Liga MX: La afición de Cruz Azul celebra el título más sufrido y el más esperado: «Se acabaron las cruzazuleadas»

Liga MX: La afición de Cruz Azul celebra el título más sufrido y el más esperado: "Se acabaron las cruzazuleadas"

Se necesitaron más de dos décadas para celebrar la fiesta de Cruz Azul. Martín Hernández abre una lata de cerveza en la avenida Paseo de la Reforma. En la mediana, colocó varias camisetas blancas con la leyenda “Cruz Azul, campeón”. La improbable capacidad del Partido Celestial de perder la final llevó a su familia a la bancarrota. “Siempre que tenía un final, hacíamos camisetas, pero siempre perdía. Por eso aprendimos a no ponerle fecha y por eso lo reciclamos ”, dice. Hernández, de 30 años, tuvo una noche llena de acontecimientos. Primero fue a vender camisetas y banderas al estadio Azteca. Veinte minutos antes del final del partido, llevó su camioneta al Ángel de la Independencia. Esta vez, a pesar de sus sospechas, el equipo de cemento fue el campeón.

Cruz Azul conquistó su noveno campeonato al vencer a Santos Laguna en agonía (2-1, puntaje acumulativo). El juego se jugó con un 25% de capacidad debido a la pandemia de covid-19. Poco más de 22.000 aficionados asistieron al icónico Estadio Azteca. La venta de boletos se realizó en línea y los boletos volaron en menos de cinco minutos. A pesar de esto, Sergio Sánchez, de 25 años, tomó una camioneta de Michoacán a la Ciudad de México para ver el partido, de todos modos, en un bar. “Los precios eran exorbitantes. Los comerciantes nos dejaron un boleto de 500 pesos ($ 25) a 2500 ($ 125). Lo vi con un conocido, pero entre las celebraciones ya me perdió. Veamos si puedo encontrar un hotel o si no quiero despertarme ”, explica. Sánchez sostiene un conejo disfrazado de Cruz Azul, la mascota del club. Rabbit Luck tardó más de 23 años en darles otra Liga. “Es para mi hijo de tres años. Quería traerte un pequeño recuerdo. Tenía que venir sólo por el dinero ”, explica el trabajador en un campo de abogados.

Más información

La mejor manera de celebrar al Equipo de Cemento fue celebrar el Ángel de la Independencia. Miles de fans se reunieron allí para gritar «¡Sí, podríamos!» y «¡Tenemos sangre azul!» El Paseo de la Reforma, uno de los puntos turísticos de la capital mexicana, se ha convertido en el escenario de lo que bien podría ser un macroconcierto de fin de año, antes de la pandemia. Grupos de aficionados vitorearon sin máscara y celebraron el título con una distancia sana y contradictoria. La celebración de la novena estrella de Cruz Azul hizo que la celebración estuviera cargada de alcohol, pero no de gel antibacteriano.

“Escucha, vamos, a nadie le importa. Namas Voy a terminar esto y ya está ”, dice Martín Hernández, vendedor de camisetas del campeón. “Es un placer ver ganar a estos bastardos. Me voy a América. Estoy feliz por ellos porque así salió toda la mercadería que obtuve. Será una colecta ”, resume antes de tomar un sorbo de su bebida.

Entre los aficionados que prefirieron alejarse de la multitud estaba Marco Briseño, de 57 años. “Estoy con él desde los años setenta. Me gustaron los colores y me quedé. Lloré varias veces. Y ahora, ¿qué sigue? Seguir el camino de la victoria. Tenía que haber una pandemia, corrieron hacia Billy Álvarez [expresidente del equipo y de la cementera Cooperativa Cruz Azul durante 32 años y acusado de lavado de dinero]Él dijo.

“Mi mamá me enseñó a ser de Cruz Azul. Somos fieles y el cruz de azulejos. Hemos comenzado otra era, suficiente para ser finalistas. Adios a intimidación y memes ”, dice Itzayana Hinojosa, de 27 años. Es la primera vez que ve a sus propios campeones de liga. «Ya hemos enterrado el significado de atravesar», Declara Mariana Tamer, 53 años. “No me da miedo ver tanta gente aquí celebrando, al contrario, es un buen momento para dar la mano y ver que estamos unidos. Me vacunaron hace dos días y eso me da más tranquilidad ”, agrega.

Sofía Solís, de 66 años, se refugia bajo una chaqueta de Cruz Azul que se queja de que le queda demasiado holgada. Con una máscara de tela, grite lo más fuerte que pueda. «Mi padre era del estado de Hidalgo [cuna del Cruz Azul] y el equipo que nos inculcó. En mi madurez, siempre los vi perder. Y cuando Cruz Azul gane, será mejor que apague la televisión. Hoy venimos a celebrar. Mira cuántos años sin campeonato, joven. Con tanto alcohol, el virus mata a todos los fanáticos ”, dice antes de volverse para ver uno de los fuegos artificiales. Una parte de México no durmió para celebrar al equipo que finalmente pudo exterminar sus miedos de ser campeón.

Suscríbete aquí ala boletín de EL PAÍS México y reciba todas las claves informativas de la actualidad de este país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *