Libro de Joan Margarit: El animal moribundo | Babelia

Libro de Joan Margarit: El animal moribundo |  Babelia

El poema que da título al último libro de Joan Margarit aparece al principio de algunas líneas de Yeats («Ni el miedo ni la esperanza ayuda / un animal moribundo»), que Philip Roth utilizaría también para nombrar una de Yeats. Sus novelas sobre la vejez . Sin embargo, a pesar de su supuesta naturaleza epílogo, animales del bosque nos presenta a un individuo «misteriosamente feliz». De hecho, la serenidad expresiva y la arrogancia estoica con la que un veterano derrotado de toda la vida enfrenta la perspectiva de su propia muerte es admirable. El autor que cantó un conmovedor réquiem por su hija Joana hace 20 años habla abiertamente aquí sobre la enfermedad («Debilitado / por una quimioterapia que no pudo / curó este linfoma»), pero esquiva hábilmente la tentación auto-patética de la piedad. Y es que el saldo de animales del bosque está atravesado por una celebración clandestina de la existencia, donde las conquistas momentáneas y las cicatrices duraderas se codean. Podríamos referirnos a la dulzura biográfica y la confianza emocional que transmiten los textos de Margarit, utilizando los distintos pactos de lectura postulados por los teóricos de la autobiografía, o las diferentes modalidades autoficcionales que intentan separar la persona del personaje. Sin embargo, dada la desnudez esencial de esta poesía, parece que recurrir a este arsenal crítico equivaldría a profanar un santuario. Más allá de la modesta técnica del correlato (ver la dedicatoria inicial: “A Mariona Ribalta, la Raquel de toda mi obra”), todas las indicaciones nos permiten identificar al enunciador con el sujeto que asiste al desfile de la memoria y que aprieta el tiempo. que queda para aguantar el deseo. Como resultado, el Memento Mori se filtra a través de los motivos predilectos de Margarit: la atención al paisaje, los puentes entre la memoria personal y la memoria colectiva, la alteración sentimental o la cultura como suavizante de la crudeza de la realidad.

Respecto al paisaje, animales del bosque los interiores ascéticos se alternan con salidas esporádicas hacia el exterior. El primero lo demuestra “La escalera”, donde unos pasos metaforizan el tiempo transcurrido entre el paso de la juventud y los pasos arrastrados, o “La casa”, que reivindica la solidaridad recíproca entre el edificio y sus habitantes: “Todo el mundo c es tu casa. El que se estaba construyendo. / Que, al final, se vacía ”. Ejemplos de esto último son los paseos por las ciudades perdidas en la hoja de ruta de la memoria o el regreso a los lugares queridos que ahora se erigen como los mausoleos de una época feliz, ya sea el París de los años. Sesenta o más cafés en “ la Barcelona que / donde vivimos los primeros años ”. Por su parte, la memoria está ligada a las vivencias de la infancia y la primera infancia, como lo demuestran etiquetas tan elocuentes como «Desde la pobreza» o «Desde lo más profundo de la miseria». Sin embargo, la inmersión en las cloacas del franquismo tiene algunos puntos de fuga: las canciones que se escuchan en la radio, que constituyen una especie de recuerdo tanto auditivo como sentimental, no lejos de Vázquez Montalbán. A veces las grietas del pasado también se proyectan en las incertidumbres del presente: esto se puede ver en el rechazo a las efusiones nacionalistas («Una vieja aversión a la patria, / la de los demás y también la mía») o en la prevención contra quien s ‘despierta el fantasma de la guerra civil.

Cette dimension historique sert de décor à une poignée de pièces intrahistoriques capables de nous couper le souffle, car en elles l’héritage amoureux est indissoluble du « sentiment douloureux » : « Toi et la poésie, / depuis vingt ans, c’est tout ce que tengo «. . En esta línea destaca “Mujer silenciosa”, que muestra dos formas opuestas de habitar el vacío dejado por la niña: los largos silencios de la mujer y las palabras detrás de las cuales el ego intenta esconderse. Dureza y ternura se combinan en el amargo consuelo que expone el interlocutor, transcrito en estilo directo: «No debes llorar más, / tan viejo que no pudiste cuidar de ella». El principal antídoto contra la melancolía radica en una cultura internalizada que se centra principalmente en la pintura y la música. Por un lado, Margarit evoca los retratos humanos albergados en su museo mental, dibuja un cuadro de Friedrich con unas pinceladas verbales o elabora un homenaje ecfrástico a Van Gogh en el que se resalta el interés por el mundo concreto que revelan los cuadros del loco del pelirrojo. Por otro lado, las partituras de Bach, Schubert o Beethoven son los únicos acordes de belleza capaces de contrarrestar la impotencia final.

Las composiciones de Margarit conducen frecuentemente a un corolario metapoético que defiende la concepción de la lírica como una enseñanza compartida con los lectores. Este enfoque se cristaliza en la imagen de la escritura como llave maestra («Siempre debes / ser capaz de abrir una puerta») o como ejercicio de autoconocimiento: «Porque la poesía es, para quien escribe, / aprende a escribir tú mismo. / Y quien lo lea, aprenda a leer ”. Frente a la languidez desvanecida de los otros libros testamentarios, animales del bosque es el poderoso golpe vital —más sonoro y duro en catalán, más melódico y pegado en la versión castellana— de un autor que aspira a la vocación de «poeta humilde / presocrático» y alcanza la categoría de clásico contemporáneo.

Portada 'Animal del bosque', JOAN MARGARIT.  VISOR EDITORIAL DE POESÍA

animales del bosque

Jeanne Marguerite.
Edición bilingüe.
Visor, 2021.
195 páginas. 22 euros.

Búscalo en tu librería

Puedes seguir a BABELIA en FacebookGorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *