Las infidelidades y el amor tradicional atrapan incluso a los jóvenes en la televisión | la tele

Las infidelidades y el amor tradicional atrapan incluso a los jóvenes en la televisión |  la tele

Las realidades que ponen a prueba la fidelidad de las parejas, que premian el control de la libido, o que castigan el celibato frente a la magia de las relaciones de primera impresión dominan la programación televisiva convencional, han dado el salto a las plataformas y han conseguido acabar con esta certeza infundada de que sólo los jóvenes mira YouTube y Twitch. El éxito de La isla de las tentaciones (Mediaset), cuya tercera edición logró una cuota de pantalla media del 26,3% y más de 3,1 millones de espectadores, provocó un efecto bola de nieve que fue contagiado por sus competidores. Salta de la pantalla para convertirte en un fenómeno social.

Más información

La isla de las tentaciones, la adaptación española de un formato original de Banijay, productora de programas como Hermano mayor o entonces Cocinero, “Resuelve problemas universales, como las relaciones, con los que nos sentimos identificados”, explica Jaime Guerra, director de producción de Mediaset España. «Todos, en algún momento, hemos querido saber qué hacen o piensan nuestros socios cuando no están con nosotros». El público apoya la apuesta del grupo audiovisual que emitió por primera vez el programa en Cuatro y, a medida que aumentaba el número de espectadores, lo trasladó a Telecinco. «Él condujo su flequillo [las noches] con más de 17 puntos de ventaja sobre su principal competidor ”, explica Guerra. El grupo ya está preparando una nueva edición para el otoño, una especie de secuela llamada La ultima tentacion, que reunirá a los participantes de sus entregas anteriores.

Tras dos exitosas ediciones, con un fundición de competidores medidos al milímetro por la productora Quartz, anunció Atresmedia Isla del amor, otro formato adaptado por la televisión española, en este caso a diario, que premiaba a quienes supieran seguir a una pareja aunque poco o nada supieran de la persona que estaba a su lado. El programa alcanza una media del 1,3% de cuota de pantalla en Neox, el canal temático del grupo donde se emite.

Cristina Pedroche se hace una foto con las concursantes de ‘Love Island’.

La premisa era diferente a La isla de las tentaciones, pero la base es la misma: potenciar el interés por las relaciones. Nada nuevo. Durante años, antropólogos como Robin Dunbar ya han calculado que los chismes y las historias personales ocupan el 65% de la conversación de personas de todos los géneros y edades en lugares públicos. En 2021, mientras se desafía la identidad de género y la monogamia, siguen triunfando los formatos en los que se cuestiona la lealtad de las parejas heteronormativas.

En el caso de estos programas, la conversación comienza frente a la pantalla cuando se emiten, pero continúa por otros medios. Como es habitual en Mediaset, gran parte de los programas de entretenimiento del grupo pasaron horas comentando los avatares de los participantes. Esta retroalimentación le ha permitido convertirse en un monotema, reforzado por los programas satelitales que suelen acompañar realidad de Telecinco, como el debate semanal donde exconcursantes y otros rostros conocidos del medio agudizan cada detalle.

El resto, en redes

El día anterior se realiza en paralelo en redes sociales y WhatsApp. Es difícil sortear los cientos de mensajes que se acumulan en grupos de amigos, trabajo y familia después de cada transmisión. “El trabajo y la planificación se hace antes de las grabaciones para tener material exclusivo y específico que multiplique el alcance del programa en estas plataformas”, explica Guerra. “El departamento de Multimedia, que también se encarga del resto de programas de éxito viral como La voz, tu cara me suena o entonces Cantante de máscara, estrategias planificadas antes del estreno y durante las retransmisiones, y monitorizadas a diario ”, explica Carmen Ferreiro, directora de programas de entretenimiento de Atresmedia TV. En el caso de los seguidores más fieles, no se trata solo de comentar, compartir memes y otros chistes en Internet, pero los concursantes se convierten en estrellas mediáticas (y en algunos casos fugaces) y sus perfiles también ganan seguidores.

A partir de ahí, estos espacios pasaron la prueba de la barra. En medio de una pandemia, la de las terrazas. Es el tema de conversación y el que genera expresiones que encajan en la cultura popular. En la primera edición de La isla de las tentacionesEl nombre de Estefanía, más bien el grito de su desesperado novio, incluso se coló en la ceremonia de los premios Goya. En esta última parte se ha incorporado otra expresión: «La handita Relajarse «. “Hay algo mágico y único en la televisión lineal que ningún otro medio tiene, y es la capacidad de crear eventos”, dice Ferreiro.

Ya ha pasado con Hermano mayor 1 cuando la frase «quien me pone la pierna» incluso se convirtió en una canción. O en el antecedente de La isla de las tentaciones, el programa Exceso de seguridad, emitido por Antena 3 en 2002, cuando toda una generación, la de los millennials, miraba a escondidas el programa de sus padres y repetía: «Jo, tía, Nube, qué fuerza, tía». La diferencia es que en ese momento no existía un foro para las redes sociales, lo que permite que se multipliquen las emociones que empujan a los espectadores a compartir los momentos de estos programas.

Para los jovenes

Los jóvenes se encuentran entre los públicos a los que se dirigen los grupos audiovisuales cuando lanzan este tipo de contenidos. Para ellos planifican estrategias en las redes porque son ellos los que ven la televisión con el teléfono en mano y los que utilizan las plataformas digitales de los grupos audiovisuales (Mitele Plus, en el caso de Mediaset, y AtresPlayer Premium, en ese Atresmedia) para ver los programas ya emitidos. Atresmedia eligió a Cristina Pedroche como presentadora y colocó Isla del amor en Neox, el canal temático dedicado al grupo de edad entre 13 y 35 años. “Pensamos en ella porque, además de su experiencia en el campo, conecta muy bien con los jóvenes y sabe cómo funcionan las redes sociales, tres cualidades imprescindibles para presentar. Isla del amor»Continúa Ferreiro.

Los concursantes de la segunda temporada de
Los concursantes de la segunda temporada de «Playing with Fire» de Netflix.

Según las mediciones de este grupo audiovisual, durante esta última temporada, que va desde septiembre de 2020 a junio de 2021, en promedio 2,5 millones de jóvenes (de 13 a 24 años) ingresaron a este canal diariamente. «Si tenemos en cuenta el grupo de edad de 13 a 34 años, el número de jóvenes es de 5,4 millones», afirman desde Atresmedia. Datos similares compartidos en Mediaset sobre el éxito de La isla de las tentaciones: “Por edades, destacó especialmente su consumo entre el público joven, con un histórico 51,8% entre los espectadores de 16 a 34 años que lo convirtió en el programa de entretenimiento más visto por ese perfil de público en los últimos 20 años, desde Hermano mayor 2, publicado en 2001 ”. Mediaset ya está preparando la cuarta parte.

Plataformas como Netflix, tradicionalmente identificadas con series y películas, han comenzado a emitir realidad de ese tipo. El año pasado, dos ediciones de Jugar con fuego (programa en el que los participantes no pueden tener ningún contacto sexual) y uno de los El amor es ciego (sobre matrimonios ciegos). La plataforma, como es habitual, no comparte datos de audiencia ni ofrece información sobre cómo clasificación de los más vistos que aparecen en la pantalla inicial. Pero aseguran que ya están elaborando varios programas de factura nacional, entre ellos, Amar con certeza, en el que seis parejas que afirman tener una relación honesta tendrán que demostrarlo. En primer plano estará la cantante Mónica Naranjo, presentadora de la primera edición de La isla de las tentaciones, quien en el video promocional recuerda irónicamente su tiempo en el realidad.

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *