Los docentes afrontan con optimismo el tercer año de pandemia: «Este año lo hemos planificado y la experiencia es reconfortante» | Educación

Los docentes afrontan con optimismo el tercer año de pandemia: "Este año lo hemos planificado y la experiencia es reconfortante" |  Educación

El ambiente en las escuelas de hoy es muy diferente al de hace un año, cuando los estudiantes de escuelas e institutos de toda España (hay algo más de ocho millones) reanudaron las clases después choque inmenso cierre causado por la pandemia de covid y con la incertidumbre sobre la efectividad de las drásticas medidas implementadas para regresar a la escuela de manera segura. No hay triunfalismo ni desaceleración, pero el lunes, sin embargo, se pudo notar el optimismo por la mejora de la situación y las lecciones aprendidas. Este fue el caso del colegio rural de Arnedillo, en La Rioja, donde veinte chicos mostraron su entusiasmo desde su primer día de colegio, y en el gigantesco instituto Beatriz de Suabia de Sevilla (tiene 1.300 alumnos matriculados), donde su director, Luis Jesús Ruiz, admitió: «La gente quiere volver a verse la cara, sobre todo en FP, porque el aula no se puede sustituir por una pantalla».

En Andalucía, los centros de secundaria comienzan las clases el próximo martes; Los preescolares y las escuelas primarias lo harán a principios de este viernes. El inicio del curso se escalona en las diferentes comunidades durante la primera quincena de septiembre; Este lunes solo ha comenzado en La Rioja y en algunos colegios de Murcia.

En la Comunidad Valenciana, el curso escolar comienza este miércoles en todas las etapas. Allí, entre carteles de bienvenida y montones de frascos de gel hidroalcohólico aún pendientes de distribución en las aulas, el colegio público Bertomeu Llorens i Royo de Catarroja se preparaba para este lunes. El personal cree que el año será similar y diferente al pasado: una transición de la educación durante una pandemia a algo más similar a la normalidad.

Contenido del Artículo

Más información

Sentado en un banco del patio, el director Vicent Mañes, que preside la Federación Española de Directores de Escuelas Públicas Fedeip, comentó: “Los planes de contingencia se van a quedar prácticamente iguales. Volveremos a tener siete puertas de acceso. Seguiremos tomando la temperatura, para usar el gel en los patios, o para dividir el uso de los baños y el patio ”. Todas las clases formarán grupos estables de convivencia de este curso (burbujas, que solo se utilizaron hasta el segundo curso de primaria) y el número máximo de alumnos de preprimaria aumentará en cinco alumnos (hasta 25). Esto permitirá que el gimnasio funcione como tal (el año pasado se convirtió en aula) y que no haya necesidad de que ningún grupo coma en su clase, como lo han hecho dos de ellos hasta junio, con la dificultad de llevar grandes todo el día ollas por los pasillos, dice la cocinera Sofia March.

La escuela se hará cargo del servicio de préstamo de libros de la biblioteca, la radio de la escuela (donde los estudiantes no transmiten, sino que producen programas que graban en podcast y cargan en el sitio web del centro) y el jardín. Las tablas de todas las clases se pueden agrupar, además, por parejas o en grupos. “Nos propusimos retomar las dinámicas educativas que teníamos que frenar, como el trabajo en equipo y la cooperación”, explica Mañes.

El ambiente a principios de septiembre es más relajado, continúa el director. “El año pasado no sabíamos qué iba a pasar. Ahora sabemos que gracias al esfuerzo de alumnos, padres y profesores pudimos dar una respuesta adecuada y que los resultados valieron la pena ”. David Masià, que será el tutor de un grupo de sexto grado, resume el ambiente general del colegio: “Creo que este año será más tranquilo que el anterior. Hemos aprendido estrategias para funcionar mejor en este entorno de atención médica. Y el hecho de que los alumnos puedan volver a trabajar más juntos y de forma más activa es motivador para ellos y también para nosotros ”.

Un alumno del colegio Alto Cidacos de Arnedillo, en La Rioja, este lunes,
Un alumno del colegio Alto Cidacos de Arnedillo, en La Rioja, este lunes,Javier Hernández / EL PAÍS

Luis Jesús Ruiz, director del Instituto Beatriz de Suabia de Sevilla, añade: “Este año lo hemos planeado y la experiencia es tranquilizadora. El año pasado fue una locura, tuvimos que improvisar y al principio los departamentos de Salud y Educación estaban mal coordinados. Después de este curso pedimos tranquilidad en el claustro ”. En los pasillos del instituto, de hecho, reina el optimismo y la inquietud, un ambiente muy diferente al de hace un año, cuando reinaba el miedo cinco meses después del estallido de la pandemia.

Con el reto del primer curso completo con el covid superado y tras haber tenido una recepción mixta presencial y mixta, el instituto afronta esta semana la llegada de sus 1.300 alumnos, de entre 11 y 60 años, por la mañana y después. .ciclos de mediodía, ESO, bachillerato y formación profesional (retomar las clases íntegramente presencialmente es uno de los principales objetivos de este curso para todo el sistema español). Las escaleras de arriba a abajo señaladas por flechas, carteles explicativos con medidas de higiene, botes de gel y pistolas desinfectantes en las clases, dan la bienvenida a los alumnos, que de momento solo son visibles en la entrada del centro para determinadas inscripciones.

Algunos de los 116 maestros del personal ya se estaban preparando para regresar a clases el lunes. Una de ellas fue Patricia Martín, coordinadora del covid del centro, quien resumió el optimismo generalizado: “Este año, el espíritu no tiene nada que ver. En 2020 pensamos que en octubre estaríamos en casa y solo cerramos una clase. Algunos profesores se asustaron y otros entraron en pánico. Claro que tuvimos un resfriado que te pelas con las puertas y ventanas abiertas, luego en junio con el aire acondicionado y las ventanas abiertas ”. Mercedes Castillo es profesora de un ciclo formativo de estética y muestra su frustración porque las medidas afectan gravemente a su docencia: “Mientras las clínicas de estética estén abiertas, ¿cómo voy a enseñar si no puedo quitarme una máscara? No puedo maquillarme ni estudiar todo el rostro, ni masajes ni faciales, solo maquillar los ojos ”.

En La Rioja, el consejero de Educación Comunitaria, Pedro María Uruñuela, expresó su entusiasmo con una exclamación deportiva: «Vamos a ganar este curso», declaró en el patio del núcleo rural de Arnedillo, tras explicar algunas de las características. que afectará a una comunidad que supera los 50.000 estudiantes.

Las novedades de los protocolos antipandémicos son que es posible reducir la distancia de seguridad de 1,5 metros a 1,2 entre alumno y alumno, y que las burbujas se extienden a todos los grupos de cada guardería y primaria. En el resto de niveles, secundaria, bachillerato y formación profesional, la otra novedad es que no habrá educación a distancia y se mantiene la presencia, salvo que se produzca una «situación de brote epidémico», explicaron las autoridades educativas. En los niños, en caso de contagio, todo el grupo de la burbuja entrará en cuarentena. En la escuela primaria, con el 99% de los maestros vacunados, los maestros continuarán trabajando incluso si hay una epidemia en su aula si dan negativo en las pruebas de diagnóstico. En el resto de niveles, ante un contagio, el PCR se realizará el primer y décimo día a todos los alumnos de la clase.

Más información

La Rioja inició el curso con 200 profesores suplentes, la mitad que el año pasado, pero Educación asegura que aún no se ha cerrado el número y que seguirán atendiendo todas las necesidades de los centros. Otras comunidades, como Aragón, Andalucía y Madrid, también dotará a sus centros de menos profesores suplentes que el año pasado, una medida que han criticado los sindicatos y los padres. L’institut Beatriz de Suabia de Séville a reçu l’an dernier trois enseignants supplémentaires et cette année sa direction espère en avoir au moins deux pour faire légèrement baisser le ratio de 30 élèves par classe au secondaire et jusqu’à 35 élèves au baccalauréat en Ciencias Humanas.

La Comunidad Valenciana, sin embargo, es una de las tres autonomías que han anunciado un incremento en la contratación de refuerzos (junto a Canarias y Cantabria). Pero las tropas se destinarán principalmente a secundaria para garantizar la educación completa, mientras que en educación infantil y primaria disminuirán moderadamente, dice Mañes. Su centro, ubicado en el área metropolitana de Valencia, contó el año pasado con dos profesores y medio suplentes (para unos 250 alumnos), mientras que este año contará con uno y medio. Al mismo tiempo, los tutores de cada clase no tendrán que quedarse en clase cuando entre el profesor especialista (Música, Educación Física e Inglés), pero podrán salir para otras tareas.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Gorjeoo suscríbete aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *