Los delitos de odio repuntan en mayor número que antes de la pandemia | España

Los delitos de odio repuntan en mayor número que antes de la pandemia |  España
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la rueda de prensa en la que informó sobre las estadísticas sobre delitos de odio en 2020.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante la rueda de prensa en la que informó sobre las estadísticas sobre delitos de odio en 2020.Rodrigo Jiménez / EFE

El aumento de noticias sobre presuntos delitos de odio que han aparecido recientemente en los medios de comunicación no es accidental. Estadísticas del Ministerio del Interior muestran que en los primeros seis meses de este año, la Policía y la Guardia Civil recibieron 610 denuncias por tales delitos, un 9,3% más que en el año anterior, igual período de 2019, cuando se contabilizaron 558. ., cifra que marca hasta ahora la más alta desde el inicio de las estadísticas específicas sobre delitos de odio en 2014. Así lo dijo este miércoles el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en la presentación de la estrategia de la Oficina Nacional contra crímenes de odio para el próximo trienio.

Las estadísticas del primer semestre de 2021, aún provisionales hasta que se incorporen los datos de la policía regional y local, también muestran que el mes con más incidentes fue mayo, cuando se denunciaron 153 delitos de odio, seguido de abril (105) y marzo (101). . En el extremo opuesto está enero, con 77 casos conocidos. Fuentes del Ministerio señalan que este incremento estuvo influido, entre otras cosas, por la conciencia social lo que llevó a un mayor número de víctimas a denunciar. Una encuesta reciente del Ministerio del Interior indica que solo una de cada 10 personas que sufren un delito de odio lo denuncia.

Más información

En el acto, Grande-Marlaska también presentó datos estadísticos referentes a 2020, mientras que se contabilizaron 1.401 denuncias de delitos de odio, un 17,9% menos que en 2019, cuando se conocieron 1.706 casos. El informe señala que esta caída tuvo «una clara influencia en el encierro que sufrió la población durante los meses de marzo a junio debido a la pandemia del covid-19», aunque también señala que esta circunstancia «puede resultar engañosa». Con la disminución general en el número absoluto de incidentes, en algunas áreas ha habido aumentos significativos.

Los delitos de odio que más aumentaron. Entre las áreas donde más aumentaron los delitos de odio respecto al año anterior se encuentra aquella donde las víctimas son personas con discapacidad, que pasó de 26 en 2019 a 44 el año pasado, con un incremento del 69,2%. Luego vienen los padecidos por «motivos de enfermedad», que aumentaron un 62,5% y pasaron de 8 a 13, y los denominados «antigitanos», que aumentaron un 57,1% y pasaron de 14 a 22. Le siguen, con un aumento del 43,5%, por discriminación de género, que ascendió a 99 frente a 69 en 2019. Se registraron 10 casos de odio hacia las personas por su edad, frente a nueve en el período anterior.

Los tres más comunes. De los 1.401 delitos de odio conocidos, el 77,7% todavía se concentra en las tres áreas más comunes: racismo-xenofobia, ideología y orientación sexual. Y esto a pesar de que en los tres hubo un descenso de denuncias, en algunos casos muy significativo. Así, el mayor número de denuncias se presentaron por hechos de racismo y xenofobia ”, con 485 casos frente a 515 el año anterior (un 5,6% menos). Le siguen los vinculados a la ideología de la víctima, de los que las Fuerzas de Seguridad tuvieron conocimiento de 326 casos, un 45,3% menos que en 2019, cuando fueron 596. Los motivados por la orientación sexual se mantuvieron prácticamente iguales, con 277 quejas en comparación con al menos 278 del año anterior. Los casos también disminuyeron en otras tres áreas que fueron menos significativas en términos de número de incidentes: antisemitismo (tres casos), creencias o prácticas religiosas (45) y aporofobia – Odio a los pobres – (10 casos).

Cuando y donde. Las estadísticas del interior también reflejan cuándo y dónde los delitos de odio fueron más comunes en 2020. Por lo tanto, el número más alto se registró en julio, junio y octubre. En el lugar, la vía pública urbana y otras vías de comunicación, con 511 seguidas de viviendas, donde se registraron 315 incidentes; bares y otros establecimientos de ocio, con 212 cajas registradoras; campos de fútbol y otras instalaciones deportivas, con 71; y centros religiosos, con 20. Internet y las redes sociales se sitúan por delante de estos dos últimos, con 147 casos.

Perfil de la víctima. El mayor número de personas que lo reportan son hombres (59%) en el grupo de edad entre 26 y 40 años (34,3%). Por el contrario, los menores representan el 2,9% del total de víctimas conocidas en 2020, un porcentaje sensiblemente inferior al del año anterior, cuando representaban el 6,7%. En cuanto a la nacionalidad, el 65,9% eran españoles. Entre las víctimas de nacionalidad extranjera, la mayoría eran de Marruecos (9,2% del total).

Perfil del abusador. Entre los detenidos o investigados por delitos de odio, la mayoría eran hombres (81,5%), de 26 a 40 años (30,68%) y de nacionalidad española (77,4%).%). Entre las personas de nacionalidad extranjera (22,6%), las más numerosas son las de Marruecos y Rumanía. Se les acusa con mayor frecuencia de proferir amenazas, causar lesiones o incitar públicamente al odio. Las fuerzas de seguridad lograron esclarecer el 66,2% de los casos denunciados.