el mismo término latino, la mayoría de las veces los dos vocabularios insertan la misma cita autorizada (de Virgilio, Cicerón, Terence…) ”.

Basado en la metodología de la crítica textual, Hamlin reunió las citas de la primera sección del vocabulario. “Esto me llevó, en primer lugar, a la conclusión de que ambos trabajan con las mismas fuentes lexicográficas en distintas entradas y, finalmente, a encontrar errores comunes en sus citas. Es decir, errores que se cometen en el mismo lugar y que no están registrados en la tradición lexicográfica anterior. La sentencia es, pues, una prueba contundente de que se trata del mismo autor, Alfonso de Palencia, porque es muy extraño que se cometa dos veces el mismo error de forma independiente ”, resuelve el filólogo.

Palencia murió en 1492. Este es otro dato que prueba la evidencia material de que su obra es anterior a la de Nebrija. Con un matiz importante, que expone el investigador argentino: “La verdad es que muchos datos permiten deducir que este texto fue publicado póstumamente. El vocabulario debe haber sido escrito antes de marzo de 1492, por lo que precede en varios años al de Nebrija ”.

Ciertamente, el descubrimiento, según Hamlin y Álvarez de Miranda, cambiará el enfoque de la lexicografía. “Palencia ya había publicado un diccionario de latín en 1490, traducido al español en una segunda columna: era la primera vez en Europa que una lengua romance formaba parte, aunque marginal, de un diccionario. Con este nuevo descubrimiento, este diccionario bilingüe del que el español es lengua de origen, Palencia recibe un reconocimiento por su mérito ”.