Los banqueros centrales resisten la presión de la subida de precios | Economía

Los banqueros centrales resisten la presión de la subida de precios |  Economía

Mejor adelantar que quedarse corto. Ésta es la máxima con la que los banqueros centrales se acercaron al final de la crisis. Los responsables de la política monetaria han propuesto una retirada cautelosa del estímulo, conscientes de que cualquier paso en falso podría descarrilar la recuperación. Pero el rápido inicio de la alta inflación los puso bajo presión. Con los halcones Pretendiendo acelerar el ritmo, los banqueros mantienen la tasa por el momento considerando que la subida de precios es temporal. Los analistas advierten, sin embargo, que tendrán que actuar con rapidez si ven efectos de segunda ronda que podrían exacerbar la inflación.

El final del verano trajo aire fresco a las oficinas de los banqueros centrales. La recuperación los animó a preparar el terreno para aliviar los estímulos monetarios que lanzaron para apoyar las economías durante la pandemia. Pero a ambos lados del Atlántico se ha optado por la prudencia: en Europa, para no complicar la financiación de países, que se han encontrado con volúmenes récord de endeudamiento, mientras Estados Unidos espera una mejora en el empleo tras decepcionantes datos de agosto. y desaceleración de la vacunación. “Antes de la crisis financiera de 2008, el único objetivo de los bancos centrales era la estabilidad de precios. A partir de ahora, también asumen implícitamente lo económico ”, explica el catedrático de Economía de la Universidad de Barcelona, ​​Antoni Garrido.

Después de más de una década de incrementos de precios atrofiados, el rápido aumento de la tasa de inflación ha halcones, que abogan por un rápido retorno a la ortodoxia. Los banqueros centrales creen, sin embargo, que el aumento de los precios es temporal y se debe a cuellos de botella en la producción y la energía. En el foro organizado por el BCE la semana pasada, los líderes del banco central dijeron que no se vieron afectados. Pero la fuerza con la que lo afirman varía según la etapa de recuperación en la que se encuentren sus economías.

Hasta ahora, Noruega es uno de los países que más ha ido más lejos en la decisión de subir los tipos de interés al 0,25%. Canadá, Inglaterra y Australia también han puesto en marcha carteles de recogida de la red de seguridad que han puesto. Pero los analistas miran hacia Washington y Frankfurt. Los mercados esperan que ambos lideren el camino en diciembre, pero con un mensaje más asertivo de la Reserva Federal y más matizado del BCE, donde los analistas ven un aumento en el Programa de Compras Tradicionales (APP) si se baja o baja el vinculado a la pandemia. remoto.

En Estados Unidos, la economía ya ha alcanzado niveles prepandémicos y la inflación ha subido hasta el 5,4%, dos puntos más que en la eurozona. El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, ha admitido que los cuellos de botella han hecho que la subida de precios sea más persistente de lo esperado, aunque sigue creyendo que es temporal. “Incluso con el ciclo más avanzado, Estados Unidos se resiste y se apresura”, dice Garrido. No obstante, argumentó que si continúa la recuperación comenzará a aflojar las compras de deuda, ahora en 120.000 millones de dólares (100.000 millones de euros) mensuales.

Esto no es más de lo que ya ha hecho la presidenta del BCE, Christine Lagarde, que ha empezado a bajar la tasa en 80.000 millones de euros al mes. Pero desde que lo anunció no ha dejado de reflexionar en un mensaje. «La dama no se encoge» [”La señora no está retirando estímulos”], advirtió, refiriéndose al famoso discurso en el que Margaret Thatcher dijo que no tenía intención de cambiar de rumbo. En el foro de la semana pasada, repitió hasta seis veces que mantendría su política acomodaticia. «La BCE ne veut pas répéter les erreurs de 2011, lorsqu’une situation similaire s’est produite», estime le chercheur de Bruegel Grégory Claeys, évoquant la hausse des taux menée par l’ancien président Jean-Claude Trichet face à la hausse precios. «El mensaje es que antes de la inflación hay que estar más preocupado por el riesgo de que un retiro prematuro de las compras ponga en peligro la recuperación», agrega.

El riesgo de perder «credibilidad»

Las alarmas vuelven a sonar en Berlín después de que la inflación alcanzara el 4%, el mayor aumento desde 1922. halcones y Paloma tomaron una posición. Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, ha pedido anteriormente un enfoque en los precios, mientras que el gobernador del Banco de Portugal, Mário Centeno, ha pedido precaución. Durante el foro organizado por el BCE, su presidenta, Christine Lagarde, pidió no «exagerar» ante la subida de precios.

“El problema es que cada vez más gente empieza a notar que la inflación real está por encima del objetivo del BCE. Por tanto, debemos encontrar una forma de explicar tanto la estrategia a medio plazo como la brecha entre el medio plazo y el presente ”, explica Erik Jones, director del Centro Robert Schuman y del Instituto Universitario Europeo.

Las firmas de inversión creen que la firmeza de Lagarde podría terminar si comienzan a manifestarse los llamados «efectos de segunda ronda». Por ahora, la inflación subyacente está contenida, lo que sugiere que las empresas perciben el aumento como temporal. “La pregunta es si el actual repunte de la energía repercute en otros precios. Las empresas ahora están absorbiendo choque Reducir los márgenes ”, dijo Raymond Torres, director de Funcas Coyuntura, quien cree que si esto finalmente sucede, el BCE podría enfrentarse a un“ problema de credibilidad ”que incluso podría trasladarse a los mercados financieros. Este segundo conjunto de consecuencias también puede tomar la forma de aumentos salariales. Lagarde ha dicho que tendrá cuidado para que estos efectos no ocurran. En las próximas semanas, podrá comprobarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.