Los acusados ​​de formar parte del «frente legal» de ETA niegan haber colaborado con la pandilla | España

Los acusados ​​de formar parte del "frente legal" de ETA niegan haber colaborado con la pandilla |  España
El acusado de haberse incorporado al famoso frente judicial de ETA, esta semana ante la Audiencia Nacional.FERNANDO VILLAR / EFE

La abogada Arantza Zulueta, la principal acusada de pertenecer al llamado «frente judicial» de ETA, negó este martes ser jefa de Halboka, una estructura supuestamente creada en 2002 para mantener el control interno y la disciplina de los presos de la banda terrorista. Luego de 11 años desde su detención y luego de que las defensas intentaran evitar la audiencia del lunes, el abogado y otros seis imputados finalmente se declararon el martes durante el juicio organizado por la Audiencia Nacional. Durante cuatro horas, todos rechazaron los hechos con los que se les imputa. «No pertenezco a ningún aparato de ETA», insistió Zulueta, a quien el Ministerio Público pide 19 años de prisión. Para el resto, entre 7 y 12 años.

Zulueta ya había aceptado una pena de prisión de tres años y medio en 2019 por liderar el primer aparato penitenciario de ETA, conocido como Front de makos y que, según el Ministerio Público, fue precisamente reemplazado en 2002 por Halboka –Acrónimo en euskera de «Rompiendo los muros, pronto los luchadores en la calle» -. Según ha alegado la acusada este martes, hace dos años (con la banda terrorista disuelta), asumió asumir esa sentencia that declaraba su «pertenencia a ETA en grado de dirente» porque «enteía que era un buen paso para la democracia, la paz y convivencia ”. Esta decisión concluyó que ella y Jon Enparantza lideraban el llamado frente de makos. Las defensas intentaron en varias ocasiones que este proceso se intentara en conjunto con el de Halboka, pero esto nunca fue aceptado.

Más información

En su acusación, la Fiscalía sostiene que Halboka era una “estructura plenamente integrada a ETA” y que Zulueta, además de liderar este pequeño grupo, “participó en la recaudación del impuesto revolucionario”, en el “Fijación de metas” y brindó apoyo. a ETA “para evitar acciones legales”. Según el Ministerio Público, la cúpula de la pandilla le encargó que elaborara un informe sobre medidas de seguridad en la sede de la Audiencia Nacional para atentar contra este órgano judicial; Además, durante su detención, un dispositivo informático que contenía información sobre vehículos “utilizados por potenciales objetivos” de miembros de ETA intervino en su bolso: como escolta de María San Gil, ex presidenta del PP vasco; y, en el registro de su despacho, calle Elcano de Bilbao, la Guardia Civil localizó un llave USB con información sobre los escondites de ETA en Francia, donde se encontraron rifles de asalto, explosivos y municiones.

Toda una batería de acusaciones que Zulueta negó el martes: “Nunca he participado en una gestión tributaria revolucionaria. Nunca le di ningún objetivo o información a ETA para que pudieran atacar. No participé en nada por lo que ETA pudo haber realizado posteriormente acción armada, acción violenta o ataque ”, dijo la abogada, que fue ingresada en prisión en septiembre de 2019, donde permaneció hasta febrero de 2020.“ Nunca pasé ninguna comunicación a ETA ni ETA no me envió ninguna comunicación para nadie ”, dijo. “Nunca le dije a ETA cómo debe actuar un detenido. Nunca recluté a nadie para ETA ”, se defendió ante los magistrados.

Zulueta también ha negado su conexión con los zulos de la banda terrorista. «Es imposible para mí tener una memoria USB con la ubicación de todo tipo de armas». “Nunca he visto un arma ni tocado un arma. Las únicas armas que he visto están en los resúmenes y, en un principio, en esta Audiencia Nacional cuando estaban en exhibición. [durante la celebración de los juicios]”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *