Los Balcanes se resignan a retrasar la adhesión a la UE hasta que se resuelvan sus propios conflictos | Internacional

Los Balcanes se resignan a retrasar la adhesión a la UE hasta que se resuelvan sus propios conflictos |  Internacional

La cumbre de la Unión Europea con los seis países balcánicos que aspiran a formar parte del club -Serbia, Montenegro, Albania, Macedonia del Norte, Bosnia-Herzegovina y Kosovo-, celebrada este miércoles en Brdo (Eslovenia), finalizó con la reafirmación de la oferta de membresía, pero sin precisar un horario, ni siquiera remoto o indicativo. Los líderes de la última región del continente en retirarse de la UE abandonan el encuentro resignados a contentarse con un acercamiento económico paulatino y convencidos de que su entrada depende más que nunca de la resolución de sus propios conflictos regionales.

La prueba de acceso, cada vez más dura por las exigencias de países como Francia o Holanda, también les obliga a demostrar a la opinión pública de los países de la UE una estabilidad política y una solidez del Estado de derecho que hoy no se dan por sentadas. . . .

«Sin resolver nuestros problemas con Pristina [capital de Kosovo]Serbia no podrá unirse a la UE ”, admitió el presidente serbio Alexandr Vucic al final de la cumbre. Serbia, el corazón de la ex Yugoslavia, es el país más grande de la región y la pieza central para integrarse en el club comunitario. Pero las complicadas relaciones de Belgrado con Kosovo, que se ha vuelto unilateralmente independiente del estado serbio, y las disputas fronterizas en curso, la más reciente, en septiembre, arrojan dudas sobre la posibilidad de coexistencia regional.

A pesar de las dificultades, Eslovenia, el país que preside la UE este semestre y que fue el primero en independizarse de Yugoslavia y unirse al club comunitario, esperaba que la cumbre de Brdo sirviera para reafirmar el compromiso de los veintisiete a favor de la futura ampliación de los denominados Balcanes Occidentales. Incluso querían establecer el objetivo de comenzar la ampliación a más tardar en 2030.

El primer ministro esloveno, Janez Jansa, logró su objetivo solo parcialmente, ya que la oferta de membresía se mantuvo, como lo ha sido durante dos décadas. Pero los socios europeos se negaron a establecer un horizonte temporal para la membresía.

Años o décadas

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin límites

Suscríbete aquí

La declaración final de la cumbre se limita a declarar que «la UE reafirma su compromiso con la ampliación». Pero el texto destaca que el proceso estará condicionado no solo a reformas creíbles en los países candidatos, sino también a la adaptación del club para que pueda absorberlas. Dos condiciones que pueden tardar años o décadas en juntarse.

Incluso Alemania, uno de los países más favorables a la ampliación en el Este, no ha defendido ninguna fecha, por lejana que sea. «Realmente no creo en fijar fechas, sino en mantener nuestra promesa: una vez que se cumplan las condiciones, la membresía puede tener lugar», dijo la canciller saliente Angela Merkel después de la cumbre. Berlín especifica, por tanto, que la carga de la prueba recae en cada uno de los seis países que aspiran a seguir los pasos de Eslovenia y Croacia, las dos ex repúblicas yugoslavas que entraron respectivamente en 2004 y 2013.

El presidente francés, Emmanuel Macron, ha sido mucho más duro, quien ha asegurado que la región no solo no se estabiliza, sino que retrocede en determinadas zonas. «Queremos dar una perspectiva europea a estos países (…), pero hoy estamos asistiendo, en cierto modo, a un regreso de la historia y de grandes tensiones», declaró el presidente francés.

La situación es particularmente delicada en Bosnia y Herzegovina, donde a principios de año se especuló sobre una posible desintegración del país. Kosovo también mantiene tensiones con Serbia y su independencia, además, no es reconocido por cinco socios de la UE, incluida España. Y un país que se ha inclinado decididamente hacia la apertura de negociaciones de adhesión, como Macedonia del Norte, se ha enfrentado al veto de Bulgaria dentro de la UE por una disputa, entre otras, sobre las raíces búlgaras de la lengua macedonia y sobre la interpretación de la invasión búlgara del idioma macedonio. país durante la Segunda Guerra Mundial.

Siga todas las noticias internacionales en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *