Las protestas en Cuba provocan una disputa política en España | Internacional

Las protestas en Cuba provocan una disputa política en España |  Internacional

Las masivas movilizaciones del pasado domingo en Cuba, las más importantes de las últimas décadas, desataron una disputa política en España, donde los partidos de derecha (PP, Ciudadanos y Vox) acusaron al Ejecutivo de «tibieza» por no haber condenado enérgicamente la represión de las manifestaciones y por no calificar al régimen de La Habana de “dictadura”.

La portavoz del nuevo gobierno, Isabel Rodríguez, evitó calificar a Cuba de dictadura, a pesar de las reiteradas preguntas de los periodistas, y se limitó a responder que «no hay duda sobre la posición de España. Respecto a la defensa de los sistemas políticos democráticos: España es una democracia de pleno derecho». país que defiende la democracia, los derechos y las libertades. Esta es la posición de España ”. Unas horas antes, la congresista Aina Vidal, Unidos Podemos, había declarado que «Cuba no es una dictadura».

Durante la noche, entrevistado por Telecinco, el presidente Pedro Sánchez dijo que “es obvio que [Cuba] no es una democracia ”, pero agregó que debe ser la sociedad cubana“ sin injerencias ”la que decida su rumbo y la comunidad internacional“ ayude ”en este proceso. El jefe del gobierno español calificó de «inapropiada» la represión de manifestaciones y la detención de periodistas y youtubers, por lo que exigió que se respete el derecho a manifestarse y que se libere al colaborador del diario. A B C detenido. Destacó que hay «varios factores» detrás de las protestas; entre ellos, los «efectos devastadores» de la pandemia en la economía de la isla, situación en la que los países avanzados deben estar «extraordinariamente unidos».

Para la oposición de derecha, la crisis cubana es una oportunidad para explotar las contradicciones dentro del gobierno entre un PSOE, alineado con la socialdemocracia europea, y Unidos Podemos, que mantiene vínculos con el régimen de Castro. Fuentes diplomáticas sostienen, sin embargo, que «el papel de la diplomacia no es etiquetar a otros gobiernos, sino presionarlos para que actúen en una dirección favorable a sus principios o intereses».

En video, la ministra de Política Territorial y portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, insiste este martes en la defensa del derecho a manifestarse en Cuba.(FOTO: EUROPA PRESS | VIDEO: MONCLOA)

El martes temprano, la Cancillería llamó a las autoridades cubanas a «respetar» el derecho fundamental de todos sus ciudadanos a manifestarse «libre y pacíficamente». En un breve comunicado -en consonancia con las declaraciones del Alto Representante de la UE, Josep Borrell- el gobierno español expresó su «preocupación» por la grave escasez que atraviesa la población, que desató las protestas, y prometió estudiar «las formas de ayudas para mejorar la situación ”, como se ha hecho con otros países iberoamericanos.

El departamento que encabeza el diplomático José Manuel Albares desde el lunes afirmó seguir «con gran interés y muy de cerca la situación» en Cuba, que atribuyó a una serie de factores (como la pandemia y el declive del turismo), entre los que sí lo hizo. sin hablar del embargo estadounidense (que las autoridades de la isla acusan de sus problemas económicos), y aconsejó, como salida a la crisis, «acelerar el ritmo de las reformas».

Más información

Pese a este comunicado, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, denunció horas después “el silencio de Sánchez” ante la represión del regimen cubano y le pidió que lo condene “de forma inmediata”, sin dejar que Podemos marca la política exterior de España. «Esta declaración [en alusión al de Exteriores] no condena expresamente la dictadura cubana «, dijo García Egea, quien pidió» claridad y fuerza «y no un silencio que, a su juicio,» perdona las dictaduras de Cuba y Venezuela y ejerce la diplomacia con los impunes «. Por su parte, la portavoz del Grupo Popular en el Congreso, Cuca Gamarra, denunció que “hay una parte del gobierno español. [en alusión a los ministros de Podemos] que apoya al régimen cubano ”. El lunes, el presidente del PP, Pablo Casado, calificó la noticia de Cuba de «preocupante» y pidió al gobierno que muestre la cara: «El PP propondrá en los ayuntamientos y parlamentos regionales la aprobación de las declaraciones institucionales», exigiendo que la dictadura comunista ponga un fin a la represión ”.

Los ciudadanos también instaron al gobierno a condenar la “dictadura comunista” de Cuba “sin matices” ya apoyar las manifestaciones; y criticó la “tibieza” de Sánchez por “no haber enfurecido a su socio en Podemos”. “No sean cobardes ni cursis cuando condenan abiertamente cualquier medida represiva contra los derechos y libertades en Cuba, nuestro hermano país”, pidió su portavoz parlamentario, Edmundo Bal, al nuevo ministro Albares.

Por su parte, Vox -que, como el PP, llevará la crisis cubana a la Asamblea de Madrid- presentó una propuesta no legal en la que pide al Congreso que condene «la represión y limitación de la libertad de expresión en Cuba». La iniciativa no debe discutirse antes de septiembre, fecha de apertura de la nueva sesión. El portavoz parlamentario de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, reclamó «la implementación de gestiones diplomáticas para poner fin a la represión» y sugirió la adopción de medidas comerciales que, dijo, matizó, podrían ser «coercitivas» o «estimulantes». La política comercial, en cualquier caso, es responsabilidad de la Comisión Europea.

En una línea muy diferente, la congresista Unidos Podemos Aina Vidal aseguró que «Cuba no es una dictadura», al tiempo que admitió que su gobierno debe permitir «cualquier tipo de manifestación, como en cualquier otro país». Por su parte, el secretario general del PCE y secretario de Estado para la Agenda 2030, Enrique Santiago, dijo este lunes en un mensaje a través de las redes sociales: “Cuba está sufriendo el bloqueo más duro de la historia, una medida contraria al derecho internacional. que impide la llegada de alimentos, suministros médicos y recursos económicos. La ayuda humanitaria más eficaz es cumplir con las resoluciones de Naciones Unidas y levantar el bloqueo ahora ”.

Por su parte, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) y la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) exigieron la liberación del periodista independiente y colaborador del diario. A B C en La Habana Camila Acosta, detenida cuando salía de su casa el lunes, y exhortaron al gobierno a «interesarse por su situación y exigir que el ejecutivo cubano la libere de inmediato, deje de acosar a los periodistas y respete su trabajo». En un tuit publicado a última hora de la mañana, el ministro Albares agregó una nueva exigencia a las autoridades cubanas: la «liberación inmediata» de Camila Acosta.

Unas 200 personas se reunieron el lunes por la tarde frente a la embajada de Cuba en Madrid para exigir una Cuba «sin comunistas» y la libertad de los presos políticos. A la manifestación se unieron la presidenta regional de Vox, Rocío Monasterio, de origen cubano, y el secretario general del partido ultra, Javier Ortega Smith.

Gritando «Abajo la dictadura» o «Patria y vida», los cubanos salieron a las calles el domingo para protestar por la explosiva mezcla de falta de comida y falta de covid vacunas. La crisis económica que sufre la isla desde hace años se ha visto agravada por la pandemia, que ha golpeado duramente al sector turístico. Los eventos más importantes de la isla desde maleconazo 1994 durante el llamado período especial – después de la caída de la URSS, cuando cientos de cubanos salieron a protestar por la precaria situación en vísperas del colapso de la URSS crisis vigas-, se ampliaron y llegaron a miles de ciudadanos gracias a las redes sociales.

Las protestas fueron duramente reprimidas por el gobierno, que llamó a los revolucionarios a combatir las manifestaciones en las calles, donde había más de un centenar de detenidos. En la línea oficial de Castro, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, culpó a Washington de las protestas contra el embargo decretado por este país, que se agravó bajo la presidencia de Donald Trump (2017-2021). Ahora, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, dio un impulso a los manifestantes este lunes en su primer comunicado sobre las protestas contra el régimen de Castro en el que llamó a La Habana a responder a las demandas de la población. «Estamos con el pueblo cubano y su fuerte y claro llamado a la libertad y al alivio» ante los estragos de la pandemia y «las décadas de represión y sufrimiento económico a las que ha sido sometido por el régimen autoritario cubano».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *